jueves, 19 de julio de 2018

Reseña: 184, de Iván Ledesma.


Título: 184
Autor: Iván Ledesma
Publica: Dolmen Editorial
Páginas: 312
Precio: 17,95 €

Existen muchas enfermedades que podrían curarse gracias a investigaciones que, por culpa de la falta de financiación, no se llevan a cabo actualmente. Otras investigaciones sí que se hacen, aunque no sabemos de ellas porque permanecen en secreto. ¿Y qué pasaría si esas pruebas científicas no beneficiaran a toda la sociedad sino solo a unos cuantos privilegiados con oscuros objetivos? ¿No sería paradójico que los resultados de dichas pruebas no fueran los esperados para ellos? Tal y como sucede en 184, la novela de Iván Ledesma y el libro del que hoy hablamos aquí.
Un hombre despierta dentro de un saco para cadáveres. Enseguida se da cuenta de que está a punto de ser incinerado. Asustado y disfrazado de médico, el hombre consigue huir de la clínica de Barcelona en la que se encontraba. Pero, ¿quién era antes de acabar a punto de ser incinerado? No lo recuerda. Solo sabe que está vivo y que tiene una enorme cicatriz en la cabeza. También un número tatuado: el 184. Pronto conseguirá reconstruir su historia, aunque, ¿quedará conforme con lo que descubra? ¿Y por qué le persiguen y quieren muerto? ¿Habrá alguien que pueda ayudarle en esta angustiosa aventura?
Todo comienza en un hospital en el que un buen número de pacientes están siendo sometidos a un tratamiento experimental dentro de una investigación que, hasta la fecha, no ha dado grandes resultados. En la morgue de dicho hospital, un hombre descubre que está a punto de ser incinerado. Este hombre no recuerda quién es, solo que mientras estaba inconsciente en una cama de una de las habitaciones ha sido capaz de escuchar las voces de las enfermeras. Ahora que vuelve a la vida, puede detectar las de los fantasmas y los pensamientos de los que están a su alrededor. Gracias a estas nuevas habilidades, le será más fácil averiguar quién eras antes de estar en tratamiento y qué le llevó a estar casi muerto. La cuestión es: ¿le gustará conocer la verdad o, por el contrario, le llenará de desasosiego saber que su pasado está lleno de sangre y criminalidad?
La de 184 es una historia coral en la que conoceremos a muchos personajes que giran alrededor del misterioso resucitado y el no menos sospechoso tratamiento médico. De entre ellos, yo destacaría a Susana, la enfermera siempre preocupada por los pacientes y que no dudará en ayudar al paciente perdido, tanto en el mundo exterior como en la vida; a Velasco, el jefe médico marcado por un amor imposible que perderá por culpa de una enfermedad; a Rafael, el anciano sicario obsesionado con un pasado que, ahora que tiene alzheimer, le acecha constantemente; a Zarco, el oscuro e inestable dueño de la compañía que financia los experimentos; a Jules, la científica despedida tiempo atrás que vuelve a la historia para ofrecernos momentos muy desquiciados; y a Yuri, el intrigante tipo en silla de ruedas que con sus extraños poderes parece controlar a todo el mundo a su alrededor.
184 es una novela de terror, un thriller médico y una historia tremendamente cinematográfica que, con su incierto final, parece indicarnos que podría haber un segundo libro que nos hablaría de su protagonista tras esta aventura, de las consecuencias de los experimentos científicos que se llevaban a cabo en el hospital en el que estuvo ingresado y del destino del resto de los personajes supervivientes. Mientras esto ocurre o no, os invito a que le echéis un vistazo a esta original obra llena de acción, locura y misterios por resolver. ¿O es que os da miedo de averiguar lo que esconden sus páginas?
Cristina Monteoliva

© Cristina Monteoliva

lunes, 16 de julio de 2018

Reseña: AQUÍ LA TIERRA ES MALA, de J. G. Mesa.


Título: Aquí la tierra es mala
Autor: J. G. Mesa
Publica: Dolmen Editorial
Páginas: 432
Precio: 18,95 €

