martes, 11 de agosto de 2020

Reseña: Y ZELDA SE CONVIRTIÓ EN VIKINGA, de Andrew David MacDonald.


Título: Y Zelda se convirtió en vikinga
Autor: Andrew David MacDonald
Traducción: Pilar de la Peña Minguell
Publica: Ediciones Destino
Páginas: 352
Precio: 19,90 € / 8,99 € (ePub 2)

Durante milenios, el ser humano ha creído en todo tipo de mitos que han llegado a nuestros días gracias a la tradición oral, por un lado, y a la escrita, por otro. Muchos de ellos nos hablan de grandes héroes que se enfrentaron a tremendos villanos para conseguir sus objetivos, y aunque hace tanto que sus gestas quedaron atrás, todavía hay personas que creen en ellos. Como Zelda, la protagonista de su propia leyenda, la misma que queda reflejada en la novela Y Zelda se convirtió en vikinga, de Andrew David MacDonald. Si quieres saber cómo he llegado a adorar a esta chica de veintiún años hasta el punto de echarla tanto de menos tras acabar la lectura de esta novela, no tienes más que seguir leyendo este artículo.
Zelda es una chica con trastorno del espectro alcohólico fetal y una entusiasta de las historias de vikingos. Mientras Gert, el hermano con el que vive, va a la universidad, Zelda acude al centro cívico, donde pasa buenos ratos con otros chicos con capacidades diversas. También a veces va a la consulta del doctor Laird, un experto en desarrollo cognitivo que un día le cuenta que el valeroso guerrero encontrado en una tumba era en realidad una mujer. Tras cumplir veintiún años, Zelda está preparada para comenzar a escribir su propia leyenda como vikinga. Pero, ¿cómo lo hará? ¿Será cuando decida tener relaciones con su novio, Marxy, un chico totalmente dependiente de su madre, Pearl? ¿ En el momento en el que encuentre un trabajo con el que sentirse más independiente? ¿O cuando descubra que su hermano se ha metido en líos y tenga que ir a rescatarlo?
Zelda, la narradora y protagonista de esta inspiradora historia, es una chica de veintiún años que se sabe diferente y no le importa en absoluto. Siempre dispuesta a superarse, nuestra chica ha decidido convertirse en una vikinga, aunque no tenga muy claro cómo hacerlo. Serán las pruebas que la vida le ponga tras su divertido cumpleaños (amenizado por un vikingo que era en realidad un stripper) las que la guiarán hacia su verdadero destino. Un destino que tal vez no se parezca al que ella tenía en mente en un principio pero que, sin duda, resultará espectacularmente glorioso.
Zelda vive con Gert, un chico que tiene aspecto de ser alguien problemático y que, por desgracia, acabará siéndolo cuando decida dejar la universidad y vender drogas para un tipo peligroso. ¿Conseguirán AK47, la ex novia de Gert y Zelda convencer al muchacho de que vuelva al buen camino?
Zelda no sería la que es sin ese hermano que siempre, a pesar de todo, se preocupa por ella; pero tampoco sin sus amigos, en especial AK47 (cuyo nombre real es Annie), la increíble conductora de autobús que la lleva al centro cívico cada día, la misma que salió por un tiempo con Gert; el doctor Laird, el médico experto en desarrollo mental siempre dispuesto a escucharla; y el doctor Kepple, el autor del Manual del vikingo, el libro de referencia de nuestra chica y hombre que nunca contesta a sus emails (y, aun así, ella le sigue escribiendo).
Por otra parte, Zelda tiene un novio con el que pretende mantener relaciones sexuales: Marxy. Aunque todo el mundo intente convencer a Zelda de que Marxy y ella no están en los mismos niveles de desarrollo, ella no cejará en su empeño de seguir con él. ¿Qué podría separarles entonces?
Hay libros de los que podrías pasar días hablando. Para mí, Y Zelda se convirtió en vikinga es uno de ellos: una novela en la que de una forma natural y fluida, y gracias a una protagonista carismática, valiente, sensible, inocente y única, su autor, Andrew David MacDonalds nos habla de lo increíbles que son las personas con capacidades diferentes, del valor de la familia, de la importancia de la amistad, de las relaciones sexuales entre personas de capacidades diversas, del valor de la independencia, de la esperanza que reside en los sueños, de este mundo de prejuicios en el que vivimos, de la búsqueda de oportunidades de todo tipo y mucho más. Y sí, por supuesto que al final Zelda se convierte en una vikinga. Pero no pienso contarte cómo lo hace: tendrás que leer su novela para averiguarlo. ¡Y tendrás que hacerlo pronto si quieres convertirte algún día tú también en tu propia leyenda! Pues estoy segura que en este libro, además de un carrusel de sentimientos y muy buenas letras, encontrarás tu camino para hacerlo.
Cristina Monteoliva


© Cristina Monteoliva.


Reseña: LA EDAD DE LA INOCENCIA, de Edith Wharton.


Título: La edad de la inocencia
Autora: Edith Wharton
Edición de: Teresa Gómez Reus
Traducción: Martín Schifino
Publica: Cátedra
Páginas: 494
Precio: 20 € / 15,99 €

Vivir en sociedad significa acatar una serie de normas. Todos (o casi todos) estaremos de acuerdo que unas cuantas, o bastantes de ellas, son necesarias. Pero, ¿por qué tener otras que coartan del todo la libertad de los individuos? Normas que hacen que el que las incumpla sea rechazado de pleno por el resto del rebaño, de manera injusta, pienso tras la lectura de La edad de la inocencia, la novela de Edith Wharton de la que a continuación hablaremos.
Newland Archer es un joven abogado neoyorkino con una vida acomodada, una encantadora prometida y un futuro brillante por delante. Su existencia tan ordenada y predecible cambiará, sin embargo, el día en el que vuelva a aparecer en sociedad la prima de su prometida, la bella condesa Ellen Olenska, una mujer separada que ha estado pasando una larga temporada en Europa. Si bien Newland al principio recela de una dama cuyas costumbres y pensamientos contrastan con la rígida alta sociedad neoyorkina, pronto quedará prendado precisamente de su forma de ser y su escasez de prejuicios. ¿Y si Ellen se divorciara definitivamente de su tiránico marido extranjero? ¿Y si Newland deshiciera su compromiso? ¿Podrían ser felices juntos el abogado y la dama? ¿Soportaría el primero el peso del escándalo por fugarse con la segunda?
La acción nos sitúa en el Nueva York de 1870 de la más alta y rancia sociedad. Como perteneciente a este estamento social, el joven abogado Newland Archer ha de acatar ciertas normas: hacerse ver en fiestas, el teatro o la ópera; tener una prometida de su misma clase y, por supuesto, no visitar los barrios y lugares en los que viven personas de clase media o baja. Nuestro hombre parece feliz viviendo así hasta que conoce a la condesa Ellen Olenska, la prima de su prometida, la cándida May Welland. Si bien al principio Newland siente cierto rechazo por Ellen y todo lo que esta representa (la figura de la mujer separada que vive su vida fuera de todo convencionalismo, aunque arropada por su familia), pronto irá sucumbiendo a sus encantos como persona y como mujer.
Newland Archer representa al hombre recto que acata las normas, al temeroso del “qué dirán”, a aquel que hará cualquier cosa por no decepcionar a sus iguales y que, por tanto, decide casarse con una mujer a la que pronto descubre falta de encanto; mientras que Ellen Olenska es la mujer que se atreve a huir de un matrimonio tiránico, la que no se preocupa en absoluto de la opinión que genera en el resto de la sociedad, la que disfruta de la vida sin ataduras. Sobra decir que La edad de la inocencia es una novela feminista que nos hace ver el precio que habrían de pagar las mujeres de esta época, incluso las adineradas, por obtener su parte de libertad. Pero, ¿de qué les servía si se enamoraban de hombres que no querían ser igualmente libres?
La edad de la inocencia es una gran novela con la que conocer cómo era la alta sociedad de finales del siglo XIX, pero también, gracias al esmero con el que su autora se empeña en describir absolutamente todo, cómo eran las costumbres de la época, el vestuario, la rica arquitectura… La obra, además, y fundamentalmente, nos hace preguntarnos qué es mejor para el individuo: acatar las estrictas normas morales de una sociedad superficial e hipócrita o hacer lo que el corazón dicte con tal de ser feliz.
La presente edición de Cátedra, elaborada por Teresa Gómez Reus, consta de una extensa introducción que nos habla de Edith Wharton, de su vida y obras, y un no menos amplio análisis de la novela que enseguida conocerán los lectores. Asimismo, nos encontramos, a lo largo de la lectura, con una buena cantidad de notas y aclaraciones que nos harán comprender mejor esta obra tan interesante como crítica y necesaria.
La edad de la inocencia, en definitiva, es una excelente novela con la que conocer de forma exhaustiva la sociedad neoyorkina de finales del siglo XIX, los problemas con los que debían enfrentarse aquellos que no querían salirse de las normas y los que sí afrontaban los miembros de la sociedad que, a ojos de los demás, caían en desgracia por hacer las cosas de forma diferente a los demás. Una obra sobre la hipocresía de los convencionalismos, el amor y  la felicidad que está esperando a que la leas para que tú también te hagas ciertas preguntas. Dicho esto, ¿a qué esperas para hacerte con ella?
Cristina Monteoliva


© Cristina Monteoliva.


lunes, 3 de agosto de 2020

ABIERTO POR VACACIONES.




Un año más (aunque este desde luego sea especial pues la mayoría de nosotros no habíamos vivido antes una pandemia) llega el mes de agosto: el mes por excelencia de las vacaciones. Y es que aunque no todo el mundo pueda dejar de trabajar para quedarse en casa ante el ventilador o el aire acondicionado, remojarse en la playa, hacer excursiones por la montaña o viajar a un país extranjero, siempre identificaremos este mes como aquel en el que gran parte de la población puede tomarse un respiro.
Existen, como sabemos, muchos tipos de lectores. Algunos, por diversos motivos, dedican (o dedicáis) más tiempo a la lectura en este mes (cuando no es el único mes del año en el que leen o leéis), por lo que creemos que las numerosas reseñas que hemos publicado en el blog os ayudarán a elegir los libros que os acompañarán en lo que queda de verano.
Muchos escritores también decidimos dedicar este mes a nuestros proyectos, aunque, ¡qué pereza da este año, con estas subidas de las temperaturas! Ah, mejor leer frente al mar, el aire acondicionado o…
¡Vaya, ya estoy divagando! Debe de ser el calor, sin duda.
A pesar del calor, en La Orilla de las Letras, como siempre, seguiremos aquí para amenizar el agosto tanto de los que estáis trabajando como de los que no en este mes. Intentaremos tomárnoslo con más calma, eso sí. Los últimos han sido unos meses muy intensos de lectura y reseñas y hay que ralentizar un poco para poder continuar, ya que nosotros, como digo, no vamos a descansar (ni en agosto ni más adelante). Es por ello que en este mes veréis menos reseñas de libros y más artículos de esos que la jefa siempre tiene pendientes publicar: reflexiones sobre el mundo de la escritura, en general, y sobre lo que ella está escribiendo, o ha escrito, en particular. Para los que no hayáis tenido suficiente (por supuesto, estoy siendo sarcástica) con las promociones de Gatitos en redes sociales, probablemente encontréis algo más por aquí. ¡Nunca se da la lata lo suficiente, como todos los escritores independientes sabemos!
En fin, ya vamos terminando, que seguro que tenéis cosas más interesantes que hacer que leer los desvaríos de la Monteoliva. No lo haremos sin recordaros antes que si queréis que hablemos de algún tema o que reseñemos algún libro, podéis poneros en contacto escribiendo a crismonteoliva@hotmail.com
Dicho esto, ¡a disfrutar de este agosto pandémico!
Cristina Monteoliva

©Pixabay.


martes, 28 de julio de 2020

Reseña: FÉLIX Y LA FUENTE INVISIBLE, de Éric-Emmanuel Schmitt.


Título: Félix y la fuente invisible
Autor: Éric-Emmanuel Schmitt
Traducción: Mª Dolores Torres París
Publica: AdN Alianza de Novelas
Páginas: 152
Precio: 16,50 € / 8,49 (ePub)

Animista es toda creencia religiosa que atribuye un alma a todos los seres y objetos de la naturaleza. El animismo es una creencia muy antigua, aún todavía arraigada en ciertas personas y pueblos. Si quieres saber algo más de ella, de una forma amena y ligera, nada mejor que adentrarte en las páginas de Félix y la fuente invisible, la novela de Éric-Emmanuel Schmitt de la que a continuación hablaremos.
Félix está muy preocupado por su madre. No es para menos, pues la hasta entonces siempre alegre Fatou está muy deprimida. Todo comenzó cuando el dueño de la tienda de ultramarinos de Belleville, la zona de París donde Fatou regenta su propia cafetería, enfermó y le propuso a la mujer adquirir su local a un buen precio. Tras torcerse la gestión de la compra-venta por un imprevisto relacionado con la propia cafetería de Fatou, la dama senegalesa empezó a limpiarlo todo con lejía mientras se sumía en el más oscuro de los mutismos. Félix llamaría entonces al tío Bamba para que viniera a ayudarles. ¿Conseguirán entre los dos hacer que Fatou vuelva a ser la misma?
Félix, el narrador y uno de los protagonistas de esta historia, es un chico que vive con su madre en París. Fatou, su progenitora, es una mujer valiente que regenta una cafetería por la que pasan los más variopintos de los clientes, casi todos seres marginados a los que la senegalesa consigue, como una nueva Amélie (por supuesto, me refiero a la de la película homónima) que brillen con su luz propia. De todos ellos, la que más destacará será Madame Simone, una inteligente y encantadora mujer trans que ha de ejercer la prostitución porque no ve otra salida en su vida.
Félix llama al tío Bamba para que le ayude con la depresión de su madre. Este acude rápidamente en su ayuda, si bien sus ideas para curarlas puede que no sean las adecuadas.
Finalmente, será el Espíritu Santo el que venga para ayudar a Fatou y a su hijo a conseguir la curación de la dama en África. Pero, ¿por qué habría que viajar tan lejos para conseguir que Fatou se recupere por fin?
Como nos indica una nota tras finalizar esta historia, Félix y la fuente invisible es una novela que pertenece al Ciclo de lo invisible, una suerte de saga en la que encontramos novelas independientes entre sí en las que personajes de tipo heróico habrán de enfrentarse a la adversidad contando para ello de la espiritualidad. En este caso, como indicábamos al principio del artículo, su autor quiere que nos adentremos en el animismo gracias a Félix.
Félix y la fuente de lo invisible, en definitiva, es una novela corta llena de personajes únicos que, de forma amable, aborda dos temas interesantes: la depresión, el animismo, el amor y la amistad. Y tú, ¿a qué esperas qué más puedes encontrar entre sus páginas?
Cristina Monteoliva

© Cristina Monteoliva.


