martes, 17 de enero de 2017

Reseña: LO QUE VES CUANDO CIERRAS LOS OJOS, de David Jasso.

Título: Lo que ves cuando cierras los ojos
Autor: David Jasso
Publica: Apache Libros
Páginas: 336
Precio: 18 €

¿Existen los legados malditos? ¿Podría alguien con sus palabras convencerte de que las cosas, tu existencia y la de los demás, no son como pensabas? ¿Te atreves a comprobar hasta donde llegan los límites de tu cordura? Si has contestado con un sí al menos a una de estas preguntas, tal vez deberías echarle un vistazo a Lo que ves cuando cierras los ojos, la novela de David Jasso de la que a continuación voy a hablarte.
Ernesto del Río parece un paciente más del caótico y triste psiquiátrico en el que está recluido. Los facultativos que le tratan y su compañero Nolasco, sin embargo, saben que no es así. Y es que Ernesto es un sujeto tan inteligente, que ha llegado a descubrir verdades ocultas para la mayoría de los seres humanos. Tras su fallecimiento, Nolasco será el encargado de difundir su terrorífico legado, además de añadir unas cuantas enseñanzas de su propia cosecha al manuscrito inicial. ¿Serán capaces aquellos que tengan contacto con el extraño libro de captar verdaderamente el mensaje y salir indemne después?
Este es un libro peligroso, nos viene a decir el texto que aparece allí donde deberíamos encontrar una sinopsis tradicional. Un libro que puede cambiar la percepción de la realidad de aquel que se adentre en sus páginas. De los efectos que puede producir en el atrevido a la par que incauto lector no se responsabilizan ni el autor ni el editor, así que si lo que buscas son emociones fuertes, un libro de terror inquietante, o al menos algo diferente, puede que esta sea tu novela.
Todo empieza en un psiquiátrico. Allí se conocen Nolasco y Ernesto. Nolasco es un tipo muy inquieto que se sabe peligroso. Ernesto, por el contrario, juega a parecer tranquilo mientras no para de darle vueltas a la cabeza. Antes de fallecer, Ernesto decide hacer de Nolasco el heredero de su particular cruzada contra el mundo que conocemos. Y Nolasco, por supuesto, acepta el reto.
La realidad es un conjunto de visiones más o menos subjetivas que a veces suman y otras, restan. Una novela que hable de conceptos como percepción, límites de la realidad e infinito no solo puede ser contada desde el punto de vista de un solo individuo. Lo que ves cuando cierras los ojos, por tanto, es una novela coral ya no solo por la cantidad de protagonistas, que son unos cuantos, sino también por el buen número de los narradores que nos acercan a la historia. Fundamentalmente, estos son: el inquieto Nolasco, incapaz de encontrar algo que verdaderamente le entretenga; el brillante Ernesto, convencido de poder enseñar a los otros lo que él ha aprendido; Mari, la chica que para poder beber y beber ha de vender sus besos; Hilario, el pobre desdichado que no consigue encontrar una solución a la ruina a la que le ha llevado su bar; Ely, la joven esclava de una engorrosa enfermedad que le impide buscar un trabajo mejor del que tiene; y Darío, el tipo tímido al cargo del piso tutelado al que algunos pacientes del psiquiátrico van a parar en busca de una reinserción social más bien imposible.
Lo que ves cuando cierras los ojos, en definitiva, es una obra original dentro de la literatura de terror fantástico y psicológico, no exento de sangre, que invita, gracias al legado de Ernesto y las reflexiones de todos y cada uno de sus personajes, a explorar los límites de la realidad establecida hasta rozar la locura. ¿Es posible salir indemne de una obra así? Te invito a que te atrevas a comprobarlo por ti mismo. Y ahora os dejo, que es la hora de jugar a las cartas en el salón común del psiquiátrico.
Cristina Monteoliva 

Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en

                      https://www.facebook.com/laorilladelasletras 


domingo, 15 de enero de 2017

Reseña: UNA VIDA MEJOR, de Anna Gavalda.

Título: Una vida mejor
Autora: Anna Gavalda
Traducción: Isabel González-Gallarza
Publica: Seix Barral
Páginas: 254
Precio: 18 € / 9,99 €

¿Sientes que llevas mucho tiempo conformándote con una vida que no te llena? ¿Te gustaría hacer algo diferente pero te atreves a dar el paso? ¿Le tienes miedo a un cambio que no sabes si será para mejor? Si has contestado con un “sí” a todas estas preguntas, tal vez va siendo hora de decidirte a hacer algo. Por lo pronto, para que te vayas animando con los cambios, que sin duda siempre serán para mejor si ahora no estás contento con tu pareja, trabajo, lo que sea, yo te recomiendo que leas Una vida mejor, el libro de Anna Gavalda del que hoy os vengo a comentar.
Mathilde tiene unos estudios universitarios a medio terminar, un trabajo que no le gusta pero que la ayuda a pagar las facturas y un piso compartido con unas gemelas inaguantables en París. La casa necesita unas reformas y las tres chicas han de poner una sustanciosa cantidad monetaria. Todo va bien hasta que Mathilde pierde su bolso en una cafetería con el dinero para la reforma dentro. Un desconocido será el encargado de devolvérselo. Pero, ¿qué más podrá hacer este hombre por ella?
Por otro lado, también en París, tenemos a Yann, un muchacho descontento tanto con su trabajo como con su vida de pareja. Una noche, sus excéntricos vecinos, una pareja con niños, le invitan a cenar. Durante la velada, Yann no solo descubrirá que sus vecinos no son lo que él creía, sino que se dará cuenta de que la felicidad a veces está mucho más cerca de lo que pensamos.
Mathilde y Yann, los protagonistas y a la vez narradores de los dos relatos largos o novelas breves que nos ofrece Anna Gavalda en Una vida mejor, no se conocen, pero tienen mucho en común: los dos son jóvenes, los dos viven en París, los dos parecen tener la vida más o menos arreglada y los dos están descontentos precisamente con esa forma de vida que prácticamente les ha venido impuesta.
Mathilde, como os decía antes, emplea su tiempo en un trabajo que no le gusta en vez de acabar sus estudios. La pérdida de su bolso y la posterior recuperación del mismo harán que su vida cambie por completo. Todo tiene que ver con el hombre que le devuelve el bolso, por supuesto. También debéis de dar por supuesto que no os puedo decir mucho más pues desvelaría la trama (mucho menos predecible de lo que parece en un principio, por cierto).
Yann, el segundo protagonista, vive su disgusto con la vida con más intensidad aún que Mathilde, de ahí que al conocer mejor a sus vecinos y sus historias sienta una mayor necesidad de cambiar lo que falla en su existencia, ¡y de qué manera! De las dos historias, para mí la suya es la más entrañable, tal vez por la presencia precisamente de esos vecinos extravagantes y encantadores.
Hacía mucho que esperaba una nueva obra de Anna Gavalda, la autora que me conquistó para siempre con su novela Juntos, nada más. Aunque no todas sus obras me han llenado tanto como aquella primera novela que leyera de ella, todas ellas tienen elementos que yo aprecio de verdad: una prosa original y propia, personajes cercanos y, sobre todo, esperanza. Mucha esperanza.
Y es que Gavalda gusta de presentarnos personajes rotos, tristes, hundidos. Como náufragos de su propia vida que han de encontrar un madero al que sujetarse, generalmente en la forma de otro personaje, un amigo, vecino o amante. En sus relatos hay drama, pero también situaciones muy divertidas y finales que te hacen creer que cuando te lo propones, todo es posible.
Una vida mejor, en definitiva, es una obra totalmente fiel a su propio título como a la literatura de Anna Gavalda que sus lectores conocemos y adoramos. Las dos narraciones que este libro nos ofrece, ancladas en la actualidad en la ciudad de París, nos hablan de la incomunicación, de la soledad, de la necesidad de buscar los mejores cambios en nuestra vida, del poder de la amistad y el amor y mucho más. Si os gustan las historias positivas que invitan a la reflexión sobre nuestras propias vidas, no dejes escapar esta lectura. Y si ya has leído antes algo de Anna Gavalda y te ha gustado, ¿a qué esperas para hacerte con este, su nuevo libro?
Cristina Monteoliva



Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en

                      https://www.facebook.com/laorilladelasletras 


lunes, 9 de enero de 2017

Reseña: PINCHES JIPIS, de Jordi Soler.

Título: Pinches jipis
Autor: Jordi Soler
Publica: Malpaso Editorial
Páginas: 160
Precio: 17,50 € / 6,99 € (e-book)

¿Eres un amante de la novela negra de la vieja escuela? ¿Echas de menos a esos héroes canallescos, con más defectos que virtudes, que descubren al asesino empleando métodos poco ortodoxos? ¿Estás buscando un crimen a la altura de tus expectativas lectoras? Entonces no lo pienses más y hazte ya con un ejemplar de Pinches jipis, de Jordi Soler. Si necesitas saber algo más de esta historia antes de convencerte para hacerlo, no dejes de seguir leyendo esta reseña. ¿Preparado? ¡Allá vamos!
El comandante Conejero está cenando en un restaurante con su novia, la guapa Julia Gis, cuando le avisan de un nuevo crimen del estrangulador de la media azul. Tras asesinar a una amiga de la mujer de un conocido locutor de radio, esta vez el asesino ha ido a por un colaborador del mismo en la emisora. La presión tanto por parte de la jefatura de policía como por el furioso locutor obliga a Conejero a buscar no solo botellas de whisky por docenas, sino también ayuda para resolver un caso que le llevará hasta  los lugares más insospechados. ¿Conseguirán finalmente el comandante y sus colaboradores encontrar al estrangulador antes de que cometa otro asesinato?
Emiliano Conejero, comandante en la policía de la Ciudad de México, es un investigador en la cincuentena con una adicción innegable al alcohol, una ex mujer a la que no soporta, un hijo al que apenas ve pero que de pronto quiere irse a vivir a su casa, una guapa novia a la que a veces ha de dejar plantada por culpa de su labor policial y un buen número de colaboradores tan singulares como él mismo.
Un asesino anda suelto y hay que atraparlo antes de que el asunto vaya a más. Utiliza una media azul para estrangular y parece obsesionado con un locutor de radio en concreto, hasta el punto de matar a personas de su entorno. Conejero, entre copa y copa, se las tendrá que apañar para atraparle, gracias a la ayuda de sus hombres, ¡y hasta de su hijo adolescente!
La mayor parte de la acción tiene lugar en la Ciudad de México, el lugar ideal para situar una trama tan llena de intriga como de humor como esta. Una Ciudad de México anclada en el presente, pero que hace el lector, irremediablemente, viajar al pasado. Y es que la personalidad de Conejero, su estilo y muchas cosas de las que nos encontramos en este libro hacen pensar en otros tiempos. Tiempos en los que los rudos detectives se enamoraban de mujeres fatales, el whisky corría alegremente, la acción era trepidante y la imagen era en blanco y negro.
Tal y como cuenta Jordi Soler, el autor de esta obra, en la solapa del libro, el comandante Conejero era un policía célebre ya hace treinta años, del que él, Soler, contaba sus peripecias a través de las ondas mediante piezas radiofónicas. Tras un tiempo sin narrar sus aventuras, nos encontramos con ¡Pinches jipis!, esta novela corta (demasiado breve, diría yo) que nos habla de la época madura de este policía de forma directa, humorística y a la vez oscura. La cuestión es: ¿a qué esperas para conocer a Conejero y sus hombres en esta nueva aventura? Si eres amante de las buenas novelas policiacas que divierten y dan que pensar, ¡no lo pienses más!
Cristina Monteoliva



Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en

                      https://www.facebook.com/laorilladelasletras 



viernes, 6 de enero de 2017

Reseña: GENTE QUE VIENE Y BAH, de Laura Norton.

Título: Gente que viene y bah
Autora: Laura Norton
Publica: Espasa
Páginas: 456
Precio: 19,90 € / 9,90 € (ebook)

La vida no para de darnos sorpresas, algunas gratas y otras, no tanto. Estas últimas a veces cambian nuestras vidas radicalmente. ¿Y qué hacemos cuando esto ocurre? Rendirse o luchar: no hay más opciones. O puede que las dos a la vez, pienso tras la lectura de la divertida novela de Laura Norton, Gente que viene y bah. Si queréis saber de qué va este libro, no tenéis más que seguir leyendo esta reseña.
Bea lo tiene todo para ser feliz: un buen trabajo en un buen estudio de arquitectura en Madrid,  un novio impresionantemente guapo y una boda a la vuelta de la esquina. Su mundo se viene abajo el día en el que descubre que las cosas no son tan maravillosas. Así, del trabajo están a punto de echarla, su novio le pidió matrimonio por pena y este, para colmo, se acaba liando con una presentadora de telediario de moda. ¿Qué hace nuestra protagonista cuando todo se le viene encima? Volver a la casa familiar en Cantabria, el lugar ideal no solo para encontrar todo el apoyo necesario para superar su separación, sino también para poner patas arriba las vidas de sus padres, sus hermanas y hasta de un guapo pelirrojo obsesionado en convertirla en la arquitecta de su hija pequeña. ¿Qué aprenderá Bea de esta nueva experiencia? ¿Volverá a Madrid tras unos meses o decidirá quedarse en el pueblo de Cantabria donde está toda su familia? ¿Pelirrojo viudo o novio infiel?
Bea, la narradora y protagonista de esta novela es una treintañera con un buen trabajo, un novio guapísimo y un futuro prometedor. El problema es que el futuro no está escrito, y de pronto ocurren cosas tan desagradables como ver que tu novio se lía con una guapa presentadora de televisión (de esas de las que salen en los programas del corazón), te despiden del trabajo y lo único que te queda es irte a vivir con tu familia a la casa de tu infancia en un pueblecito con mar y montaña en Cantabria. Una vez en el pueblo Bea, que es un torbellino tanto como narradora como actriz principal de su propia historia, va metiendo en problemas a todos los que la rodean. Unos líos muy divertidos de los que, por supuesto, todos acabarán saliendo bien. También en Cantabria conocerá al hombre pelirrojo que conduce un coche de alta gama de color rosa, es el encargado de un aserradero y tiene una hija pequeña que se niega a hablar. Diego, pues así se llama, es un viudo que haría cualquier cosa por su hija, aunque eso incluya pelearse muchas veces con la cabezota Bea. Ahora bien, ¿hasta dónde llevarán sus estúpidas riñas?
Aunque Bea es una chica encantadora, la verdad es que los secundarios son totalmente imprescindibles en este libro. Personajes como su madre, la sanadora que se alimenta de lo que le traen sus pacientes, porque no sabe cocinar; su marido, el marino mercante que se retira y no encuentra lugar en su propia casa; Irene, la hermana mayor y alcaldesa de Izquierda Unida, siempre tan preocupada por el pueblo; Débora, la más díscola de todas, a pesar de que todos creían que casándose con el bombero guapo del pueblo sentaría la cabeza; León, el menor de los hermanos, tan inteligente como valiente; y Fin, el hijo adolescente de Irene, instalado en una crisis existencial poco propia de su edad.
Gente que viene y bah, la segunda novela de Laura Norton, la ingeniosa autora de la ya famosísima No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas (también reseñada en este blog, por cierto), es una estupenda comedia romántica llena de momentos disparatados, maravillosos paisajes cántabros, clases de arquitectura y mucho más, que, en definitiva, nos muestra la historia de una mujer inteligente que había planificado su futuro junto a un novio y, por la infidelidad de este y la pérdida de su trabajo, ha de buscar un nuevo lugar en el mundo. Un lugar en el que se sienta más segura de sí misma, se valore por fin su trabajo y el amor… ¡No, no puedo deciros más! Si queréis saber absolutamente todo sobre esta historia, ya sabéis: ¡leed ya Gente que viene y bah!
Cristina Monteoliva



Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en

                      https://www.facebook.com/laorilladelasletras 


miércoles, 4 de enero de 2017

BREVE REPASO DE LO QUE FUE EL 2016



¡Feliz 2017, amigos lectores! Espero que hayáis comenzado todos el año con mucho ánimo y, por supuesto, con buenas lecturas. Seguro que la mayoría de vosotros hizo algún tipo de resumen del 2016 la última semana de diciembre, balance o como queráis llamarlo. Yo tenía previsto publicar este artículo entonces, pero al final no me fue posible. Si me permitís, os hablaré ahora de lo, en resumidas cuentas, fue para mí el 2016.
Los que sigáis este blog desde el comienzo sabréis que lo puse en marcha con el ánimo de poder combinar mejor mis labores como escritora y como reseñista. Mi anterior blog, La Biblioteca Imaginaria, me tenía totalmente agotada y necesitaba un lugar en el que poder publicar a mi ritmo sin preocuparme tanto por ciertos aspectos. Y así lo he hecho hasta ahora. El caso es que si miro los datos del blog del último año, me doy cuenta de que he trabajado en él más que nunca, ¡y también he escrito!
Los datos:

-         2016 fue el año en el que se publicaron más artículos en el blog desde su creación en 2013, un total de 136 (en 2015 fueron 95; 82 en 2014 y 92 en 2013).

