sábado, 18 de septiembre de 2021

Reseña: UNA PRESENCIA IDEAL, de Eduardo Berti.

 


No solíamos tenerlos en cuenta. Eran casi invisibles, los cuidadores fantasmas de los que nos olvidábamos una vez fuera del hospital en el que, por uno u otro motivo, habíamos sido ingresados. Hasta que llegó la pandemia y nos dimos cuenta de que eran imprescindibles. Al principio, porque luego parece que los hemos vuelto a olvidar, dejándolos a su suerte en un trabajo no solo duro, sino también harto necesario. Todos los sanitarios se merecen un homenaje. Como por ejemplo, el que encontramos en el libro Una presencia ideal, de Eduardo Berti, la obra que este autor dedica a todos los trabajadores del servicio de cuidados paliativos. Si quieres saber por qué deberías leer este libro, no tienes más que seguir revisando esta reseña.

Entre abril y diciembre del año 2005 Eduardo Berti pasó varias semanas en el hospital de Ruan, invitado por el servicio de cuidados paliativos. De su experiencia y su observación exhaustiva, nació la necesidad de crear esta obra, que no es ni más ni menos un homenaje a todos los trabajadores, especialmente ellas, de un servicio del que tanto se recela pues el tabú de muerte está todavía muy presente en nuestra sociedad.

El libro se compone de un total de cincuenta y cinco relatos breves puestos en boca de los más diversos trabajadores del sector: doctoras, enfermeras, auxiliares de enfermería, esteticistas, camilleros, músicas voluntarias, asistentes sociales, jefas de la unidad, personal de limpieza, voluntarias de la asociación de apoyo a enfermos terminales…

Si bien estos relatos tienen extensiones muy variables, todos ellos tienen la particularidad de ser narrados con una suerte de voz común, amable y cercana, que nos ayuda a empatizar tanto con las historias narradas como con los protagonistas de las mismas.

Trabajar con personas a las que les queda poco tiempo de vida no es una tarea sencilla. Como vemos en este libro, aunque resulte inevitable, siempre se le toma cariño a los enfermos, por muy difíciles que estos puedan llegar a ser.

Los trabajadores no solo han de lidiar con ellos y sus males, sino también con sus familiares, sus circunstancias, la burocracia, la sociedad…

Algunos de nuestros protagonistas nos hablarán de sus primeros días de trabajo. Otros, se centrarán en los pacientes que más les marcaron.

Las anécdotas se suceden en este libro. Las hay de todo tipo, la mayoría, de lo más curiosas y emotivas.

El turno de noche puede ser el más difícil, si bien el cansancio de acusa siempre que se trata a personas moribundas y sus familiares.

A veces no se sabrá si es mejor dejar que el paciente se vaya a casa a morir rodeado de los suyos o que se quede en el hospital.

Nuestros narradores intentarán tomar cierta distancia con los hechos narrados, sin conseguirlo, la mayor parte de las veces. Al fin y al cabo, por muy profesionales que sean, no dejan de ser humanos, con todo lo que ello implica, y trabajar en un lugar donde la esperanza ya está perdida es harto complicado.

Una presencia ideal, en definitiva, es un magnífico libro que nos habla con crudeza, a veces, ternura, la mayor parte del tiempo, de todos aquellos que trabajan en el servicio más triste de un hospital: el que atiende a las personas que van a morir de un momento a otro. Se trata este de un pequeño gran homenaje a unos trabajadores cuya dedicación es plena y su trabajo, del todo necesario en nuestra sociedad. ¿Y qué decir de esta obra desde el punto de vista literario? ¿Por qué no te decides por ella y compruebas por ti mismo qué más te puede aportar? Estoy segura de que no te arrepentirás. Aunque, cuidado: también sé que algo cambiará en ti después de leerla.

Cristina Monteoliva

Reseña: KUSAMA, de Elisa Macellari.

 


La vida tiene una mala costumbre: la de ponernos frente a obstáculos continuamente. De nosotros depende decidir qué hacer con ellos: ¿nos quedamos mirando? ¿Intentamos retroceder? ¿O, por el contrario, nos atrevemos a salvarlos de la mejor manera posible? Kusama. Obsesiones, amores y arte, la novela gráfica de Elisa Macellari ganadora de la Silver medal 2021 del premio italiano Autori di Immagini, precisamente nos habla sobre una mujer que decidió hacer de sus obstáculos su mayor ventaja. Si quieres saber algo más de este libro antes de decidirte por él, no tienes más que seguir leyendo esta reseña.

Todos conocemos la figura de Andy Warhol, pero tal vez tú, que no estás tan puesto en arte contemporáneo, no conozcas a la artista que le influenció: Yayoi Kusama. Kusama nacería en Japón, donde comenzaría sus estudios de arte y sus primeras exposiciones. Más tarde, se trasladaría a Estados Unidos, donde se encontraría a las mil maravillas, inmersa en el ambiente hippie. Tras exponer y escandalizar con sus happenings, Kusama volvería a un Japón que no quería verla como la gran artista que era. Más tarde, por fin sería reconocida a nivel mundial. Actualmente, y desde 1977, vive recluida en Japón en una institución psiquiátrica, donde pinta, escribe y expande su arte hasta más allá de los límites de su imaginación.

¿Qué tiene de especial Yayoi Kusama? Kusama es una mujer que se encontró con dos grandes obstáculos en su vida: la suerte de alucinaciones que ve continuamente y su incapacidad para encajar en la sociedad japonesa en la que se crio. A todo esto se le sumaría el trauma que le causaría el descubrir el sexo a edad temprana. En vez de convertirse en una víctima, Kusama decidió trasladar sus obsesiones a pinturas, esculturas y happenings, convirtiéndose en su época más fresca en una imprescindible de la escena artística americana.

Kusama. Obsesiones, amores y arte es la biografía de la artista presentada como una interesante novela gráfica. Gracias a las formas y los colores claros y cálidos (si bien predomina el rojo) y a la manera que tiene Elisa Macellari de mostrarnos a Kusama en cada momento, los lectores llegaremos a comprender mejor a una mujer con unas inquietudes tan grandes como sus obsesiones. Vemos aquí que Kusama nunca se ha rendido, por muy grandes que fueran sus obstáculos, y que los límites de la creatividad son los que nos imponemos cada uno.

Kusama. Obsesiones, amores y arte, en definitiva, es una estupenda biografía novelada para conocer a una artista polifacética de la que debería hablarse mucho más. Una obra tierna, cercana y llena de color que no solo nos acerca a la autora, sino también a su magnífico arte. Un excelente libro que, como Kusama, te está esperando para que lo descubras. ¿A qué esperas para hacerlo?

Cristina Monteoliva

miércoles, 1 de septiembre de 2021

Reseña: AMOR, CURIOSIDAD, PROZAC Y DUDAS, de Lucía Etxebarria.

 


No todos los autores pueden sentirse contentos tras la publicación de su obra, por diversos motivos. Los contratos con las editoriales, sin embargo, suelen comprometer dichas obras por varios años, a veces, demasiados. Una vez terminado el contrato, el autor ha de decidir qué camino llevará aquel ensayo, poemario, libro de relatos o novela que tantos quebraderos de cabeza le ha dado. Algunos buscarán una nueva editorial en la que publicar. Otros, como Lucía Etxebarria, emprenderán la aventura de la autoedición con una de sus obras más emblemáticas: Amor, curiosidad, prozac y dudas. Precisamente el libro que comentaremos a continuación.

Cristina, Rosa y Ana son tres hermanas bien dispares marcadas todas ellas por el abandono de su padre cuando eran unas niñas. Mientras que Cristina, la camarera adicta al sexo, se lamenta por la pérdida del que ella cree su gran amor, Rosa lo hace por una vida esclava del trabajo y la posición social, y Ana por vivir un matrimonio convencional en el que no existe el amor. Las tres hermanas, siempre enfrentadas de una u otra forma, deberán llegar a un entendimiento para poder seguir adelante con sus vidas.

La genética es un misterio, una lotería que nos hace parecernos a nuestros hermanos o, por el contrario, ser muy diferentes a ellos. Este es el caso de Cristina, Rosa y Ana, tres mujeres adultas con vidas dispares y distintas formas de pensar, enfrentadas simplemente por ser diferentes a pesar de ser miembros de una misma familia marcada por la brusca desaparición de un padre muy querido.

Esta es una novela narrada en primera persona por sus tres protagonistas donde no pasa nada y pasa todo. Cristina se lamenta de haber perdido a Iaian, Rosa vive frustrada por seguir soltera a su edad y atada al trabajo y Ana no puede salir de la depresión en la que su matrimonio la ha sumido. Ninguna de ellas parece tener un objetivo claro en la vida. Tampoco parecen querer encontrarlo. Tan solo ayudándose entre ellas encontrarán su verdadero destino.

Amor, curiosidad, prozac y dudas fue escrita a finales del siglo XX, lo que nos hace encontrar en su argumento algunas diferencias con la sociedad actual. Y es que, aunque nos cueste creerlo, en aquella época había más machismo que ahora y las mujeres tenían (teníamos) que soportar comportamientos que hoy en día sabemos de lo más inadecuados. Se trata esta de una novela feminista que denuncia la presión a la que las mujeres de cierta edad se ven sometidas: por tener una relación estable, por tener un buen trabajo, por ir siempre por el camino recto.

Amor, curiosidad, prozac y dudas, en definitiva, es una novela sobre tres hermanas que representan tres tipos distintos de mujeres. Tres roles que aún hoy en día se dan y que nos hacen pensar en la presión a la que se ven sometidas las mujeres, lo que queremos para nosotras y en cómo nos ve la sociedad. Y tú, ¿a qué esperas para conocer a Cristina, Rosa y Ana?

Cristina Monteoliva

jueves, 26 de agosto de 2021

Entrevista: JUAN GIL PALAO.

 

Queridos amigos de La Orilla de las Letras,

 

Retomamos la sección de entrevistas con la que nos ha concedido recientemente Juan Gil Palao, autor de Yecla, Murcia, en relación a su libro de relatos Por un paquete de Celtas, obra ganadora del X Premio Internacional Vivendia-Villiers de relatos. 

Aunque no publicó hasta 2013 su novela Hay cosas que tiran más, Juan Gil Palao escribió su primera novela a los 18 años, La Sierra del Cuervo. A esta le siguieron Vulpes (1994), Aracil (1998) y la ya mencionada Hay cosas que tiran más (2004). Después de ver publicada una primera obra, llegarán las publicaciones de los libros de relatos Cuentos, leyendas, vivencias e historias de miedo, Mucho más que un sueño y su novela Aracil. Además, varios de sus microrrelatos y relatos han sido seleccionados para participar en diversas antologías. Con el libro Por un puñado de Celtas resultaría ganador del X Premio Internacional Vivendia Villiers de relatos.

Una vez hecha esta breve introducción, os dejo por fin con las palabras del autor que nos ocupa:

 

Los escritores solemos ser también grandes lectores. ¿Qué tipo de libros te gusta leer?

Leo un poco de todo. Ensayo,  algo de poesía,  libros de relatos, y novelas.  De géneros muy variados. Pienso que hay que leer de todo y de todo se aprende. Aunque siempre me he inclinado más por las novelas de aventuras, últimamente leo bastante ensayo y libros reflexivos.

 

¿Qué ha de tener para ti un buen libro?

Principalmente que entretenga y sobre todo que enganche al lector, que lo atrape y que la narrativa sepa mantener despierta su atención.

 

¿Cuál es el último libro que has leído?

Castilla, lo castellano y los castellanos. De Miguel Delibes.

 

¿Cuándo comenzaste a escribir?

Yo diría que desde que aprendí con la caligrafía nunca he dejado de escribir, de adolescente ya hacía mis pinitos y los primeros amagos de relatos. Escribía cuadernos de campo, anécdotas, vivencias, reflexiones. Hasta que a los dieciocho años, cumpliendo el servicio militar voluntario en un puesto de socorro de carretera de la Cruz Roja, me puse a escribir mi primera novela, La Sierra del Cuervo, la cual a fecha de hoy permanece inédita,  a partir de ahí fue constante,  escribí mi segunda novela, Vulpes, también inédita, y comenzarían a fluir muchos relatos y mis hasta ahora dos novelas publicadas: Hay cosas que tiran más y Aracil, una novela sobre el acoso escolar y un regreso a los años ochenta.

Había años que escribía poco, años que escribía mucho, y años en los que no escribía prácticamente nada. También escribía muchos textos satíricos, en clave de humor, para hacer reír a los amigos. Escribía por impulso, pero no me preocupaba de publicar, tras algún vano intento o la participación en algún certamen literario los textos se quedaban en el cajón. Hasta que a finales de 2013 salió publicada la novela Hay cosas que tiran más, cambiando así mi expectativa. Pues a partir de ahí irían viendo la luz otros libros y me animaría a escribir más.

©Juan Gil Palao.

 

¿Dónde encuentras la inspiración?

En la vida misma, en el día a día, en lo que veo, en lo que me cuentan, en lo que vivo, cualquier cosa puede dar pie a un relato o una novela disparando la imaginación y mezclando ideas y vivencias. También mi trabajo en la administración de justicia me ha hecho ver indirectamente muchos casos y situaciones que han dado pie a un relato.

 

¿Qué supuso para ti ganar el X Premio Internacional Vivendia-Villiers de relato con Por un paquete de Celtas?

Pues te lo puedes imaginar. Primero una sorpresa, y después una satisfacción enorme el pensar que un jurado valorara y  reconociera de esa manera un trabajo, algo que me decía que merecía la pena escribir y que no debía de hacerlo mal. Fue inesperado, yo no le tenía fe a los certámenes, y esto me sorprendió. Ha significado un antes y un después, y ha cambiado  mi forma de ver las cosas al pensar que un jurado haya valorado este conjunto de relatos y  premiado entre tantas obras de tantos países.

 

¿Cuánto tiempo tardaste en recopilar todas las historias de este libro?

Los relatos se van escribiendo de forma individual a lo largo del tiempo, hasta que llega el momento de recopilarlos y sacarlos publicados en un libro. En mi anterior libro de relatos, titulado Mucho más que un sueño,  se recopilaron relatos escritos a lo largo de más de veinte años. Pero sin embargo en Por un paquete de Celtas, todos los relatos, salvo uno, fueron escritos después de la publicación de Hay cosas que tiran más, es decir,  desde  2014 hasta unos meses antes de la presentación al certamen literario.

©Juan Gil Palao.

¿Siempre supiste que acabarías componiendo un libro con los relatos de Por un paquete de Celtas?

Sí. Además el relato que da título al libro, Por un paquete de Celtas, creo que fue el primero que escribí de todos los que componen el libro, y me daba la sensación de que sería el eje de un libro de relatos. Pues en este libro los relatos son variados pero todos, o casi todos, tienen como elemento común la violencia. Así que, viendo que guardaban relación, los recopilé en el orden en que han salido publicados en el libro.

 

Con respecto a los relatos, ¿por qué hablar de la violencia?

Porque la violencia es un gran mal, porque no conduce a nada bueno, y por cómo está la sociedad de hoy en día. En este libro he querido hacer un alegato contra la violencia. Primero quise poner de manifiesto la gran lacra que es la violencia de género, pero también sacar o denunciar la situación injusta que sufren muchos hombres con la aplicación de la ley que pretende combatirla. Así que también me extendí a la violencia doméstica y a cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, para enfocarla así desde todos los perfiles y todos los puntos de vista. Después me extendí a otros tipos de violencia como la producida por la adicción a las drogas o los fanatismos. Y también saqué el maltrato animal. Después ya trataba otros temas, como el amor y el desamor, reflexiones sobre el paso del tiempo y el regreso del pasado, crisis, explotación infantil, naturaleza, y finalmente guerra civil y memoria histórica. Haciendo así un libro muy variado.

 

¿Cuáles de estas historias se basan en hechos reales y cuáles son totalmente inventadas?

Creo que todas llevan una mezcla, parten de un hecho real  visto, vivido o contado y se juega con la inventiva mezclando casos y situaciones. El relato que más inventiva lleva es El autillo, pues fue algo experimental, que se me ocurrió yendo en bicicleta por un paraje muy solitario y vi un coche oscuro, peladeando me surgió la idea y disparé la imaginación para crear esta historia ficticia con un amago de suspense.

 

¿Qué historia de este libro te ha costado menos escribir?

Todas me han costado más o menos lo mismo,  las que menos me han costado han sido las más cortas: Sacar la peineta, ¿Tú, de qué vas? y Amor virtual.

 

¿Crees que se habla poco de las denuncias falsas por malos tratos?

Sí, se habla poquísimo, porque hablar de ellas parece que no es políticamente correcto.  Pero en este libro más que hablar de denuncias falsas se pone de manifiesto las situaciones injustas que se producen con la aplicación de la ley de medidas de protección integral contra la violencia de género, y la enorme complejidad de este tema. Pues siguen muriendo mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas,  muchas de ellas sin existir denuncias previas y ningún tiempo de protección,  y por otro lado, cientos de hombres que habitualmente no son agresores ni agresivos sufren el rigor de una legislación que pretende combatir esta terrible lacra.  También cuesta creer y asimilar que haya personas que se aprovechen de cierta manera de esta ley.

 

©Juan Gil Palao.

 

¿Qué esperas que encuentren los lectores en Por un paquete de Celtas?

Espero primero que se entretengan y disfruten con la lectura, y después que reflexionen sobre el mensaje que pretendo dar con los relatos que componen este libro y saquen sus conclusiones.  

 

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en marcha?

Pues sigo teniendo aún mucho material inédito, que iré poco a poco sacando al público. Pretendo publicar la novela La Sierra del Cuervo,  que fue la primera y la cual he reescrito y adaptado sin perder su secuencia inicial. También me planteo reeditar el libro Cuentos, leyendas, vivencias e historias de miedo, para darle más distribución y difusión. Tengo una novela en marcha que alguna vez terminaré y remataré para publicarla. Y muchos relatos que van surgiendo espontáneamente y que alguna vez recopilaré en otro libro y saldrán al púbico.

 

¿Te gustaría añadir algo más antes de terminar esta entrevista?

Respecto al libro que nos ocupa, Por un paquete de Celtas, decir que son relatos variados que, aunque puedan parecer duros por los temas que tratan, siempre tienen su punto de reflexión, su mensaje de esperanza y su buen sabor.

GRACIAS.

 

Muchas gracias a ti, Juan, por tu tiempo, tus palabras y tus fotos personales. Esperamos que te vaya tan bien con este libro como con todas tus obras publicadas, ¡y por publicar!

Y a vosotros, amigos de La Orilla de las Letras, gracias por estar una vez más al otro lado de la pantalla. Ya sabéis: ¡a leer!

Cristina Monteoliva

Reseña: POR UN PAQUETE DE CELTAS, de Juan Gil Palao.

 


¿Por qué después de tantos miles de años de evolución la violencia sigue ligada al ser humano? ¿Somos de verdad violentos por naturaleza? ¿Es posible acabar con el impulso violento de una persona con una educación adecuada durante la infancia? ¿Por qué nuestras sociedades no son capaces de erradicar la violencia? Estas y otras muchas preguntas me las hago después de la lectura de Por un paquete de Celtas, el libro de relatos de Juan Gil Palao ganador del X Premio Internacional Vivendia-Villiers de relato. Si quieres saber qué contiene este libro, no tienes más que seguir leyendo esta reseña.

Por un paquete de Celtas es un volumen compuesto por un total de quince relatos de extensión variable, con un tema que, si bien no en todos los relatos es el principal, sí podemos decir que es común a todos ellos: la violencia.

Otro rasgo unificador que encontramos en este libro es el estilo. Y es que aunque los relatos estén en primera o en tercera persona, suelen presentarse escritos en estilo indirecto (salvo contados diálogos), dándonos, generalmente, información muy completa de la vida del protagonista de turno (la narración a veces se remonta a la infancia o adolescencia para, más tarde, traernos al fatídico presente del individuo).

El libro comienza por el cuento que da nombre a un libro: Por un paquete de Celtas, una historia en la que nos encontramos con el hijo de un maltratador al que más adelante acusan injustamente de serlo. Un relato de temática similar será precisamente el siguiente en la lista, Asturias, patria querida, si bien en esta ocasión las cosas acabarán muy mal para su protagonista. Por otro lado, en El lechero nos encontramos con la historia de un hombre que tuvo que sufrir a una madre dominante en la infancia y la juventud y, más tarde, a una mujer maltratadora que acaba acusándole a él de lo mismo.

Princesa es un relato en el que nos encontramos con una mujer que es maltratada por su príncipe azul. Por otro lado, nos encontramos que en La amiga de Braulio la mujer de la que se enamora el protagonista de la historia anda siempre buscando a su príncipe azul sin ver que su hombre ideal es su amigo de toda la vida. Otros relatos que nos hablan de relaciones de pareja son: ¿Tú, de qué vas?, una pieza en la que la adicción a la cocaína del marido y las obsesiones delirantes de su caprichosa mujer acaban con la salud de uno de ellos; y Amor virtual, una historia en la que un hombre marcado por una relación tóxica acaba encontrando el amor de forma virtual (real, más adelante).

La violencia en el ámbito familiar puede darse de muy diversas formas, tal y como vemos en: El de los caliqueños, un cuento en el que un hombre muy querido en su comunidad es tratado mal por uno de sus hijos; y La sartén por el mango, un relato que trata la violencia que los hijos adolescentes infringen sobre sus progenitores.

La violencia no está solo en el ámbito doméstico, como vemos en Sacar la peineta, un relato sobre la gente que pierde los nervios, y algo más, en la carretera.

El autillo es el único cuento que juega con la fantasía en este libro al presentarnos una historia en la que una conmoción cerebral le juega una mala pasada a su protagonista.

Canela nos habla de tiempos no tan lejanos en los que el maltrato animal era de lo más común. Por suerte, en aquella época también existían los finales felices.

El peuque azul va sobre una mujer fusilada en tiempos de postguerra por dar refugio a rebeldes contra el franquismo.

Los dos últimos relatos de esta antología son también dos de los más entrañables de todos ellos: La vida fue un soplo, una historia sobre un inmigrante que se pasó la vida solo trabajando; y Cabeza de Chorlito, un cuento que nos habla de los recuerdos y la sabiduría de un abuelo.

Por un paquete de Celtas, en definitiva, es un libro que nos invita a reflexionar sobre el mundo en el que vivimos, uno en el que la violencia está muy presente, aunque a veces oculta, en muchos hogares y momentos. Un volumen compuesto en su mayoría de historias duras, pero necesarias precisamente para despertar las conciencias y conseguir que sigamos evolucionando, pero para mejor. Una obra que está esperando a que la descubras, con sus luces y sus sombras, para, sin duda, sorprenderte.

Cristina Monteoliva

sábado, 21 de agosto de 2021

Reseña: FAUSTINO CHACÓN. DETECTIVE PREJUBILADO E ILUSIONISTA, de Nicolás Caicoya.

 

Todos necesitamos un poco de buena magia en nuestras vidas. El problema es que no todo el mundo aplica la magia con buenas intenciones. Algunos la utilizan incluso para cometer crímenes. ¿Qué se puede hacer entonces? Contratar a un mago detective para encontrar al mago criminal, tal y como vemos en Faustino Chacón. Detective prejubilado e ilusionista, la novela de Nicolás Caicoya de la que hablaremos en esta reseña.

Madrid, finales de los 80. La policía judicial se enfrenta al caso más misterioso de la historia del cuerpo: una serie de personas han muerto por combustión espontánea, supuestamente a manos de un peligroso criminal. Para resolver el caso, la policía tendrá que contratar a Faustino Chacón, un detective prejubilado que se dedica, junto a su nutrido grupo de amigos y ayudantes, al ilusionismo. Al curioso grupo se unirá la policía judicial Juana. ¿Conseguirán entre todos dar caza a un asesino que les tiene contra las cuerdas?

La acción nos sitúa en el analógico Madrid de 1989. En este tiempo y lugar nos encontramos con el asesino de los cuatro elementos, el mismo que se hace llamar Sombra. Este criminal hace que sus víctimas parezcan morir de combustión espontánea. Y es que nuestro asesino no es uno cualquiera: se trata de un poderoso mago que no dudará en poner todos los obstáculos posibles a aquellos que le persigan: nuestros héroes.

La novela se llama Faustino Chacón. Detective prejubilado e ilusionista. Sin embargo, pronto nos daremos cuenta de que se trata de una obra coral en la que Faustino, ese tipo inteligente y elegante de oscuro pasado, tiene tanto peso como sus múltiples compañeros: Juana, la enérgica policía judicial oriunda de Vallekas, con k, y fan de Alaska y Dinarama; Dorie, la maga de pequeño tamaño y gran corazón; 3lit3, el joven informático; el tío Félix, un tahúr gitano de lo más avispado; Corocotta, el falsificador de arte; Chófer, la mujer china; Manolo, el faquir; la periodista Vanessa; el controvertido inspector Chamorro y la niña Ariadna.

Por si no tuviéramos suficiente con tanto personaje, nos encontramos con un narrador con cierto afán de protagonismo. Este ser invisible es tremendamente parlanchín, de manera que siempre está dispuesto a ofrecernos digresiones y referencias cinematográficas, históricas, mágicas y literarias de lo más variadas.

Gracias a las ya mencionadas digresiones, conoceremos mucho mejor a los personajes mientras intentan dar caza al asesino. Así, a lo largo de la trama sabremos, entre otras muchas cosas, del pasado de Juani y su problemático padre, del de la encantadora Dorie o del de Faustino, quien una vez tuvo un hermano gemelo llamado Fausto, por ejemplo.

El tiempo pasa deprisa y hay que coger al asesino mientras este sigue matando. En esta historia predominan la magia y la acción desenfrenada. A veces, nuestros personajes se ven obligados a cometer acciones totalmente disparatadas, como robar un valioso cuadro de Goya. El sentido del humor, mientras tanto, no puede faltar. Pero, ¿y si el asesino sigue yendo por delante de nuestros entrañables amigos? ¿Podrán por fin darle caza?

Faustino Chacón. Detective prejubilado e ilusionista, en definitiva, es una original novela negra de ritmo trepidante, personajes curiosos y final insospechado que hará las delicias tanto de los amantes del género como de todos los interesados en el mundo de la magia en general. Emprende ahora esta aventura literaria con Faustino y sus amigos y descubre el valor de la amistad, la importancia de dar a tiempo con un buen truco de magia y los oscuros secretos que todos los personajes pueden ocultar. ¿O es que acaso no te lo vas a perder?

Cristina Monteoliva

domingo, 15 de agosto de 2021

Reseña: LAS DONCELLAS DE LA ESPÍA, de Ángeles Chozas.

 

Este verano del 2021 saltaba la noticia: el pueblo gaditano de Algar ha comenzado los trámites para convertir las charlas al fresco nocturno en patrimonio de la humanidad. Desde luego, es una tradición que no debería perderse. ¿En cuántos sitios se practica todavía? Y qué bien hacen a los que la llevan a cabo, pienso tras la lectura de Las doncellas de la espía, la novela de Ángeles Chozas que tanto tiene que ver con esta práctica. Si quieres saber algo más de esta historia, como siempre, no tienes más que seguir leyendo este artículo.

Lola, Juana, Cati y Pepa son cuatro amigas de la antigua aldea de Guadarranque. Una tarde, las cuatro se reúnen en la calle. Mientras cae el sol, se dedican a recordar la figura de Rosalinda Fox, una inglesa que llegó años atrás al lugar con la intención de revolucionar a sus gentes.

Rosalinda Fox llegó a Guadarranque (San Roque, Cádiz) en 1957, cuando ya contaba con treinta y nueve años de edad. Su azarosa vida había comenzado en 1908, en la colonia británica de Calcuta (La India). La joven hija de una familia acomodada (su padre era comerciante) se casaría con tan solo dieciséis años. Tras tener a su primer y único hijo, Rosalinda caería enferma y sería repudiada por su marido. Tras viajar a Inglaterra, Suiza y Portugal, entre otros lugares, acabaría en tierras españolas, ya como como la importante espía capaz de hacer cambiar, años atrás, el curso de la Segunda Guerra Mundial.

Las doncellas de la espía es el libro que nos cuenta la biografía completa de Rosalinda Fox. En vez de escribir un ensayo sobre la misma, sin embargo, su autora, Ángeles Chozas, nos la ha querido presentar como una novela con cuatro narradoras muy especiales: Lola, Juana, Cati y Pepa. Las cuatro amigas serían habitantes de la aldea de Guadarranque y conocerían bien a Rosalinda. Durante toda una tarde, cuando va cayendo el sol, se reunirían para rememorar su vida completa, destacando todo lo que Rosalinda Fox hizo por la aldea y que no se le supo reconocer en vida.

Gracias a esta novela, descubriremos que Rosalinda Fox fue una mujer que, como suele decirse, supo hacerse a sí misma. Tras ser repudiada por su marido, viajaría por todo el mundo, tendría importantes amantes y se convertiría en espía. Una vez en Guadarranque, se propondría crear una colonia inglesa del lujo al tiempo que mejoraba sustancialmente la calidad de vida de sus vecinos gaditanos. Por desgracia, acabaría sus días en el olvido. Un olvido del que podemos rescatarla ahora leyendo su biografía y reconociendo todo lo que esta gran mujer hizo a lo largo del siglo XX.

El texto viene acompañado por un buen número de fotografías de Rosalinda Fox de diversas fuentes lo que, sin duda, hace que conozcamos aún mejor al personaje y la persona.

Las doncellas de la espía, en definitiva, es una original novela histórica que nos da a conocer a Rosalinda Fox, una importante espía inglesa y un miembro destacado de la sociedad gaditana de su época que, sin embargo, ha visto como su memoria se ha ido desdibujando poco a poco en el tiempo. Adéntrate ahora en las páginas de su historia y no dejes que caiga del todo en el olvido.

Cristina Monteoliva

sábado, 14 de agosto de 2021

Reseña: UN PUENTE A PEULLA, de Eloy Galán.

 


La rutina puede ser un refugio para algunos; un lugar en el que esperar la muerte lentamente, para otros. Lo que está claro es que a veces esta se rompe de forma inesperada, tal vez para traernos algo mejor. Un viaje, por ejemplo. Uno que nos haga conocer a los demás y a nosotros mismos, como vemos en libros como Un puente a Peulla, la novela de Eloy Gayán de la que hablaremos a continuación.

El narrador y protagonista de esta singular historia de amor es un arquitecto que vive una vida rutinaria y aburrida en España por propia voluntad. Un buen día, recibe un mensaje de Beltrán, un chileno con el que compartió unas obras en Buenos Aires. El antiguo compañero le pide a nuestro hombre que acuda en su ayuda. Es preciso construir un puente sobre un lago chileno. Hasta allí nos desplazaremos con nuestro narrador para descubrir que se trata de un puente más metafórico que físico, una estructura que acerque a Beltrán a su amada Aylin. Pero, ¿por qué no es el propio Beltrán capaz de construirlo? ¿Qué impide que los amantes se encuentren? ¿Será posible que estos sean finalmente felices para siempre?

Existe en Chile un precioso lago llamado Todos los Santos que separada dos localidades: Petrohué y Peulla. En Petrohué nos encontramos con Beltrán, un hombre triste por la extraña desaparición de su amada, Aylin. A Peulla tendrá que ir nuestro protagonista y narrador (de nombre desconocido) en busca de Aylin. Allí descubrirá que la chica no se haya fugada, sino cautiva por su padre, el malvado Pedro Barrientos.

Nuestro hombre ha de servir de puente entre los amantes, convirtiéndose en más de una ocasión en el tercero en discordia en esta apasionante historia de amores desencontrados. También ha de conseguir que Pedro Barrientos, un hombre en esencia malvado marcado por su pasado dé su brazo a torcer para que los amantes puedan ser felices.

La novela nos hace viajar a una zona idílica de Chile, muy propicia, desde luego, para las historias amorosas. El magnífico paisaje será el escenario perfecto para esta relación a tres de futuro incierto.

Aquí no solo nos encontraremos con una exuberante vegetación que crece de forma descontrolada, sino también con una serpenteante y poética prosa que juega con los amantes.  

La historia nos hará conocer no solo a Beltrán, Aylin y nuestro narrador, sino también al torturado pueblo mapuche y a la misteriosa figura de Crisóstomo Saravia, un jesuita de vida apasionante que también, en cierta medida, marca el presente de Pedro Barrientos.

Un puente a Peulla, en definitiva, es una evocadora novela de amores, desamores, pueblos torturados y personas que han de salir de su rutina para ayudar a los demás. Una novela sin duda original y diferente a otras que pueden tratar temas similares que te está esperando para descubrirte su mundo. Y tú, ¿a qué estás esperando para viajar a Peulla?

Cristina Monteoliva


domingo, 18 de julio de 2021

Reseña: ESTO NO ES BAMBI, de David Pérez Vega.

 

La mayoría de universitarios sueñan con encontrar un buen puesto de trabajo acorde con su formación, si es posible, nada más acabar la carrera. Pensemos, por ejemplo, en estudiantes de empresariales. Si ese puesto de trabajo es, además, en una de las mejores empresas auditoras de España, el sueño se vuelve pura fantasía. Todos sabemos que, sin embargo, los sueños pueden fácilmente convertirse en pesadillas. Y si no, que se lo digan a los protagonistas de Esto no es Bambi, la novela de David Pérez Vega de la que hoy hablaremos.

La acción nos traslada a los comienzos del presente siglo. En esta época pocas son las grandes empresas auditoras de cuentas del mundo. Una de ellas trabaja en España: William Golding. A ella llegan cada año montones de candidatos, casi todos procedentes de las más prestigiosas universidades privadas. Los jóvenes comienzan con entusiasmo e interés los cursos de formación. Algunos incluso podrán viajar para seguir formándose a la sede de Chicago de la empresa. Una vez en su nuevo puesto de trabajo, sin embargo, todos se toparán con la cruda realidad: jornadas maratonianas de trabajo, incomprensión por parte de los jefes, prácticas del todo dudosas, competencia desleal entre compañeros…

Marta María Lindsay, Carmen, Alfonso, Nerea, Daniel y Javier son seis de los universitarios que fueron reclutados al mismo tiempo por parte de la compañía. Los seis pasaron por el curso de contabilidad en Madrid, aunque no todos fueron después a completar su formación en Chicago. Todos comenzarían con ganas el trabajo, con dispares resultados al cabo del tiempo.

En esta novela veremos cómo cada uno de nuestros protagonistas pasa por una distinta fase. Así, todo comienza con la pija Marta María Lindsay en el curso de contabilidad y acaba con el triunfador Javier, cuando muchos de sus compañeros se han quemado con el trabajo y la empresa ha sido absorbida por otra al estallar un importante escándalo financiero relacionado con la misma.

Marta María Lindsay es una pija con una forma muy peculiar de hablar; Carmen es una joven religiosa que sueña con salir con un compañero de trabajo; Alfonso es el chico ambicioso consciente de los orígenes de su familia; Nerea es la chica que estudió, a diferencia de la mayoría de sus compañeros, en una universidad pública y no se sabe todavía cómo encajar en el grupo; Daniel es el escritor que definitivamente nunca debería haber empezado a trabajar en la empresa; y Javier es el hombre triunfador que acabará viendo cómo todo se desmorona a su alrededor.

¿Qué tienen en común nuestros seis personajes, además de trabajar todos en el mismo lugar? Las grandes empresas son mastodónticas máquinas de hacer dinero. No hay que olvidar que en ellas, sin embargo, trabajan personas. Las personas nunca podrán ser máquinas, como bien sabe David Pérez Vega. Las personas tienen sentimientos, son imperfectas, y así las vemos aquí: con sus maneras características de expresarse, sus anhelos, sus aspiraciones y todos esos pequeños detalles que nos hacen a todos únicos.

Si bien todos los personajes me parecen destacables por sus cualidades, a mí el que más me ha gustado de todos ellos es Daniel, el futuro escritor que tanto se parece al autor de esta obra (ya que David Pérez Vega se ha basado en su propia experiencia de juventud a la hora de escribirla). Daniel es un joven que no entiende bien qué hace en la empresa, por qué le hacen trabajar tanto y qué tiene que hacer para contentar a sus jefes. Daniel sueña con escribir novelas literarias mientras averigua que la labor de los auditores no consiste en otra cosa que en hacer que las cuentas de los clientes no tengan contradicciones internas, es decir, que no se note mucho que le están mintiendo al fisco. Daniel es inteligente a la par que inocente: el chico que despierta a la realidad para darse cuenta de que no todo es siempre más complejo de lo que las mentes idealistas creen, sino también, más cruel. Daniel, en definitiva, es el más consciente de todo lo que pasa a su alrededor de todos ellos.

Llegados a este punto, cabe preguntarse: ¿de qué va en realidad obra? Esto no es Bambi es una novela satírica con seis narradores distintos (nuestros seis protagonistas) en la que, además de humanizar al sector, concretamente, a los empleados del mismo, el autor viene a destacar la impunidad con la que tanto tiempo se hicieron (mal) las cosas, los acuerdos que tomaban las empresas auditadas y las que las auditaban y, sobre todo, la esclavitud del sector. Y es que lo que desde fuera puede parecer una maravilla, un trabajo estupendo en una gran empresa, en realidad es prácticamente una condena a trabajos forzados. Los empleados del sector son reclutados jóvenes, formados en clases que duran muchas horas y animados a estar siempre los unos con los otros para estrechar los lazos con la empresa. Una vez incorporados a su puesto de trabajo, el auditor de cuentas ha de ver cómo su pelo se va día tras día por el desagüe por culpa del estrés que supone trabajar hasta dieciséis horas al día, dormir poco y alimentarse peor. ¿Que el sueldo merece la pena? Solo para los que están en los escalones más altos. Mientras tanto, los pececillos del fondo han de matarse entre sí para seguir escalando posiciones. O rendirse y marcharse a otra empresa.

Esto no es Bambi, en definitiva, es una original obra sobre el mundo de las grandes empresas. Se trata esta de una novela con la que despertar conciencias, pero también con la que divertirse. Una historia con la que plantearse el mundo en el que vivimos y tomar una decisión: ¿estamos o no de parte del capitalismo más salvaje?

Cristina Monteoliva

domingo, 11 de julio de 2021

Reseña: LOS GUARDIANES DEL FARO, de Emma Stonex.

 


¿Supera la realidad la ficción? Lo que está claro es que, en muchas ocasiones, la inspira. Pongamos por caso la extraña desaparición de unos torreros en un faro en medio del mar. ¿No creéis que este caso sin resolver podría dar para muchas historias? Al menos sí para una: la que conoceremos en Los guardianes del faro, la novela de Emma Stonex de la que hablaremos a continuación.

Todo empieza en Cornualles, a finales del año 1972. Era la víspera de Año Nuevo y todo estaba listo para el relevo en el faro de la Roca de la Doncella, en medio del mar. Una vez que llegó el barco con el nuevo farero al lugar, sin embargo, todo fue confusión: los tres fareros que debían recibir a la tripulación del barco y a su nuevo compañero habían desaparecido, dejando tras de sí el faro cerrado por dentro, la mesa dispuesta para la comida y los relojes parados a una hora en concreto.

Veinte años más tarde, en 1992, el escritor Dan Sharp se propone resolver el misterio. Para ello, contactará con las mujeres de dos de los fareros desaparecidos y la antigua novia de un tercero. ¿Arrojará algo de luz el relato de las tres mujeres?

Esta es la historia de un misterio que quedará desvelado al final del libro: la desaparición de tres fareros en su puesto de trabajo. Los dos primeros, Arthur y Bill, estaban casados con Helen y Jenny, respectivamente; mientras que el tercero, Vince, tenía novia en el momento de la desaparición: Michelle.

La narración nos muestra diversas situaciones en dos épocas distintas: 1972 y 1992. En 1972 nos encontramos con las voces narrativas de los fareros, tres hombres bien distintos que ven cómo sus vidas personales se acaban entrelazando, hasta límites que en principio no podríamos sospechar. Los suyos son relatos intimistas, influenciados por el aislamiento que su trabajo les supone y los pensamientos que esto les hacen tener.

En 1992, por otro lado, nos encontramos con las narraciones de Helen, la mujer de Arthur; Jenny, la de Bill; y Michelle, la antigua novia de Vince. Helen, mantenía una relación un tanto distante con su marido, al tiempo que para Jenny, Bill lo era absolutamente todo. Michelle amaba a Vince, pero no pudo evitar casarse tras su muerte y seguir su vida.

Además de la desaparición de los fareros, pronto nos encontraremos con otras incógnitas que hay que resolver, como el por qué Jenny detesta a una Helen que no deja de mandarle cartas; el por qué todo el mundo sospecha de Vince al haber estado en la carta o si el invitado inesperado que apareció un buen día en el faro era o no un fantasma.

La intensidad en la trama crece por momentos, hasta que por fin conocemos la verdad. Pero, ¿es la que esperamos? ¿Es acaso la que las mujeres que se quedaron esperando a sus hombres se merecen?

Los guardianes del faro, en definitiva, es una interesante obra llena de intriga que nos sumerge de lleno en el claustrofóbico mundo de los fareros y la sufrida vida de las mujeres que han de quedarse en tierra esperando a sus hombres. Se trata esta de una novela donde nada es lo que parece, personajes llenos de complicados secretos y, por supuesto, un interesante misterio que finalmente queda resuelto. Y tú, ¿a qué esperas a descubrir lo que de verdad pasó con los fareros en vísperas de Año Nuevo?

Cristina Monteoliva