Reseña: LA GUERRA, de Ana María Shua.


Título: La guerra
Autora: Ana María Shua
Publica: Páginas de Espuma
Páginas: 168
Precio: 16 € / 5,99 €

Soñamos con la paz, pero el ser humano está hecho para la guerra. Es la conclusión que puedo sacar al ver lo poco que seguimos sin aprender del pasado y del presente. Será porque la guerra está en nuestros instintos, en lo más profundo de nuestra carga genética. Mucho se ha escrito sobre ella, pero tal vez nunca tanto en un libro tan breve como la nueva obra de la gran autora Ana María Shua, La guerra. Si quieras saber más sobre él, ya sabes que no tienes más que seguir leyendo este artículo.
La guerra es un libro de microrrelatos compuesto, si las cuentas no me fallan, por ciento treinta y dos exquisitas y precisas piezas que nos hablan, siempre con un estilo magistral, de la guerra desde distintos puntos de vista. Si bien algunos de estos relatos pueden denominarse microcuentos, microficciones, otros son claramente microensayos o microreflexiones. En todo caso, todos ellos, ya sea desde un punto de vista más serio o más irónico o sarcástico, nos invitan a pensar en lo que fuimos, en lo que somos, en nuestra manera de entender el mundo, que casi siempre es peleándonos los unos con los otros.
Los textos se encuentran encuadrados en cuatro partes que a veces se diferencian claramente unas de otras mientras que en otras ocasiones, nos parecerá que un relato que está encajado en uno de estos capítulos podría estarlo también en un segundo o un tercero. Estos apartados serían: El arte de la guerra, Guerreros, Armas y Estrategias.
En El arte de la guerra encontraremos, como no, textos que hablan de Sun Tzu (el autor del libro sobre tácticas y estrategias militares, El arte de la guerra), pero también otros que, entre otros muchos asuntos, tratan sobre la importancia de vencer al enemigo, las guerras primitivas, las mujeres en la guerra, la historia de los pueblos (que es la historia de la guerra), las diosas guerreras; así como de todas las guerras desde todos los puntos de vista posible (la escritura como guerra o la guerra contra la vejez, por ejemplo).
Guerreros nos habla de soldados romanos, polacos, vikingos, griegos, japoneses, indios, templarios, mártires, mitológicos… Será en este apartado donde conozcamos la importancia del tesón y el sacrificio de los inútiles para que los héroes puedan destacar.
En Armas descubriremos cómo se han usado contra el enemigo a lo largo de la historia los tambores, las lanzas, los murciélagos, los reyes (usados por Dios), los olores, los medicamentos, las gaitas, los buzos, los cañones, las enfermedades…
Finalmente, en Estrategias conoceremos tanto las tácticas que se usaron como las que se podrían haber usado: la traición, el exterminio controlado, las artes marciales, las de los dioses, el envenenamiento de aguas, el sitio de ciudades… También sabremos de los avances médicos que las guerras propiciaron.
La guerra, en definitiva, es un libro tan breve en palabras como extenso en conocimientos y reflexiones sobre un tema tan antiguo como moderno; sobre aquello que parece que ha movido hasta hoy en día al ser humano y que lo seguirá haciendo en el futuro. Adéntrate en sus páginas para conocer todas las pequeñas grandes historias que Ana María Shua quiere mostrarte: unas ficticias, otras reales. Historias que tal vez hagan que por fin aprendamos del pasado. O tal vez no, quién sabe. En todo caso, ¿a qué esperas para conocer este nuevo libro de la gran maestra del microrrelato en español?
Cristina Monteoliva

© Cristina Monteoliva.


sábado, 25 de julio de 2020

Reseña: HOMBRES DE VERDAD, de Alberto Marcos.


Título: Hombres de verdad
Autor: Alberto Marcos
Publica: Páginas de Espuma
Páginas: 216
Precio: 17 € / 5,99 €

Si bien hemos avanzado bastante en los últimos años en temas como la educación emocional, no hace tanto que se decía aquello de que “los hombres no lloran”. Los hombres y los niños, para generaciones anteriores, tenían que ser fuertes y no expresar nunca, o casi nunca, sus sentimientos, mientras que las mujeres eran débiles y podían estar todo el día llorando, o casi, si lo deseaban. Como digo, los tiempos han cambiado y con ellos, nuestra forma de vernos a nosotros mismos como seres humanos. ¿Qué es la masculinidad hoy en día? Es difícil de decir, pues, al igual que la feminidad, hay tantas como personas pueden existir. Y si no me creéis, echadle un vistazo a Hombres de verdad, el nuevo libro de relatos de Alberto Marcos del que hoy hablaremos.
Hombres de verdad es un interesante y original volumen compuesto por nueve relatos, casi todos ellos extensos, si bien el más largo de ellos es Vagalume, una pieza que casi llega a ser una novela corta. En estos textos nos encontramos casi siempre con hombres homosexuales como protagonistas o al menos como personajes importantes para la trama, así como narradores en primera y tercera persona que se van alternando, de manera que comenzamos el libro con un relato en primera persona y lo cerramos con otro también con este tipo de voz narrativa. En todos ellos, eso sí, tanto los personajes como el lector se plantearán la idea de masculinidad con la que se han criado y puede que con la que hayan convivido demasiado tiempo, hasta el punto de tener, hoy en día, que reflexionar seriamente sobre el asunto.
El libro comienza con Pekeño, un relato que nos habla de un chico que tras ser abandonado por su padre tuvo que buscarse la vida en la ciudad desde muy joven. En el momento de la narración, intenta paliar su soledad en internet hablando con un desconocido con el que tal vez podría llegar a tener una relación.
Las páginas de citas por internet y las redes sociales en general están muy presentes no solo en Pekeño, sino también en otros relatos de este libro, como Lo que surja, una historia en la que una cita casual en casa de uno de los personajes hace que el otro protagonista de la trama descubra los prejuicios con los que vive; y El chico de las piscina, un cuento en el que su narrador le narra a su audiencia en redes sociales sus progresos románticos con el muchacho que va a su misma piscina a nadar y del que se ha enamorado.
En este mundo en evolución constante en el que por fin hemos comprendido que todos tenemos sentimientos y expresarlos es lo más sano del mundo, todavía queda mucha hipocresía, mucha impostura y miedo al “qué dirán”, como vemos en el relato ya mencionado Lo que surja, pues uno de los protagonistas es un hombre casado que se cita con hombres en secreto; o en Peticiones a la Virgen de Fátima, un elaborado cuento en el que una pareja homosexual y sus respectivas madres van a Fátima para pedirle a la Virgen por el futuro matrimonio de los chicos, si bien está claro que uno de los dos no está enamorado (solo pretende medrar en política) y la beatería de una de las madres se impone a todo lo demás.  
Vagalume, el relato más largo de todo el libro, nos habla de un chico que se enamora de otro en el instituto. La trama nos lleva desde la adolescencia de este chico, de nombre Darío, hasta su madurez, narrando, entre medias, las partes decisivas de su vida como joven y adulto. De igual manera, Colgado en plena pausa, un relato sobre un cineasta que después de alcanzar en su treintena el clímax de su carrera con su película Arrebato no supo qué más rodar, nos lleva a recorrer la biografía de su protagonista. También este recurso lo veremos en Lo que necesitaba, un cuento en el que, una vez más, veremos una cita casual entre hombres, esta vez, con un protagonista bastante mayor que su acompañante que rememora con nostalgia algunos de los mejores momentos de su vida a lo largo de una noche.
El mundo está lleno de nuevas masculinidades, pero también de nuevas formas de entender lo femenino, como vemos en El secreto de Barbie y Mariposa, un relato en el que su protagonista descubre los prejuicios que la gente siente hacia dos personajes por los que él siente bastante simpatía.
Disfunción eréctil, diremos finalmente, es un cuento que nos habla de otro aspecto de todo este asunto, a saber, las nuevas (o antiguas, según se mire), formas de entender la sexualidad de cada uno.
Hombres de verdad, en definitiva, es un libro cargado de autenticidad, de historias complejas, muy humanas y tremendamente sensibles que conectarán fácilmente con los lectores para hacerles reflexionar sobre el mundo en el que vivimos y aquel en el que nos gustaría vivir. Y tú, ¿a qué esperas para descubrir la nuevas formas de ser y sentirse hombre?
Cristina Monteoliva


© Cristina Monteoliva.

Reseña: EL MAESTRO DE AUSCHWITZ, de Otto B. Kraus.


Título: El maestro de Auschwitz
Autor: Otto B. Kraus
Traducción: Arturo Peral Santamaría
Publica: Roca Editorial
Páginas: 287
Precio: 19,90 € / 9,99 €

Siempre que creo haberlo leído todo sobre los horrores que tuvieron lugar en la Segunda Guerra Mundial, que es imposible que una obra sobre cualquier aspecto de la contienda bélica y todo lo que  muchos tuvieron que padecer por su culpa me sorprenda, me topo con un nuevo y fascinante libro que me habla de sucesos de los que no se suele hablar, por el motivo que sea. Un libro como El maestro de Auschwitz, la novela de autoficción de Otto B. Kraus de la que a continuación hablaremos en esta reseña.
Alex Ehren fue un poeta y prisionero checo del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau que, entre otras cosas, se encargaba de la educación de los niños, numerosos en su pabellón. Durante mucho tiempo, Alex escribió un diario que cada noche escondía bien para que los guardias no lo encontraran. Tras la triste muerte de Alex y el final de la guerra, el diario acabaría en un museo. Una copia de tan interesante documento sería supuestamente enviada a Otto B. Kraus, que se encargaría en transcribirla luego en este libro.
Nuestro protagonista, el ficticio Alex Ehren (probablemente el alter ego de Otto B. Kraus), era un preso del campo de concentración familiar de Birknau, un lugar en el que los adultos convivían con unos niños a los que los oficiales no querían que se les educara de forma estricta, pero sí que, de alguna manera, tomaran clases ligeras para que estuvieran entretenidos. En estas clases, los niños aprendían teatro y dibujo, pero también, clandestinamente, otras asignaturas que podrían serles útiles para la vida posterior al encierro, si es que llegaban a salir de allí alguna vez.
¿Por qué aquellos niños estaban en el campo de concentración? ¿Y por qué se les daba un trato especial?, os preguntaréis. Pues porque en aquel campo era donde hacía sus experimentos Josef Mengele, el escalofriante médico nazi que utilizaba a los niños como sus conejillos de indias en trabajos que solo podían ser concebidos por una mente desquiciada.
Aunque buena parte de la obra se centra en la vida de Alex en el campo de concentración, su romance con otra de las prisioneras y todo lo que observa y aprende en su larga estancia allí, no podemos decir que nuestro hombre sea el protagonista absoluto. De igual modo que todos los personajes tienen un peso importante en esta obra, el diario de Alex nos habla de la vida en el campo de concentración sin que podamos decir que esta historia tenga una trama principal concreta. Y es que cuando parece que el hilo conductor nos llevará por un camino, de pronto gira hacia otro. Y vosotros diréis: es normal, ¡es un diario! Exacto, en eso consiste escribir un diario: en que todo lo que sucede alrededor del que lo escribe puede ser importante, más aún cuando estás en un campo de concentración y no sabes si mañana será tu último día.
¿Qué es lo que, por tanto,  vamos a encontrar en El maestro de Auschwitz? Una narración que se basa en vivencias reales, las del propio autor, Otto B. Kraus en el campo de concentración, y en la que vemos cómo los distintos personajes, hombres, mujeres y niños valerosos, han de encontrar la manera de sobrevivir día tras día a las penurias del encierro, a las enfermedades, al hambre, a la tristeza imperante. Una historia en la que unos cuantos adultos se esforzaron por darle luz a la sombría vida de unos niños que jamás debieron pasar por un trance tan duro. Una obra, en definitiva, que nos habla de las luces y las sombras del campo de concentración, de todo lo que pasó antes, durante y después del confinamiento de los reclusos y de cómo estos consiguieron sobrevivir a pesar de todo. No se puede decir que haya muchas novelas como esta. Y tú, ¿a qué esperas para descubrir toda la verdad que encierran sus páginas?
Cristina Monteoliva


© Cristina Monteoliva.


lunes, 20 de julio de 2020

Reseña: ORÍGENES SECRETOS, de David Galán Galindo.


Título: Orígenes secretos
Autor: David Galán Galindo
Publica: Alianza Editorial
Páginas: 272
Precio: 16 € / 9,99 € (ePub)

Aunque no se le haga especial caso al asunto, lo cierto es que en España son muchos los seguidores del mundo del cómic. Seguidores realmente apasionados que, además de consumir grandes cantidades de cómics y merchandising, pueden llegar a soñar con vivir las aventuras de sus héroes favoritos. Puede incluso que tú, que lees esta reseña, seas uno. Pues bien, ahora piensa: ¿hasta qué punto llegarías por cumplir este sueño? Pero, ¿y si en vez de un héroe fueras un supervillano? Las respuestas a estas preguntas las encontrarás en Orígenes secretos, la novela de David Galán Galindo de la que a continuación os hablaré.
Cosme Galiardo, el veterano inspector, y David Valentín, el nuevo en la comisaría, han de enfrentarse al asesino que está dejando la ciudad de Madrid sembrada de extraños cadáveres. Extraños, pues todos parecen recrear escenas concretas que en principio los policías no comprenden. Para ayudarles, deberán contar con Jorge Elías, el hijo de Cosme, todo un friki de los comics que regenta Planeta K, una tienda especializada en el género. Pronto se les unirá Patri, una policía experta en cosplay que, en su tiempo libre, trabaja también en Planeta K. La cuestión es: ¿conseguirán entre todos frenar al asesino? ¿Qué busca el criminal con sus montajes?
Cosme Galiardo es un afable inspector de policía a punto de jubilarse que ha de cuidar de un hijo que, con casi cuarenta años, a veces parece un niño. Este hijo no es otro que Jorge Elías, un gran fan de los superhéroes y demás personajes de las historietas ilustradas que hizo su sueño realidad cuando abrió Planeta K, una gran tienda de cómics en la que pululan unos cuantos clientes habituales a los que Patri enseña a crear sus disfraces tipo cosplay. Patri, además de una amante del anime, es una inteligente policía de la que enseguida se quedará prendado David. Y David, finalmente, es el nuevo en la comisaría, alguien que reniega de los superhéroes y que pronto, paradójicamente, tendrá que ponerse al día en el tema. 
Nuestros cuatro personajes, como decía antes, deberán enfrentarse a un asesino muy particular: un verdadero supervillano que quiere ponerles a prueba. Como es de esperar, tendrán que trabajar contrarreloj para evitar que siga cometiendo crímenes. ¿Conseguirán averiguar qué es lo que de verdad quieren? ¿Le frenarán a tiempo?
Tras la novela, nos encontramos con Astro Bus, un relato adicional perteneciente al mismo universo de Orígenes secretos, protagonizado por Lesley Libertad, una mujer que sabe bien cómo hacer que los turistas que visitan Madrid y suben en su bus turístico se lleven a casa un recuerdo totalmente inolvidable.
No se puede decir que se publiquen en España muchas novelas de superhéroes, de ahí que en cuanto los que sentimos cierta afinidad por el tema veamos una, nos interesamos por ella. Orígenes secretos puede decirse que cumple con lo que promete en un principio: nos ofrece héroes, supervillanos, un gran misterio por resolver y más de un giro inesperado que sorprenderá al lector. Todo ello viene aderezado con el peculiar estilo de un narrador que se nos antojará un personaje más de la trama, el amor que este narrador siente por los barrios de Madrid, que nos describe a su manera, grandes dosis de humor y un sinfín de guiños a personajes y tramas de cómics, películas y series. Así que si buscas un thriller atípico, una historia de superhéroes a la española y unos personajes auténticos, ¡esta es tu novela!
Cristina Monteoliva

© Cristina Monteoliva.

viernes, 17 de julio de 2020

Reseña: NI SIQUIERA LOS MUERTOS, de Juan Gómez Bárcena.


Título: Ni siquiera los muertos
Autor: Juan Gómez Bárcena
Publica: Sexto Piso Editorial
Páginas: 20,90 €
Precio: 404

Existen un sinfín de formas de abordar la historia universal, la de un continente o la de un país, y aunque en los últimos tiempos he encontrado autores que se han esmerado en aportar bastantes datos curiosos (algo que siempre llama mi atención) y grandes dosis de humor (otro factor que me resulta atractivo), todavía prefiero decantarme por las novelas que, de una forma original, nos hablan de los grandes o pequeños sucesos pasados que, de una y otra manera, nos afectan en el presente. Novelas como Ni siquiera los muertos, la nueva obra de Juan Gómez Bárcena de la que a continuación trataremos.
La conquista de México ha terminado, lo que no quiere decir que no queden todavía enemigos del visorrey y, por ende, del mismísimo rey, pululando por sus tierras. Enemigos con el indio Juan, un peligroso hereje al que hay que capturar, preferiblemente vivo. Aunque en principio no parezca el candidato más apropiado, finalmente será Juan de Toñanes, un antiguo soldado, cazador de indios rebeldes y buscador de oro que regenta una taberna junto a su esposa, el elegido para tal misión. Su viaje hacia el norte, hacia La Gran Chichimeca, lugar donde se esconde su tocayo, no ha de durar más de dos semanas. O, al menos, eso le gusta creer. También que en algún momento podrá volver a casa con su mujer. Conforme recorre el camino a lomos de su caballo, encontrándose a un sinfín de personajes que le hablarán del indio Juan y de los distintos nombres que adopta, se da cuenta de que tal vez eso no sea posible. Pero, ¿cómo no seguir adelante? ¿Cómo no intentar alcanzar a ese indio que en cada sitio parece prometer algo distinto que al final es siempre lo mismo?
Todo comienza en México, en el siglo XVI, en un tiempo en el que algunos antiguos soldados tuvieron que conformarse con las migajas de una colonización tan provechosa para unos como cruel para otros. Juan de Toñanes es un hombre desencantado de la vida que regenta una taberna junto a su mujer, una indígena buena y amable. La promesa de un futuro mejor hará que Juan deje su hogar y ponga rumbo hacia el norte a la caza del ansiado indio Juan.
¿Quién es el indio Juan? ¿Qué hizo para que desde las más altas esferas se le quiera dar caza? ¿Por qué es tan difícil encontrarle? Estas son algunas de las preguntas que nos haremos, los lectores, conforme avance la narración. En ocasiones creeremos encontrar las respuestas. En otras, nos sentiremos tan perdidos como Juan de Toñanes, ese hombre que en cada localidad se encuentra con alguien que le cuenta lo que allí hizo el indio, por qué se le admira, lo que prometió y a dónde fue después.
Tras dos semanas de viaje vienen otras dos y, luego, otro par de ellas. Este es un largo viaje que nos lleva no solo a lo largo del espacio, sino también a lo largo del tiempo. Un tiempo que se detiene en nuestros días, con el famoso muro de Trump, para darnos a conocer la realidad de México a lo largo de los siglos. Una realidad marcada por personas que se conformaron con lo poco que podían obtener, pero también por ambiciosos conquistadores, indios sublevados, revolucionarios que toman sus caballos y sus fusiles, migrantes subidos en el techo de trenes que cruzaban la frontera, mujeres asesinadas en Ciudad Juárez…
¿Era el indio Juan, el Padrecito, el Compadre, una persona real o una promesa? ¿Ayudó a combatir las falsas esperanzas que ofrecía el progreso o era tan solo un ardid del capitalismo para conformar a las masas empobrecidas? ¿Cuántos indios Juanes quedan todavía pululando en México, en América, en todo el mundo?, me pregunto tras la lectura de esta intensa e hipnótica novela escrita con un estilo inconfundible.
Ni siquiera los muertos, en definitiva, es una singular y magistral novela con la que revivir la historia de México posterior a la conquista del continente americano de una forma tan amena como crítica que hará que el lector se enfrente al presente del planeta sabiendo que somos herederos de lo que sucedió en el pasado. Una obra que, como el indio Juan y su perseguidor, el pobre Juan de Toñanes, deja huella allá por donde pasa. Y tú, ¿a qué esperas para adentrarte en sus páginas?
Cristina Monteoliva


© Cristina Monteoliva.

jueves, 16 de julio de 2020

Reseña: COMO LEONES, de Brian Panowich.


Título: Como leones
Autor: Brian Panowich
Traducción: Virginia Maza
Publica: Ediciones Siruela
Páginas: 267
Precio: 19,95 € / 9,99 €

Todo país tiene zonas rurales en apariencia tranquilas. Cuando te pones a observar detenidamente algunas de ellas, sin embargo, te das cuenta de que,  aunque sus gentes sepan muy bien cómo esconder sus trapos sucios, no lo son en absoluto. Gentes como los habitantes de Bull Mountain, el hogar de Clayton Burroughs y los suyos y la ubicación de la intensa acción que nos presenta la trama de Como leones, la nueva novela de Brian Panowich de la que a continuación hablaremos.
Tras décadas siendo un paraíso para el tráfico de alcohol y drogas, Bull Mountain está por fin limpio gracias a la acción de su sheriff, Clayton Burroughs. Lo curioso es que era su propia familia, capitaneada hasta hace un año por uno de sus hermanos, la que dirigía todo el asunto. Tampoco deja de serlo que Clayton acabara matando a sus hermanos y le quedara como secuela la cojera de una pierna y una grave adicción al alcohol, lo que está, esto último, a punto de acabar con su matrimonio con Kate. Sus problemas matrimoniales, no obstante, tendrán que quedar en un segundo plano cuando unos chicos irrumpan en un legendario local de las montañas con la intención de llevarse un buen botín sin saber que acabarán todos muertos. Uno de ellos sería el miembro de un importante clan mafioso, el mismo que pretendería volver a hacer de las montañas una vía de paso para el contrabando. Está claro que Clayton tendrá que hacer algo al respecto, pero, ¿será suficiente? ¿Llegará a tiempo de salvar a todos los que estarán en peligro tal vez por algo que ha hecho él mismo?
Clayton Burroughs es un sheriff del norte del estado de Georgia que lleva toda la vida luchando contra todo el que decida llevar la ilegalidad a Bull Mountain, lo que resulta especialmente difícil cuando es tu propia familia la que maneja el contrabando de sustancias de la zona. Las secuelas del enfrentamiento con sus hermanos harán que los cimientos de su matrimonio se tambaleen, también que deje de actuar como debe en el trabajo. Cuando las cosas vuelvan a ponerse feas, tendrá que volver a ser el que era, con todas las consecuencias. Pero, ¿será suficiente lo que haga o es que acaso ahora está todo perdido?
A pesar de las grandes dosis de masculinidad que podemos encontrar a lo largo de esta novela cargada de violencia y escenas muy cinematográfica, destacan, sobre todo, los personajes femeninos de la historia: Kate, la tal vez no tan sufrida esposa que guarda más de un as en la manga; Vanessa, la implacable tía del chico asesinado del clan (recordemos que su muerte es lo que hace que todo se complique para Clayton); y Twyla, la anciana del mismo clan que tanto sorprenderá a los lectores.
Si bien Como Leones puede leerse de forma independiente, pues lo fundamental del pasado de los personajes queda perfectamente explicado a lo largo de la trama, se trata en realidad de la segunda de las aventuras montañesas de Clayton Burroughs. La primera novela que nos mostraría la cruda realidad de un lugar aparentemente apacible sería Bull Mountain.
Como leones, en definitiva, es un thriller rural que nos muestra el mundo del tráfico de drogas y alcohol en las que deberían ser unas tierras tranquilas pero que no lo son en absoluto. Un thriller tremendamente intenso lleno de personajes singulares, escenas violentas originales y muy visuales y una intriga que se mantendrá hasta la última página. ¿Quién puede esperar más de una obra como esta? No lo dudéis, amigos de la novela negra más genuina: esta es una lectura que no debéis dejar escapar.
Cristina Monteoliva

© Cristina Monteoliva.