-         De los 136 artículos, 91 han sido reseñas de libros (y no, no voy a hacer una lista de los que más me han gustado, que luego los autores de los libros que no han sido elegidos se me ponen celosos).

-         El blog ha aumentado en el último año sustanciosamente las visitas gracias, entre otras cosas, a la difusión de los artículos en redes sociales. Como siempre, os recuerdo que: Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en

                      https://www.facebook.com/laorilladelasletras 

Con respecto a mi carrera de escritora (esa que llevo en plan tortuga, sí), he de decir que aunque no he conseguido terminar la novela en la que llevo trabajando más de un año, tampoco puedo desanimarme. He escrito casi 300 páginas de esa obra durante el 2016 al tiempo que terminaba cuatro relatos, ¡todo un record para mí! (Hace tiempo que el relato y yo no nos llevamos muy bien). Dos de estos relatos se publicarán en antologías de este 2017, otro, Pulgas, aparece en El libro del perrillo solo y el cuarto, El nacimiento del monstruo, lo podéis encontrar en este blog. Por cierto, con este último relato participé en dos concursos. Huelga decir que no obtuve ningún premio, aunque sí casi 1000 lecturas en La Orilla de las Letras. Como han sido pocas las opiniones que he recibido hasta la fecha, me da por pensar que el relato le ha gustado a unas 10 personas y ha dejado indiferente (o no gustado en absoluto) al resto. Querido feedback, ¿dónde estás cuando los escritores te necesitamos?
En fin, que el 2016 fue un buen año, para qué os lo voy a negar. Ahora toca mirar al 2017 con ilusión, esperando encontrar en él buenas lecturas, nuevos amigos amantes de los libros y, por supuesto, un montón de historias que contar que, tal vez, algún día lleguen a vuestras manos (y no os parezcan un espanto).
Y ahora, ¡a leer!


jueves, 29 de diciembre de 2016

La lista definitiva: LO MÁS VISTO EN 2016 EN LA ORILLA DE LAS LETRAS.

Después de todo un año ofreciéndoos listas de lo más visto del blog a través de las redes sociales, por fin publicamos la definitiva: ¡la anual! Atentos, que igual os lleváis alguna sorpresa:

10. Biografía imaginativa (III): Eduardo Martínez Abarca. http://laorilladelasletras.blogspot.com.es/2016/10/biografia-imaginativa-iii-eduardo.html

9. Reseña: El secreto de las beguinas, de Pedro M. Domene.



8. Reseña: En busca de la nada, de Víctor Ayllón.



7. Entrevista: Judith Bosch.



6. Reseña: Fractura, de Dioni Arroyo.



5. Reseña: La condición animal, de Valeria Correa Fiz.



4. Ni un solo perrillo solo.


3. El nacimiento del monstruo.

(Artículo publicado sin fotos o ilustraciones) 

2. Entrevista: Víctor Ayllón.


1. Entrevista Esther Recio.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Entrevista: EDUARDO LAPORTE

Queridos amigos de La Orilla de las Letras,

las navidades y el fin de año se acercan. Muchos de vosotros podréis disfrutar de unos cuantos días de vacaciones. Yo, sin embargo, sigo aquí, al pie del cañón, dispuesta a recomendaros libros para leer tanto en estas fechas como el resto del año. También para ofreceros interesantes entrevistas, por supuesto. Como la que os traigo hoy al periodista especializado en cultura y escritor Eduardo Laporte.
Eduardo Laporte colabora en medios como Territorios, de Vocento; El viajero, de El País y Navarra.com, aunque sus textos más personales los encontraréis en su blog, http://www.elnaugrafodigital.com/
Su interés por la escritura autobiográfica no solo le ha llevado a publicar varias obras de este corte, sino también a fundar El Tayer, una escuela online en la que aprender todo lo necesario para escribir sobre uno mismo. Más información en: http://hazteescritor.blogspot.com.es/
Como escritor, su obra más destacada, hasta la fecha, es Luz de noviembre, por la tarde (Demipage, 2011). En 2016 ha publicado la interesante novela corta de corte biográfico La tabla. Hablamos con él de esta última novela, pero también de otros temas interesantes. Si quieres saber más, solo tienes que seguir leyendo:

¿Cuándo comenzaste a escribir?
Con ciertas pretensiones, a finales de noviembre de 2002. Acababa de dejar de fumar, estaba medio depre en un trabajo de comercial publicitario para una televisión que ni siquiera existía, y la literatura me dio una calma y una ilusión que necesitaba.

Ahora que todo el mundo está haciendo listas de las mejores lecturas del año, las mejores series, las mejoras borracheras, dinos, ¿qué autores NO han te han marcado ni como lector ni como escritor?
Te puedo decir libros que he dejado a medias, como La sombra del viento de Ruiz Zafón, pero también otros más de culto, como Matadero Cinco, que me pareció una marcianada en el que no entré, como al final me pareció demasiado delirante el París de Mario Levrero, autor que por otra parte creo que me gustará, en su fase más realista. Tampoco he podido, tras un par de intentos, con Onetti y creo que pasaré por esta vida sin intentarlo con Faulkner. Borges me resulta cansino y no entiendo la mitad de lo que leo de él.

Escritura autobiográfica: ¿por qué?
Porque, como decía Virginia Woolf, es la única que permite ir al tuétano de lo que somos. 



¿Escribirías una novela por encargo?
Sí, pero trataría de darle un sentido. Hacerla mía de alguna manera. Un periodista es un novelista por encargo. La tabla fue, en cierta manera, una novela por encargo, pero el encargo me lo hice a mí mismo. Y obedecía a unas necesidad no materiales sino personales, así que es un encargo raro.

Además de haber publicado libros autobiográficos, impartes como profesor en El tayer. ¿Cómo te surgió la idea de crear este servicio?
Intuí que podía haber gente interesada en lanzarse a escribir y que la autobiografía es un estadio de la literatura más accesible que la ficción pura y dura, por lo que quizás partiendo de ahí surgían nuevas voces. Lamento decir que desde los cuatro años que hace que empecé a dar esos cursos, no ha surgido ningún Roberto Bolaño de El Tayer. Sara M. Bernard amenaza con publicar en breve un libro potente. Estaremos atentos.

He leído por ahí (por Facebook, por supuesto) que normalmente tienes más alumnas que alumnos en El tayer. ¿Crees que las mujeres son más dadas a compartir su vida, sus sentimientos, experiencias, etc con los demás que los hombres?
Las mujeres tienen menos orgullo que los hombres y por tanto no vienen al mundo aprendidas, como creen muchos varones. También son más comunicativas, y en estos ‘tayeres’ hay un gran intercambio de comunicaciones, abrimos nuestras almas y se genera un ambiente de confidencias y de intimidad, en el mejor sentido de la palabra, muy rico que, en general, creo que valora más la mujer. Espero ir avanzando hacia cierta paridad, que siempre es más rico.

La anterior pregunta me lleva a la siguiente: ¿qué piensas de la literatura masculina calificada recientemente como cipotuda[1]? ¿Puede considerarse un fenómeno aislado o se trata de algo más serio?
El término es un hallazgo y, a parte del puñado de nombres que se cita en el artículo, es un estilo que veo a menudo en amigos de Facebook, más o menos vinculados a la literatura o el articulista. Tiene que ver con un deseo de acotar la realidad de una manera maximalista, esto es así y punto cojones, que lo cierto es que me resulta antiliteraria, porque la literatura nace de lo sutil y de la invitación a la duda, no de una proclama por mis santos cojones, aunque se esté afirmando que las hortensias son las flores más bellas del mundo, pero sin ponernos estupendos, por favor. El cipotudo quiere tener siempre la razón y en eso se equivoca.



Tu última novela se titula La tabla. Te preguntaría cómo se te ocurrió escribirla, pero es algo que queda bastante claro al comienzo del libro. Mi duda es: ¿crees que se te hubiera ocurrido escribirla si hubieras tardado menos en llegar a la cala almeriense a la que pretendías llegar aquel caluroso día?
No creo que una sola circunstancia provoque otra. Napoleón perdió en Waterloo por doscientas razones, entre ellas la nieve. Cierto desasosiego al verme en el mar, tras esas horas de errancia extraña por parajes extraños, me hicieron acordarme de la historia de Xabi y me pareció que podía ser un reto literario interesante. Además, surgía de la curiosidad, que es de donde tienen que surgir los proyectos literarios.

En esta novela corta hablas, de naufragios, tanto reales como metafóricos. El real fue el de un chico llamado Xabi el 16 de abril de 1990. ¿Cuándo supiste de este caso?
Xabi iba al mismo colegio que yo. Leí la noticia en la portada del Diario de Navarra, cuando su rescate, y siempre me quedaron ecos de su historia. Se decía que había vomitado sangre y que pasó una noche solo en el mar. Esos dos elementos me fascinaron y quise saber más.

¿Y qué hacías tú el 20 de abril del 90, por cierto?
Pues no estaba en la cabaña del Turmo, o el Turbo, sino empezando a hacerme un hombrecito, primeras caladas a cigarrillos, conversión en skater, cuando la fiebra noventera del monopatín, Steve Caballero, Powell Peralta, Tony Hawk… De hecho, me llamaban así, Tony Hawk, por el parecido con el famoso skater. Aunque también me decían Schuster… había pocos niños rubios entonces en Pamplona.



La historia de Xabi me ha parecido impactante, una historia que verdaderamente merecía la pena ser contada. ¿Por qué crees que en este país no miramos más hacia este tipo de historias y, en cambio, estamos tan pendientes de, por ejemplo, el peluquín de uno de los concursantes de Gran Hermano?
Muchas gracias, Cristina, me alegro mucho. Tenía el miedo de que, al ser tan breve, pareciera más una caricatura del género de la no ficción que un relato en sí, cuando en ningún modo quise hacer una parodia, cosa que por otra parte me parece una idea muy buena. Pero Xabi estuvo a punto de morir y con eso poca broma. En cualquier caso, hay que educar la sensibilidad, empezando por uno mismo, para apreciar más la historias con alma que la frivolidad de un Gran Hermano. Llega un momento en que te resulta indigerible, pero mientras el personal consuma esa pornografía televisiva en masa, pues habrá Gran Hermano para rato.

No desvelaré los motivos que te llevaron a escribir esta historia, eso tendrá que descubrirlo el lector que se anime con La tabla. ¿Te ha ayudado escribir este libro?
Sí, me ayudó a consolidarme en mi camino, tras un periodo de crisis, que significa poner en tela de juicio. Después de La tabla he seguido escribiendo con constancia y confío en poco a poco lo sembrado vaya dando frutos.

¿Qué esperes que encuentren los lectores en La tabla?
Un relato honesto de la encrucijada de dos personas, tanto Xabi como yo, que acabo volcando mis conflictos interiores en el libro, y un pequeño impulso de vida.

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en marcha?
En primavera se publicará un diario, que es un formato que me gusta, con reflexiones variadas que he preferido no publicar en Facebook sino reservar a ese terreno aún sagrado del papel. También estoy ultimando una novela sobre el dilema entre la virtud y el vicio que me gustaría publicar también en 2017.

¿Te gustaría añadir algo antes de acabar esta entrevista?
Me gustaría añadir que hay pocas listas para los libros que no publican las grandes editoriales y que nacen con una vocación menor, o con un impulso humilde. Es una pena que queden silenciados ante los grandes títulos, porque también hay perlas en ese ámbito. Como el libro de relatos ‘Koundara’ (ediciones Baile del Sol), de David Pérez Vega, que me parece de lo mejor que he leído este año.

Muchas gracias, Eduardo, por tu tiempo, tus fotos personales y tus respuestas. Coincido contigo en esto último: se le hace poco caso a los buenos libros que se salen del circuito de las grandes editoriales. Gracias también por ofrecernos tu lista de buenas lecturas del año.
Y a vosotros, amigos lectores, gracias por estar un día más al otro lado. En estas fiestas, ya sabéis: coged atracones de turrones, marisco y jamón, ¡pero también de buenos libros!
Cristina Monteoliva




[1] Véase En la era de la prosa cipotuda, artículo escrito por Iñigo F. Lomana el 21 de octubre de 2016: http://www.elespanol.com/cultura/libros/20161021/164863513_13.html

Reseña: LA TABLA, de Eduardo Laporte.

Título: La tabla
Autor: Eduardo Laporte
Publica: Demipage
Páginas: 104
Precio: 15 €

¿Por qué nos gustan tantos las historias sobre náufragos? ¿No son todas, al fin y al cabo, muy parecidas? ¿No encontramos, en casi todas ellas, a un hombre solo en medio del mar o el océano, sujeto a una tabla o sobre una barca que navega a la deriva? ¿No pasa siempre los protagonistas por un sinfín de penurias similares? ¿Y no acaban todas estas historias con la salvación del pobre desdichado? Y, sin embargo, no podemos dejar de leer estas historias o verlas en el cine. En ellas hay mucho más que sal, viento y heridas en las manos del protagonista. Si quieres saber qué es ese algo que nos fascina, te invito a que leas la excelente novela breve de Eduardo Laporte, La tabla: la obra de la que a continuación os comento.
Verano. Un hombre, periodista y escritor, camina en busca de una cala en la costa de Almería. Le han dicho que está cerca, pero por más que camina por senderos polvorientos, no consigue encontrarla. Mientras se desespera por hallar su destino, comienza a pensar en su situación actual. Su mente le lleva también a acordarse de una noticia antigua, de primavera de 1990. El texto hablaba del naufragio en costas catalanas de Xabier Pérez Larrea, un joven que contaba entonces con 17 años de edad y que estudiaba en el mismo colegio que el periodista y escritor. El muchacho que era entonces Xabier salió a hacer windsurf una mañana y no fue hallado hasta treinta horas después de que se declarara su desaparición. De pronto, el hombre siente la necesidad de conocer más sobre aquella historia y aquel muchacho. El resultado de su investigación y reconstrucción de los hechos es esta novela biográfica.
Las historias de náufragos, como decía al principio, son muy populares tanto en literatura como en el cine. Sin embargo, me da la sensación de que no sabemos mucho de los náufragos reales españoles. Aunque ha debido de haber muchos, ahora mismo no me viene a la mente ninguno, imagino que porque los medios de comunicación no les darían a sus historias gran importancia ni entonces ni pasado el tiempo. Fuera como fuese, hasta que me puse a leer La tabla no tenía ni idea de que un muchacho de tan solo 17 años tuvo la mala suerte de salir un día a hacer windsurf en una playa de Salou y no ser encontrado hasta el día siguiente, 30 horas después de su desaparición. ¿Merece su historia de desesperación y supervivencia nuestra atención? Desde luego. También aquello de lo que no nos suelen hablar otras novelas o películas: la dura recuperación que vino tras la salvación, el olvido, el recuerdo tras tantos años pasados desde la experiencia traumática…
La tabla nos habla de la historia detallada del naufragio de Xabier Pérez Larrea, pero no solo de eso. El libro comienza con el periodista y escritor en las costas de Almería y su necesidad de contar esta historia. Más tarde, nos encontramos con el narrador asumiendo la voz de aquel muchacho a la deriva sobre su tabla para, finalmente, volver de nuevo al narrador inicial. Se trata por tanto de una novela biográfica con dos protagonistas, ¿y cuántos naufragios?
Aunque me veo incapaz de adentrarme como escritora en el mundo de la narrativa autobiográfica, he de reconocer que el género conlleva un riesgo y, por ende, una valentía, al que no te enfrentas cuando escribes novela de ficción. Así, en La tabla, Eduardo Laporte no solo se mete en la piel de aquel joven que fue Xabier Pérez Larrea para intentar reflejar fielmente los sentimientos encontrados que el muchacho vivió, la soledad, la desesperación, etc, sino que también, al incluirse dentro de la narración, vuelca en el papel experiencias y sentimientos que otros no nos atreveríamos a confesar en un ejercicio de honestidad encomiable.
La tabla es una novela breve en extensión pero grande en vivencias reales, sentimientos, confesiones y enseñanzas de vida. Una obra a la que volver de vez en cuando para aprender lo que verdaderamente merece la pena y lo que no cuando sintamos un poco náufragos de nuestras vidas. Un muy buen libro, en definitiva cargado de rigurosa labor de investigación, buena literatura y esperanza que los amantes de las historias con sabor a auténtico no deberíais dejar escapar. Así que, ya sabéis: agarraos a esta tabla y dejaos llevar por las palabras de Eduardo Laporte.

Cristina Monteoliva



Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en

                      https://www.facebook.com/laorilladelasletras