miércoles, 20 de mayo de 2015

Reseña de EL SUEÑO DE BERLÍN. Ana Alonso y Javier Pelegrín.

Título: El sueño de Berlín
Autores: Ana Alonso y Javier Pelegrín
Edita: Anaya
Páginas: 120
Precio: 12 €

Todos tenemos nuestras pequeñas manías, nuestras pequeñas repeticiones o lapsus. Hay personas, sin embargo, que para estar tranquilas han de repetir palabras, actos, etc, constantemente. Estas personas sufren de trastorno obsesivo compulsivo. Precisamente el TOC es el punto de partida de El sueño de Berlín, la novela de Ana Alonso y Javier Pelegrín ganadora del XII Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil.
Ana es una chica de dieciséis años con un serio problema: el trastorno obsesivo compulsivo, también llamado TOC. Aunque todos sus compañeros de clase creen que Ana es una empollona normal, en realidad la chica ha de esforzarse por que no se den cuenta de las veces que ha de repetir una misma palabra para sentirse tranquila, lavarse las manos o salir o entrar de la clase. Todo cambia para Ana cuando se fija en ella Bruno, el nuevo chico del instituto. Él será el que la anime a atreverse a hacer cosas nuevas a pesar de su enfermedad. Como, por ejemplo, viajar a Berlín para ver la esfinge de Nefertiti.
Esta es una historia escrita a cuatro manos y con dos narradores distintos: Ana y Bruno.
Ana es una chica inteligente que sufre de TOC. Aunque en el colegio más o menos lo consigue disimular, su madre, superprotectora (y un tanto desagradable, dicho sea de paso), se niega a que Ana salga de su pequeño círculo de seguridad. Ana, por su parte, entiende que tiene que hacer cosas nuevas en su vida. Aunque no se atreva del todo a dar el paso.
Bruno es el chico nuevo del instituto.  En cuanto llega a clase, se fija en Ana. Al principio no sabe que le pasa. Pronto lo descubrirá. Entonces hará todo lo posible por ayudarla y por hacer que el sueño de Ana se cumpla.
El sueño de Berlín es una historia de superación y amor escrita con un estilo muy cercano. Gracias a esta obra, los lectores se acercarán un poco más a un tema tan poco tocado en nuestra sociedad como es el trastorno obsesivo compulsivo, desde dos puntos de vista distintos: el de la chica, en este caso, que lo padece; y el del chico que lo ve desde fuera y quiera ayudar a toda costa. Una novela ideal para que los más jóvenes tomen conciencia de que las diferencias en realidad no nos separan mientras pasan un rato de lo más entretenido.
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario