domingo, 13 de agosto de 2017

Y ESTO DE RESEÑAR LIBROS EN AGOSTO, ¿PARA QUÉ?

Agosto. Vacaciones. Calor. Mucho calor.La recuperación económica no ha llegado a todas las casas, pero sí a unas cuantas. Se nota en los bares, tan llenos de gente. En los supermercados, con esas largas colas que hay que soportar para pagar la compra. Se huele en el ambiente.
Luego está la gente que tiene que trabajar en verano. Algunos sé que solo lo hacéis en estos meses, y en las condiciones que os tocan. Porque, ya digo, la recuperación económica ha llegado: pero no a todas las casas y no siempre de la manera que nos gustaría, digan lo que digan en la tele.
Un año más, yo me quedo en casa en agosto (a cinco minutos a pie de la playa, que conste), leyendo tantos libros como siempre, o más. A veces las publicaciones en el blog tienen una reacción aceptable. Otras veces, no tanto. Entre los que os habéis podido tomar unas merecidas vacaciones y los que tenéis que echar horas en el bar, las hamacas de la playa o la oficina, ya sabe.  
Agosto era antes un buen mes para hablar de libros, y de lo que fuera. Todos estábamos más receptivos. O, al menos, eso es lo que me parecía a mí. Los tiempos han cambiado. También puede que lo que yo escriba no interese tanto. Ahora me pregunto si no estaría bien tomarse unas vacaciones por una vez. No hablo de vacaciones de unos días, sino de VACACIONES: un mes completo sin reseñar.
Pero entonces miro la montaña de libros. Por primera vez en mi vida de reseñista, creo que estoy a punto de conseguir quedarme sin un libro que reseñar a finales de mes. Todo un reto. Solo necesito un poco de fuerza de voluntad para no conseguir más libros antes de septiembre.
Ah, septiembre. ¡Pero qué ganas tienen de que lleguen algunos! A los editores y autores me refiero. Desde junio no dejan de llegarme avances de la nueva temporada. Unos boletines muy completos, y yo que los agradezco. Pero, la verdad, yo de aquí a una semana de verlos, no me acuerdo, y prefiero ir viendo poco a poco las novedades del otoño. Y seguro que reseño muchos de esos libros.
¿Y qué hay de los libros en agosto? No parece un buen mes para publicar, pero algo nuevo he visto en escaparates. Pero, bueno, es agosto, ¿y qué más le vamos a pedir al mes? Bueno, sí, yo voy a pedir una cosa. Una cosa sola: que, por favor, si alguien lee algún artículo del blog y quiere comentarlo, QUE POR FAVOR LO HAGA EN EL MISMO BLOG, Y NO EN MI MURO DE FACEBOOK.
Y esto de reseñar en agosto, ¿para qué? Bueno, creo que ya lo he dicho: para seguir restando ejemplares de la montaña de libros pendientes, para ver si alguno de anima a leer alguno de estos libros, para seguir leyendo yo también. Así que ahora, amigos, ¡a leer!
Cristina Monteoliva
¡Que leáis ya! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario