lunes, 7 de mayo de 2018

Reseña: LA MODERNA ATENEA, de María Concepción Regueiro Digón.


Título: La moderna Atenea
Autora: María Concepción Regueiro Digón
Editorial: Triskel Ediciones
Páginas: 204
Precio: 16 € / 3.89 € (ebook)

¿Cuánto ha cambiado España en el último siglo? Está claro que hemos evolucionado en muchos aspectos. ¿Somos conscientes de cuánto trabajo ha costado? Está claro que la historia de España de los últimos siglos no ha sido especialmente sencilla y que hemos ido llegando a la modernidad (a conceptos que hoy nos deberían parecer cuasi evidentes) a fuerza de empujones, luchas y sembrando un reguero de víctimas anónimas que se dejaron la vida o fueron condenados al ostracismo. No digo nada nuevo que no dijeran en su día grandes intelectuales si afirmo que en España la libertad, la educación o la ciencia no han sido los valores destacados frente a otros como la moral, la tradición y las buenas costumbres. 
            Pero en España tampoco faltan héroes y pioneros que intentaban vivir según esas concepciones modernas a pesar de la sociedad, como es el caso de Dorotea Suances, fundadora de La moderna Atenea y cuya vida y trabajo es el hilo conductor de ésta novela de María Concepción Regueiro Digón.
            En la revista del primer semestre del 2003, el boletín local “El prodigio de las letras”, publica un artículo sobre Dorotea Suances, producto de arduas investigaciones con las que trata de dar luz a un personaje de finales del s. XIX y de la que realmente nada claro se sabe.  La autora del artículo es la historiadora Magdalena Luiz que, desgraciadamente, fallece en un accidente de tráfico justo antes de su publicación.
            Lo que no se esperaban los editores es que ésta historia fuese a despertar tanto interés, que tantas personas iban a aportar nuevas líneas de investigación y que iba a desencadenar toda una sucesión de fatales acontecimientos.
            Dorotea trató de llevar la educación a mujeres desfavorecidas que, en la época, estaban condenadas a la servidumbre y al analfabetismo mediante “La moderna Atenea”. Gracias a su padre, ella misma recibió una educación impropia de una mujer: ciencia y cultura en lugar de buenas costumbres. Fue por tanto una pionera del feminismo, intentando ocupar su lugar y dándole la oportunidad a muchas otras de vencer los prejuicios imperantes en aquellos años.
            Pero Dorotea no estaba sola. Junto a ella también aparecen las historias de las personas que le rodean: Cándida, su criada y que tenía cierta relación con el movimiento espiritista, de gran auge en las postrimerías del s. XIX; Emiliano, marido de Dorotea, boticario y relacionado con sociedades de baile (lo que era sinónimo de tener una concepción más libre del amor que la que la sociedad imponía) y Juana, una joven activista de grupos anarquistas que se incorpora a la moderna Atenea.   
            En sucesivos boletines, documentos y emails se van desvelando la biografía de estas personas tan representativas de unos valores en una época.  Pero a partir de cierto momento descubrir los acontecimientos del pasado se hará imprescindible para poder entender los sucesos del presente, ya que, varias desgracias en el equipo de “El prodigio de las letras” (incluida la muerte de Magdalena Luiz) parecen tener relación con la publicación de la historia.
            Maria Concepción Regueiro nos brinda una original novela negra, en la que los entresijos de un pasado aparentemente remoto, juegan un papel fundamental en muertes del presente. Lo hace además de una forma original y extraordinariamente cuidada. La autora prescinde de narradores para enseñarnos los boletines de “El prodigio de las letras”, los emails de su equipo y los artículos preparatorios de la revista.  Pese a lo arriesgado de la forma, consigue desarrollar perfectamente la historia, desvelar los distintos hilos y mostrarnos la vida de los personajes y los aspectos de la sociedad española del s. XIX que quiere resaltar. Realmente una amena lectura que consigue intrigarnos a la vez que nos enfrentamos a un trozo del arduo camino que nos lleva a la España moderna, en algunos aspectos todavía por recorrer. 
Sergio M. Planas