El ser humano sueña con explorar el espacio, llegar a otros planetas para descubrir sus misterios, cuando todavía quedan tantos por desvelar en La Tierra. Así, continuamente los científicos descubren especies que habían pasado ocultas o desapercibidas. Especies que podrían salvarnos la vida, en algunos casos, o tal vez infectarnos con nuevas y terroríficas enfermedades como la que conoceréis en Aquí la tierra es mala, la novela de J. G. Mesa de la que a continuación os vengo a hablar.
Norma y Paula son amigas inseparables desde la infancia, prácticamente hermanas. Por eso, cuando Paula recibe una llamada, poco antes de que ambas acudan al entrenamiento de hockey hierba, que le indica que ha de acudir al lugar donde su padre ha sido ingresado para donarle médula y así salvarle la vida, Norma no duda en acompañar a su amiga a la casa de su padre, primero, y a la facultad de Ciencias del Mar, después. Aunque a ambas les extraña que el padre de Paula haya sido ingresado en la facultad de Ciencias del Mar, en Puerto Real, Cádiz, y no en un hospital, no es hasta que llegan allí y se encuentran con Alicia, la madre de Paula, y Saúl Novo, el detective privado que su progenitora ha contratado para librarse por fin de su exmarido y su extraño acoso, cuando las chicas descubren que en realidad John Merrick, el padre de Paula, y otros muchos que han sido confinados en las instalaciones junto a sus familiares, han sido infectados por una extraña enfermedad que les llena el cuerpo de hongos y les hace querer trepar alto. Aunque los médicos no parecen tener ni idea de lo que pasa, pronto todos, tanto enfermos como familiares y personal sanitario al mando, conocerán los terribles efectos de la infección. ¿Conseguirán ponerse a salvo los no infectados antes de que sea demasiado tarde?
Todo comienza en la provincia de Cádiz, no muy lejos de la facultad de Ciencias del Mar, en el entorno rural. Corriendo por el campo, cerca de las casas aisladas, unas extrañas personas vestidas con bata blanca llevan un tiempo inquietando a los habitantes del lugar. Tampoco les tranquiliza a los vecinos la desaparición de perros y otros animales. Pero, ¿cómo iban a sospechar que algo iba a infectarles? Algo oscuro, tenebroso, que acabaría doblegando sus voluntades.
Norma y Paula son dos chicas de dieciocho años que se han criado como hermanas y juegan juntas al hockey hierba. Mientras que Paula es muy rápida de reflejos, Norma es la más fuerte. También anímicamente. Por eso, no dudará en acompañar a su mejor amiga en esta aventura de incierto final. Y menos mal que lo hace, pues sin Norma y sus conocimientos científicos, los personajes de esta novela coral llegarían a averiguar poco sobre la extraña infección que obliga a confinar a los enfermos en la facultad de Ciencias del Mar.
Muchos serán los personajes secundarios, algunos casi tan protagonistas como Norma y Paula, que conoceréis en esta novela de terror, acción e intriga. De entre ellos me gustaría destacar a John Merrick, el padre de Paula, un infectado que lucha con todas sus fuerzas por no sucumbir del todo a la infección; los bomberos Julián y Sofía, que harán todo lo posible con tal de salvar a su compañero, Emilio, también infectado, y por recuperar el misterioso cuaderno que parece contener la clave para comprender el inicio de lo que pronto será una pandemia; Saúl Novo, el detective tuerto contratado por Alicia, la madre de Paula, con la que pronto acabará teniendo una relación sentimental; Noah Gibson y Senda Galván, dos de los médicos al cargo de la curiosa cuarentena en la que se encuentran tanto enfermos como familiares de los enfermos; Agustín, el cazador que intenta averiguar qué le ha pasado a su hijo; y Pablo Panda, el chico con lupus enamorado de Norma (y ella de él) que se enfrentará con su escopeta al más terrible de los horrores.
Aquí la tierra es mala, en definitiva, es una novela de terror y acción bien documentada y geolocalizada que parte de un supuesto de infección tan original como terroríficamente natural, una historia en la que sus personajes, tan variopintos como bien definidos, corren contrarreloj escapando de una posible pandemia de la que poco a poco irán conociendo más datos. La cuestión es: ¿correrás tú a por este libro para conocer todos los horrores que encierra?
Cristina Monteoliva


© Cristina Monteoliva.

 


sábado, 14 de julio de 2018

Reseña: ¡EN EL RINCÓN DE LA DERECHA, CON CATORCE DERROTAS, DOCE DE ELLAS POR KO, CON CALZÓN NEGRO, GUANTES NARANJAS, OCHENTA KILOS Y VISTA CANSADA!, de Pablo Escudero Abenza.


Título: ¡En el rincón de la derecha, con catorce derrotas, doce de ellas por KO, con calzón negro, guantes naranjas, ochenta kilos y vista cansada!
Autor: Pablo Escudero Abenza
Publica: Ediciones Complutense
Páginas: 163
Precio: 12 €

Cumples años mientras otros se quedan atrás. Una mañana te levantas y te das cuenta de que estás rodeado de los fantasmas de tu pasado. Haces lo posible por parecer vivo, pero tus muertos te arrastran hacia su oscuridad. Así, con un hombre que no puede deshacerse de su pasado y los fantasmas que fueron apareciendo en su camino, comienza ¡En el rincón de la derecha, con catorce derrotas, doce de ellas por KO, con calzón negro, guantes naranjas, ochenta kilos y vista cansada!, la novela corta de tan largo nombre que hizo a Pablo Escudero Abenza merecedor del Premio Complutense de Literatura 2017 y de la que hoy nos ocupamos.
El narrador y protagonista de esta novela corta, construida con capítulos igualmente breves que solo siguen un orden sentimental para él mismo y que podrían leerse como relatos independientes, es un hombre que durante muchos años se ha preguntado qué aspecto tiene alguien que guarda un gran secreto. Este hombre inteligente y atormentado nos narra su historia desde sus cincuenta y siete años ya cumplidos, su matrimonio con más comodidad que amor y su trabajo anodino. Una historia en la que abundan los recuerdos del pasado, del joven que un día de 1979 cambió de universidad, cuando era estudiante de filosofía, para llegar a ser escritor, vivió en montones de pisos compartidos siempre con su amigo Miguel, tuvo varios amores, conoció los aspectos más oscuros de la transición y la movida madrileña e intenta sobrevivir como un boxeador imaginario y un jugador de ajedrez empedernido.
Nuestro protagonista ha sobrevivido a amores poco afortunados, a la desaparición en extrañas circunstancias del dueño de uno de los pisos en el que vivió con Miguel, a la muerte de su mejor amigo y al fracaso de sus sueños. ¿O no? Tal vez en parte sí. Pero lo que deja claro en esta novela sincera y desgarradora es que en realidad no ha superado esos años ochenta en los que tantos amigos murieron por las drogas. Los fantasmas y los recuerdos le rodean a cada minuto de su vida. Para sobrevivir a ellos, tal vez deba ponerse unos guantes de boxeador o pensar su mejor jugada de ajedrez. O tal vez comprender que la vida es así y que de vez en cuando hay que olvidarse de todo y seguir adelante.
Es esta una novela con muchos rincones oscuros para su protagonista, pero también con muchos momentos divertidos y anécdotas en las que la franca amistad están muy presentes. ¿Debería pensar más el protagonista en lo positivo que en todo lo malo que quedó atrás? Desde luego. Porque, sino, ¿para qué seguir adelante?   
¡En el rincón de la derecha, con catorce derrotas, doce de ellas por KO, con calzón negro, guantes naranjas, ochenta kilos y vista cansada!, en definitiva, es una obra que nos introduce de lleno no solo en la parte menos colorida y alegre de la movida madrileña y los años ochenta en general, sino que también nos invita a reflexionar sobre lo que esperamos todos de la vida, la forma en la que tenemos de enfrentarnos al fracaso, la idealización que tenemos de lo que pudo ser y no fue y de lo poco saludable que es vivir un presente conformista. Una historia llena de desasosiego, pero en la que también tiene cabida cierta esperanza. Un libro con el que preguntarse qué aspecto tiene el que esconde un gran secreto y si acaso ese aspecto no se parecerá al tuyo o al mío.
Cristina Monteoliva

© Cristina Monteoliva.

martes, 10 de julio de 2018

Reseña: EL TAXIDERMISTA, de Juan Manuel Sainz Peña.


Título: El taxidermista
Autor: Juan Manuel Sainz Peña
Publica: Anantes
Páginas: 244
Precio: 18 €

Mientras que algunos persiguen la inmortalidad, especialmente la propia, otros se obsesionan por capturar la belleza de los animales por toda la eternidad. Me refiero a los aficionados la taxidermia, es decir, a disecar animales que, mucho tiempo después de muertos, parecen observarnos desde el más allá con sus ojos de cristal incrustados en sus perfectos pelajes. Pero, ¿hasta qué límites podría llegar este afán coleccionista? La respuesta a esta y muchas otras preguntas seguro que la encontráis en El taxidermista, la novela de Juan Manuel Sainz Peña de la que hoy hablaremos.
Madrid, 1629. Amandus Cicero es un oscuro taxidermista genovés afincado en la actual capital de España. Gracias a Bardo Ajonegro, su procurador de mercancía, se entera de la existencia de dos especímenes que quisiera adquirir para su sala secreta, aquella en la que colecciona no solo animales comunes perfectamente disecados, sino también las más curiosas rarezas de la naturaleza. Mientras el genovés persigue con ahínco su nuevo objetivo, comienzan a ocurrir extraños asesinatos en la ciudad. Los asesinados suelen ser artista de la corte de los que nadie conocía enemigos. El encargado de investigar estas muertes no es otro que el alguacil Parmenio Bablia. Todas las pistas parecen llevar hasta Amandus Cicero. ¿Tendrá algo que ver finalmente el taxidermista con tan misteriosos crímenes?
Hay muchos buenos lugares y momentos de la historia de España en los que situar la trama de una buena novela de intriga y, sin lugar a dudas, el Madrid del siglo XVII, concretamente, el del año 1629 es uno de ellos. Se tratan estas de una ciudad y una época en las que podemos imaginar a oscuros taxidermistas encerrados en sus imponentes casas, traficantes de animales de todo tipo, artistas de la corte que aparecen asesinados y mutilados, alguaciles que no quisieran serlo, escritores que regentan tabernas y pobres desgraciados que por su condición física han sido desde su nacimiento motivo de toda burla.
Pero vayamos por partes y, para ello, comencemos hablando de Amandus Cicero, el taxidermista. Amandus Cicero no es solo un anciano que gusta vestirse como si fuera un misterioso, sino también, y sobre todo, un hombre poderoso que tiene una cámara secreta en la que guarda animales disecados y todo tipo de rarezas de la naturaleza, incluidos seres humanos perfectamente conservados por toda la eternidad. Como Cicero no puede atrapar a sus víctimas por sí mismo, se vale de Bardo Ajonegro, un tipo rudo que pronto comienza a estar harto de los encargos del genovés. Ajonegro, a pesar de todo, le es fiel a su jefe, pero, ¿hasta qué punto estará dispuesto a seguir siéndolo?
Mientras Cicero planea conseguir las últimas piezas para su museo de curiosidades y horrores, el alguacil Parmenio Bablia, hijo y nieto de alguaciles, ha de investigar la muerte de varios artistas de la corte. Parmenio es un hombre que no quiere ser alguacil, pero se ve obligado a serlo. Mientras decide qué hacer con su vida, se entretiene en la taberna de su amigo, el escritor Francisco Zabaleta, y sueña con el amor imposible de la sobrina de su amigo, una joven que también le corresponde. La sucesión de crímenes en el año 1629 supondrá todo un cambio en su vida. La cuestión es: ¿saldrán vivos sus amigos y él mismo de esta aventura?
Aunque gran parte de este thriller policiaco con ambientación histórica de muy cuidada descripción, tanto de los personajes como de la España del siglo XVII (concretamente, de Madrid y Sevilla), nos viene narrada por una voz externa que conoce a la perfección a todos los actores, existe también una parte que nos es contada por uno de los personajes, el misterioso Darío López Alonso, un ser desgraciado desde la cuna con un papel clave en el desarrollo de la trama.
Y al final, ¿qué tendrá que ver el taxidermista con los crímenes que tienen en vilo al alguacil Parmenio Bablia? ¿Conseguirá el genovés su objetivo? ¿Y Bablia atrapar al verdadero asesino? Para saberlo tendréis que leer El taxidermista, una emocionante e intrigante obra, en definitiva, llena de la mejor ambientación histórica de España, subtramas originales que se unen a la no menos interesante trama principal, personajes muy bien trazados tanto física como psicológicamente, situaciones espeluznantes, acción y misterio. ¿Qué más se le puede pedir a un thriller como este? ¡Que os decidáis ya por él, por supuesto! ¿A qué estáis esperando a hacerlo?
Cristina Monteoliva

© Cristina Monteoliva



viernes, 6 de julio de 2018

Reseña: TODOS LOS VERANOS DEL MUNDO, de Mónica Gutiérrez.


Título: Todos los veranos del mundo
Autora: Mónica Gutiérrez
Publica: Roca Editorial
Páginas: 320
Precio: 17,90 € / 7,99 € (ePub)

¿Recuerdas con calidad nostalgia los veranos de tu infancia? ¿Te gustaría que todos los periodos estivales fueran tan maravillosos como aquellos que pasábamos con los amigos, hermanos y primos de pequeños? ¿Quisieras encontrar un libro con el que rememorar esa época a la vez que descubres que todos los veranos pueden ser fantásticos si nos lo proponemos? Pues entonces tu novela es Todos los veranos del mundo, de Mónica Gutiérrez. Si quieres saber algo más de esta historia antes de decidirte por ella, no tienes más que seguir leyendo esta reseña.
Tras ser despedida del bufete de abogados de Barcelona en el que llevaba muchos años trabajando, Helena pone rumbo a Serralles, el pueblo de los Pirineos en los que pasó todos los veranos de su infancia junto a sus padres y hermanos. Helena quiere casarse en el caserón familiar que recuerda en dos semanas con Jofre, el juez implacable que no cae bien a nadie de su familia; pero al llegar, se lo encuentra todo tan cambiado que no sabe que reaccionar. Y es que desde que su padre muriera y ella dejara de visitar el pueblo, su madre no solo ha reformado la casa casi por completo, sino que también ha abierto una escuela de cocina rural en la casa en la que los alumnos no dejan de incordiar con sus platos mal cocinados y sus idas y venidas. ¿Cómo podrá convivir con sus hermanos y sobrinos Helena ahora que todo es tan diferente? Tal vez nuestra protagonista encuentre algún consuelo en La biblioteca voladora, la librería que un extraño extranjero ha abierto en el centro de pueblo. ¿O no será Marc, su antiguo amigo y compañero de juegos, de vuelta también en el pueblo, el que haga que su humor cambie?
Helena, la narradora y protagonista de esta novela veraniega y nostálgica con final feliz, es una abogada que acaba de ser despedida y no sabe muy bien qué hacer con su vida. Incapaz de pensar en un plan mejor, decide casarse por fin con Jofre, su novio desde hace años, en la casa familiar de Serralles. Aunque lo que en verdad quiere Helena es volver a los veranos de su infancia, aquellos en los que jugaba con sus hermanos, Xavier y Silvia y su mejor amigo, Marc, y su padre, al que no deja de echar de menos, aún estaba vivo.
En Serralles, Helena se reencuentra con su madre, una mujer con mucha energía que, aunque no muestre a menudo sus sentimientos, adora tanto a sus hijos como a sus nietos; con Xavier, el hermano mayor que vendrá acompañado por sus dos hijos, Anna y Miquel, un montón de novelas publicadas a sus espaldas y el pesar de haberse divorciado de una mujer a la que aún ama; y con Silvia, la bióloga que lucha por las causas medioambientales con el mismo ahínco con que le recuerda a su hermana mayor que no ha de casarse con Jofre, el odioso juez. Los personajes que nuestra protagonista encuentra por sorpresa en este verano lleno de emociones, añoranzas y nuevas alegrías son Jonathan Strenge, el curioso nuevo librero del pueblo; el florista al que ella llama vikingo y que acaba liado con Silvia; y Marc Montañés, el amigo de la infancia, compañero de infatigables aventuras y eterno primer amor.
Serralles y el caserón son para Helena los lugares en los que residen sus mejores recuerdos de infancia; pero, sobre todo, donde se quedaron los  mejores momentos que vivió con su padre. La ausencia de su progenitor, las cosas que no se dijeron en la familia y lo que queda por vivir en el futuro serán algunos de los puntos a resolver en esta historia.
Todos los veranos del mundo, en definitiva, esta historia llena de librerías curiosas, escuelas de cocina rurales, vikingos malhumorados, viñedos y momentos que dejan buen sabor de boca, es una novela con la que recordar los buenos veranos y aprender que todavía quedan muchos más por vivir cuando conseguimos dejar a un lado las tristezas y abrir el corazón a nuestros seres queridos. Una obra melancólica, pero sobre todo amable y divertida que está esperando a que la descubras. ¿Te atreverás a hacerlo este verano?
Cristina Monteoliva


© Cristina Monteoliva.

        

Reseña: POUND, de Javier Ibarrola.


Título: Pound
Autor: Javier Ibarrola
Publica: Menoscuarto
Páginas: 269
Precio: 19 €

Hoy en día, gracias a los teléfonos inteligentes, las tabletas, etc, todos hacemos fotografías continuamente y hasta nos sentimos buenos fotógrafos. Sin embargo, para ser un buen fotógrafo, todo un profesional, hace falta algo más que tener un móvil caro. El buen fotógrafo es aquel que conoce todos los elementos y sabe cómo han de combinarse para obtener una fotografía que llegue al alma del que la mire. Una fotografía que capte la esencia de las escenas, las cosas y los personajes. Una como la que pretende hacer Pedro Zúñiga, uno de los protagonistas de Pound, la novela de Javier Ibarrola de la que hoy os voy a hablar.
Pedro Zúñiga viaja al lago de Como con un objetivo: retratar a Joseph Pound, el célebre escritor alemán que desde 1961 viviera en Estados Unidos y se trasladaría a una residencia cercana al famoso lago italiano tras superar un cáncer que le dejó ciertas secuelas. Zúñiga, que ha sabido de Pound por su sobrina, Raquel, una ex novia con la que se ha reencontrado en Italia y de la que sigue enamorado a pesar del tiempo y los drásticos cambios en la vida de ella, no es un fotógrafo cualquiera. Experto en arquitectura gracias a sus inacabados estudios universitarios y amante de la belleza en todas sus formas, el español pretende captar toda la esencia del anciano escritor a través de la lente de su cámara, por lo que antes de fotografiarle deberá pasar cierto tiempo con él hablando de su pasado como escritor y como superviviente del holocausto. Lo que el fotógrafo obtiene de las entrevistas con Pound será mucho más de lo que esperaba, más que suficiente como para hacer todo un reportaje fotográfico vital.
La fotografía es un arte que requiere de paciencia, tiempo, estudio y observación, como bien sabe Pedro Zúñiga, ese fotógrafo que se traslada a Roma buscando inspiración. Atrás quedan sus años como estudiante de arquitectura en Madrid, su noviazgo con la díscola Raquel y sus ganas de comerse el mundo. Un encuentro casual con una Raquel distinta a la que él conocía le pondrá tras la pista de un interesante escritor, Joseph Pound, tío de su antiguo amor, y del que podría ser uno de los trabajos fotográficos de su vida.
Por su parte, Joseph Pound es un anciano escritor que jamás ganó el premio Nobel, aunque cree merecerlo. Tras curarse de un cáncer, las secuelas le obligaron a retirarse a una residencia cercana al lago de Como, en Italia. Aunque al principio parece recelar de las intenciones de Zúñiga, pronto comienza a contarle su vida. Una vida que comienza en un Berlín sitiado por las bombas, en el que los judíos que consiguieron que los nazis no se los llevaran a los campos de concentración han de sobrevivir sea como sea, y que continúa con un aspirante a escritor que intenta mimetizarse con la vibrante ciudad de Nueva York. Pronto, tanto el fotógrafo como el escritor se darán cuenta de que el de Pound es un intento de espiar sus pecados. Unos pecados tan insospechados que llevan toda la vida ocultos.
Pound, esta novela de escritores y fotógrafos perdidos en el mundo, esta historia de amores imposibles, anhelos y arrepentimientos, es una obra poliédrica en muchos sentidos. Por una parte, la historia nos hace viajar tanto a la Roma como al Como de la actualidad, al Nueva York de los años 60 y al Berlín de la Segunda Guerra Mundial. Por otra, su autor se sirve de distintos tipos de narradores para hacernos captar toda la esencia de los personajes, sus sentimientos y sus vivencias. Finalmente, puesto que tanto el autor como el protagonista tienen amplios conocimientos de arquitectura, la narración nos ofrece magníficas descripciones de los lugares que Zúñiga va visitando, ofreciéndonos así la nitidez de la fotografía mental que el lector puede hacerse en su mente.
Pound, en definitiva, es una novela que nos hace recorrer junto a sus personajes distintos lugares y épocas para vivir sentimientos intensos y desasosiegos no menos profundos. Una historia sobre la supervivencia, los pecados, el amor perdido, la búsqueda del éxito y sobre todo, la necesidad de captar la auténtica belleza por parte de sus personajes. Un volumen para leer con calma y reflexión que está esperando que lo descubras. ¿Te atreves a adentrarte en los mundos de Pedro Zúñiga y Joseph Pound?
Cristina Monteoliva


© Cristina Monteoliva.

martes, 3 de julio de 2018

Reseña: LA SIRENA Y LA SEÑORA HANCOCK, de Imogen Hermes Gowar.


Título: La sirena y la señora Hancock
Autora: Imogen Hermes Gowar
Traducción: Carlos Jiménez Arribas
Publica: Editorial Siruela
Páginas: 460
Precio: 23,95 € / 11,99 € (ePub)

Una vez vi una sirena. Era un ser tremendamente molesto a la vista que se encontraba expuesto en un museo de curiosidades. Por supuesto, no era real, sino algún tipo de montaje. A día de hoy no resulta especialmente convincente, pero, ¿y si lo hubieran visto los habitantes de otro tiempo? Aunque, ¿por qué no creer que ellos sí pudieron ver una sirena auténtica? Tal vez una como la de La sirena y la señora Hancock, la novela de Imogen Hermes Gowar de la que hoy os vengo a hablar.
Jonah Hancock es un armador viudo que vive en Deptford junto a su sobrina, Susanna y su criada, Bridget. Su triste vida da un vuelco el día que por fin el capitán de uno de sus barcos, desaparecido desde hace tiempo junto a su nave, aparece en el puerto para contarle a su patrón que ha cambiado el barco por algo de valor incalculable: una pequeña sirena disecada. Aunque Hancock recela en un principio, pronto se convence de que lo mejor que puede hacer con la sirena es exhibirla. La sirena se hace pronto tan famosa, que la dueña del más importante prostíbulo de Londres se interesa en alquilarla por una semana. Será allí donde Hancock conocerá a Angelica Neal, una muy cotizada cortesana de la que en seguida quedará tan prendado como un marinero de una exótica sirena.
Jonah Hancock es un armador hijo y nieto de armadores que vive en septiembre de 1785 en Deptford, un distrito actual de Londres que en aquella época debía de ser un pueblo cercano a la gran urbe. El señor Hancock es un viudo melancólico que añora tanto a su mujer, fallecida en el parto de su malogrado hijo, como a aquel niño que, de estar vivo, debería ser un adolescente. Bajo su techo tiene a su sobrina Susanna, Sukie, una espabilada muchacha a la que su madre mandó para servir a su tío y con la que el señor Hancock se encariñó en seguida. Sukie será la hija que nunca tuvo y de esa manera la tratará hasta el final de la historia que da comienzo cuando aparece en sus vidas la curiosa sirena, pequeña y fea, de la mano del capitán de uno de los barcos de Hancock.
El título de este libro nos habla de una señora Hancock, pero acabo de decir que al comienzo de esta detallista novela georgiana, tan divertida, a veces, como melancólica y misteriosa, otras, el señor Hancock es viudo. No creo que adelante nada si os digo entonces que en el futuro habrá una nueva esposa y que la candidata ideal para convertirse en tal cosa es Angelica Neal.
Angelica Neal es una cortesana de veintisiete años, una prostituta de altos vuelos que no tiene necesariamente que practicar sexo con sus clientes para sacar beneficios de ellos. Tras la muerte de su último benefactor, Angelica se ve ante la tesitura de volver al burdel del que salió hace años para convertirse en la mantenida de su fallecido amante o encontrar uno nuevo para, tal vez, casarse con él, como hace su amiga Bel Fortescue con el suyo. La de Angelica es una vida complicada, con muchos altibajos. La pregunta es: ¿le hará algún bien conocer al señor Hancock? ¿Y a su curiosa sirena?
De los personajes secundarios, destacaría especialmente a Sukie, esa chica lista que ha encontrado en la casa de su tío un verdadero hogar; a Hesper Lippard, la insoportable madre de Sukie; a Eliza Frost, la amiga de Angelica Neal que tanto parece cuidarla; a la señora Chappel, la despiadada alcahueta dueña de la casa de cortesanas más famosa de Londres; al teniente George Rockingham, un joven que tal vez no sea tan bueno como le parece a Angelica; a Bel Fortescue, la cortesana a la que todas las otras odian y envidian por haber conseguido convertirse en toda una dama; a Simeon, el criado enamorado de una cortesana; y a Polly, la cortesana negra que nos introduzca en el tema de la esclavitud en aquella época.
La señora Hancock y la sirena es, en definitiva, una novela ambientada en una época muy interesante que se convierte en algo más llamativo aún gracias a una trama llena de giros argumentales, chispeantes diálogos, descripciones costumbristas, personajes ricos en matices, sirenas que no se saben si están vivas o muertas, misterios por resolver y amores que en principio parecen imposibles pero que poco a poco comprendemos que son, en realidad, de lo más apropiados. Si estás buscando una aventura distinta en la que embarcarte, amigo, lector, no lo dudes: este es sin duda tu libro. Pero, ten cuidado, que ya sabemos todos lo traicioneras que pueden ser las sirenas, ¡no vaya a ser que la de esta historia te enrede para llevarte al fondo del océano!
Cristina Monteoliva


© Cristina Monteoliva.

jueves, 28 de junio de 2018

Reseña: FUERA DE SÍ, de Suso de Toro.


Título: Fuera de sí
Autor: Suso de Toro
Publica: Alianza Editorial
Páginas: 232
Precio: 14 € / 8,99 € (ePub)

Tomarse a bien todo lo que venga en la vida no es fácil. A veces, se acumulan muchos problemas y, justamente por llevar demasiado tiempo intentando tomárnoslo con calma, acabamos explotando. La explosión puede ser pequeña, en forma de momentáneo ataque de nervios, o de gran cataclismo, tanto para el que la tiene como para todos los que lo rodean. Con una reacción de este tipo comienza precisamente Fuera de sí, la novela de Suso de Toro de la que hoy os vengo a hablar.
El neurocirujano Ricardo Marzoa ya no puede más. Han sido demasiados años de humillaciones en el hospital de Santiago de Compostela en el que ejerce, ha sufrido alguna que otra pérdida en el quirófano y no hay nada en su vida que le satisfaga. Por eso, tras estallar de forma inesperada en el trabajo, Ricardo decide trasladarse a la casa rural gallega de su tío Virgilio, recientemente fallecido, para encontrar la paz. Allí, conocerá a Celeste Beatriz, la vecina y cuidadora de su tío. Gracias a ella y a las visitas que hace a su progenitor, en una residencia de ancianos, para hablarle de su vida y reprocharle que nunca fuera un buen padre, podrá por fin encontrar su camino.
Ricardo Marzoa, el atormentado protagonista de esta novela, es un neurocirujano a punto de jubilarse que siempre ha vivido a la sombra, en todos los sentidos, de un padre tirano, lo que le atormenta hasta puntos insospechados. Además, en el hospital donde trabaja le han humillado quitándole el puesto de jefe de planta, lo que hace que acabe por estallar y decida vengarse de sus jefes. Tras hacerlo, como decía antes, se va a la casa de su tío Virgilio, un hombre que en vida fue bueno y que, aunque no tuvo mucho contacto con su sobrino, se preocupó siempre de él. Desde allí, Ricardo se desplazará a visitar a su padre en la residencia en la que está ingresado para hablar con él de su vida, de lo que pudo haber sido, de todos los reproches que le tiene guardados, etc. De vuelta a la casa del pueblo, y sin contactar con su mujer e hija, seguirá viendo a Celeste Beatriz, la vecina que pronto se convertirá en una amiga o algo más.
Esta es una historia contada desde distintos puntos de vista, casi siempre a través de diálogos entre personajes que conocen a Ricardo (como Adolfo, el amigo de la infancia de nuestro protagonista que de mayor es un psiquiatra al que este acude) y de los que mantiene Ricardo con otros personajes para hablarles de su situación actual. También en esta novela nos encontraremos con capítulos enteros en los que Ricardo conversa con su padre durante sus visitas, sin que su padre le conteste. Por otro lado, tenemos las vivencias de Ricardo en la casa de su tío Virgilio y la relación que se desarrolla entre Celeste Beatriz y él.
La historia ahonda en la vida de Ricardo Marzoa, en todo lo que pudo ser y no fue, en lo que fue y no le tiene nada contento, y en lo mucho que quiere reprocharle tanto a su padre como a los que le han rodeado hasta el momento en el que decide romper con todo y marcharse a vivir a la casa de su tío Virgilio. Es esta la narración de un hombre desesperado, pero también la de uno que busca la paz a toda costa, con un final de historia que deparará más de una sorpresa. Porque, ¿es que acaso podrá Ricardo alguna vez alcanzar la paz que anhela?
Fuera de sí, en definitiva, es una historia intimista a la par que intrigante sobre la búsqueda de la propia identidad, la necesidad de deshacerse del pasado para emprender una nueva vida y la venganza que un hombre desesperado perpetra contra todo y todos. Una narración rica en estilos, voces y momentos inesperados que dará que pensar a todos los que os decidáis por este libro. ¿Os atrevéis a adentraros en él para descubrir la verdad sobre Ricardo Marzoa?
Cristina Monteoliva


© Cristina Monteoliva.

miércoles, 27 de junio de 2018

Reseña: MI HERMANA ROSA, de Justine Larbalestier.


Título: Mi hermana Rosa
Autora: Justine Larbalestier
Traducción: Ana Duque
Publica: Roca Editorial
Páginas: 399
Precio: 17,90 € / 7,99 € (ebook)

La mayoría de los niños son revoltosos y, cada vez más en los tiempos que corren, muy ocurrentes. Algunos pueden ser capaces de decir cosas que nos sorprendan, incluso, que nos asusten. Pero, ¿y si fueras un adolescente que tuviera la certeza de que su hermana pequeña es demasiado especial? Tanto como para tener que vigilarla continuamente por miedo a lo que pueda hacer. ¿No crees que tu vida sería muy estresante? Como la de Che, el protagonista de Mi hermana rosa, el espeluznante thriller psicológico de Justine Larbalestier del que hoy os vengo a hablar.
Che es un chico de diecisiete años que se pasa la vida de un lugar a otro del planeta con sus padres y su hermana de diez años, Rosa. Aunque Nueva York, su último destino, no está mal, Che anhela volver a vivir en Sídney para poder estar más en contacto con sus amigos, que sus padres dejen de crear un negocio nuevo cada cierto tiempo (lo que les obliga a mudarse tanto), tener por fin una novia y conseguir controlar del todo a su siniestra hermana. Y es que aunque todo el mundo cree que Rosa, con sus tirabuzones rubios, sus grandes ojos azules y sus habilidades para ganar en el ajedrez es una chica encantadora, Che sabe la verdad. Una verdad terrible y dolorosa con la que tiene que cargar desde siempre. Pero, ¿no debería contárselo a todo el mundo ahora que están en Nueva York? ¿No deberían saberlo antes de que Rosa le haga daño a alguien como, por ejemplo, Sojourner, la chica que ha conocido en clases de boxeo y de la que se ha enamorado? ¿Saldrá Che indemne de la aventura americana?
Che, el narrador y protagonista de este inteligentísimo thriller psicológico, es un adolescente muy maduro para su edad que, a pesar de ello, tiene los mismos anhelos que los otros chicos: estar cerca de los amigos, conseguir luchar en combates de boxeo y convertirse en neurocirujano o psiquiatra y tener novia. Aunque la ciudad de Nueva York le da la posibilidad de seguir practicando su deporte favorito, el boxeo, de conocer a una chica con la que poder salir y de hacer nuevos amigos, Che no puede nunca relajarse pues aquella que le hizo crecer a marchas forzadas, su hermana, está siempre muy presente.
Rosa, el objeto de estudio de nuestro protagonista, la hermana que utiliza a Che como un tercer progenitor, es una niña en apariencia encantadora que, sin embargo, no consigue engañar a todos. Los pocos que no se creen su papel de niña perfecta, sin embargo, no saben hasta dónde puede llegar con sus intenciones. Solo Che lo sabe, lo teme e intenta adelantarse a los acontecimientos. Pero, ¿podrá detenerla siempre?
De los personajes secundarios, destacan Sally y David, los padres indulgentes que se quieren más entre ellos que a sus hijos; Sojourner, la chica tan religiosa como buena en el boxeo de la que se enamora Che; y Leilani, la hija mayor de los ricos McBrunight, amiga de Che y hermana de las gemelas que no parecen estar nada seguras cerca de Rosa.
La trama de esta historia ganadora de varios premios (Kirkus Reviews Best Teen Book 2016 y Publishers Weekly Best Young Adult Book 2016) y nominada a varios de ellos, se desarrolla en la ciudad de Nueva York, tan bien descrita con todos sus encantos y sus inconvenientes, que es casi imposible no verse transportada a ella junto a su protagonista y el resto de los personajes.
Mi hermana Rosa es una novela escrita como una especie de diario informal, en cuanto a que el protagonista, al narrar en primera persona su aventura (o desventura) neoyorkina, nos llega a contar lo que pasa en su día a día como si de un diario se tratara pero sin darnos los típicos encabezamiento con fechas, horas, etc, para hacer, así, que nos metamos de lleno en la vida de un adolescente que lucha por romper los lazos que lo atan a su hermana pequeña y a su demasiado perfecta familia mientras intenta vivir su vida al mismo tiempo que intenta controlar a Rosa. Una brillante obra, tan cercana como angustiante, con la que conocer mejor la forma de pensar de los psicópatas, los temores con los que pueden vivir sus familiares y conocidos. Un magnífico libro que, sin duda, te sorprenderá. ¿Te atreves a conocer a Che y a su hermana Rosa?
Cristina Monteoliva

© Cristina Monteoliva.


sábado, 23 de junio de 2018

Reseña: TODOS LOS PÁJAROS CANTAN, de Evie Wyld.


Título: Todos los pájaros cantan
Autora: Evie Wyld
Traducción: Joan Eloi Roca
Publica: Ático de los Libros
Páginas: 264
Precio: 18,50 €

¿Crees que es posible dejar atrás un pasado tormentoso? ¿Empezar de nuevo, quizá, en un lugar lejano, en el que nadie te conozca? ¿Espiar tus pecados llevando una vida muy diferente a la que tenías en tu lugar de origen? Pero, ¿no crees que al final tu pasado, alguien del mismo, te acabaría encontrando? Para contestar a estas y otras muchas preguntas, como siempre, nada mejor que leer un buen libro. Uno como Todos pájaros cantan, la novela de Evie Wyld de la que hoy hablaremos y que llega a España después de ganar el Premio Miles Franklin, el Premio Encore, el Premio de Literatura de la Unión Europea y quedar finalista del Premio Costa, el Premio James Tait Black y el Premio Bailey´s.
Jake es una mujer solitaria y huraña que, junto a su perro pastor, cría ovejas en su finca de la pequeña isla británica a la que se mudó cuando dejó Australia, huyendo de un convulso pasado. La paz en la que se ve sumida su vida se rompe cuando empiezan a aparecer ovejas muertas en su finca. Mientras intenta averiguar si es una bestia o un ser humano lo que está acabando con su rebaño, tal vez alguien de un pasado que la atormenta a pesar del tiempo transcurrido desde que dejara Australia, aparece en su propiedad Lloyd, un extraño tipo que acabará ayudándola tanto con sus ovejas como con sus pesquisas.
La narradora y protagonista de esta historia que nos sumerge de pleno en la naturaleza de una pequeña isla británica y en los paisajes más áridos de una Australia que se antoja salvaje, es Jake, una mujer de edad indeterminada en el momento presente de la narración que vive sin querer mezclarse con sus vecinos en una granja de ovejas junto a su perro pastor. Jake intenta tener una vida lo más tranquila posible cuando comienzan a aparecer ovejas muertas. Es entonces cuando teme que alguien de su pasado la esté buscando. Pero, ¿y si fuera otro el asesino? ¿Y si una bestia acechara en el bosque?
El pasado de Jake es un enigma para sus vecinos que pronto quedará a la vista de los lectores gracias a los capítulos que se intercalan con los de la narración del presente de nuestra protagonista. Estos capítulos comienzan con el último trabajo que tuvo Jake antes de volverse prácticamente una ermitaña, llevándonos progresivamente hacia atrás en el tiempo, para acabar en su niñez. Con cada uno de ellos descubriremos cómo Jake se convirtió en la mujer que es en el momento presente, los horrores que vivió y los pecados que cometió en Australia.
La narración presta especial atención a la naturaleza que rodea a Jake en cada momento: los olores, las sensaciones, los sonidos…, de forma que el lector se ve aún más transportado a la historia conforme lee. Destacan el papel de los perros en esta historia, las ovejas y, por supuesto, los pájaros, de ahí el título de esta novela.
También es de destacar, además del papel de Jake, una mujer que ha de hacerse a sí misma, que aprende con cada golpe y que llega a la conclusión de que es mejor estar sola en la vida, el de Lloyd, ese estrafalario personaje que aparece un día en su finca, borracho y con pinta de ser un vagabundo, y que resulta ser una gran ayuda para nuestra protagonista. Pero, ¿acaso alguien puede ayudar a una mujer que se encuentra tan perdida?
Todos los pájaros cantan, en definitiva, es una magnífica e inquietante novela sobre la vuelta a la naturaleza en busca de la redención de los pecados del pasado, la inocencia perdida, los sueños malogrados y la necesidad, al final, de encontrar cierta paz para poder seguir adelante. Una misteriosa historia ambientada en dos lugares donde la naturaleza es imponente, casi un personaje más. Una apasionante obra que está esperando que la descubras. ¿Te atreverás a emprender este viaje con Jake?
Cristina Monteoliva


© Cristina Monteoliva.