miércoles, 25 de febrero de 2015

¿QUÉ DEMONIOS PASA CON EL DUEÑO DE MI CASA?

El otro día propuse un juego de escritura creativa en este blog: yo ponía la primera frase de una novela y vosotros teníais que continuar. El resultado de este ejercicio, al que yo también yo me sumé, es el siguiente: 

REGRESO EN ESTE MOMENTO DE VISITAR AL DUEÑO DE MI CASA. 
Ha vuelto a insinuarme que podría rebajarme considerablemente el alquiler si accedo a sus deseos. Pero no lo haré. Jamás. Apenas tengo dinero, eso es cierto. Pero me sobra orgullo. Y nunca, bajo ningún concepto, estaré dispuesto a volver a someterme a sus oscuras intenciones. Ya lo hice el mes pasado, y el anterior. Acepté entonces, pero no ahora. Juro que es la última vez que verá salir el sol un domingo por la mañana. Este auténtico depredador tiene una vida que no merece. Y yo se la voy a arrebatar. Ya tengo casi todo previsto. El mayor problema será deshacerme del cuerpo, pero en cuanto consiga un cacharro de esos que imprime cosas en 3D y me fabrique un arma, ya se me ocurrirá algo. De todas formas, nadie va a echarlo de menos. El muy cerdo no es que sea muy popular entre los vecinos, y...

¡No está nada mal! Pero, ¿qué va a pasar con el dueño de mi casa? ¿Os animáis a continuar o propongo otra frase? 

www.pixabay.com

2 comentarios:

  1. ...por si fuera poco, tiene la puñetera costumbre de escuchar discos de José Luis Perales a todo volumen. A las cuatro de la madrugada, normalmente. Sólo por eso ya merece ocupar un lugar destacado en el peor de los infiernos.

    ResponderEliminar
  2. Así que manos a la obra. Google fotos, carnet de instalador de Gas Natural, photoshop para incrustar mi cara pelín borrosa. Plastificado casero y a casa de su madre, que ve bastante poco. Siendo amable y recalcando que todo sale gratis se consigue mucho hoy en día. Si además mencionas que se le va a pasar el plazo de la revisión y que le va a caer una multa si se le pasa, pues te consigues camelar a la señora. Copia de la llave, vuelta a la casa de su Santa y la mejor de las sonrisas: "Todo en orden, señora. No hace falta ni siquiera que le comunique nada a su hijo, todo perfecto, cinco años para la siguiente revisión. Un placer". La posterior visita a ese antro en horario laboral del jodido dueño me ha permitido cerciorarme de ciertos datos altamente relevantes para mis oscuros propósitos: lo primero, que...


    (next)

    ResponderEliminar