domingo, 6 de agosto de 2017

Reseña: ALMAS DE SEGUNDA MANO, de Christopher Moore.

Título: Almas de segunda mano
Autor: Christopher Moore
Traducción: Victoria Eugenia Horrillo Ledesma
Publica: Los libros del lince
Páginas: 368
Precio: 21 €

¿A dónde van las almas de los difuntos? ¿Se desplazan solas a su nuevo destino o necesitan una ayudita para alcanzar la paz? Imaginemos que es lo segundo, que existen unos encargados que, siguiendo las indicaciones de un libro, recogen las almas, las meten en objetos y luego las venden para que alcancen un nuevo destino. Supongamos también que de pronto los encargados de recoger las almas se descuidan y alguien aprovecha para robar las almas de los muertos con oscuras intenciones. Pues bien, este es precisamente el punto de partida de Almas de segunda mano, la novela de Christopher Moore de la que a continuación os voy a hablar.
Ha pasado un tiempo desde que Charlie Asher, el recolector de almas, perdiera la batalla contra las Morrigan, tres brujas de cuidado. Finalmente, sería su hija, Sophie, la niña iluminada, la que acabó con ellas después de que estas acabaran con Asher. Por suerte, la novia de Asher, la monja budista Audrey, consiguió coger su alma a tiempo, aunque la idea de meterle en el cuerpo de un pequeño engendro hecho con partes de distintos animales a Charlie no le parezca tan buena. Mientras Charlie se aburre como una ostra, sin poder comunicarse con su hija, algo insólito ocurre en su ciudad, San Francisco: los nuevos recolectores de almas se descuidan en sus funciones y alguien las roba con un oscuro fin. Todo se complicará cuando descubran que las Morrigan han vuelto y quién las está ayudando. Charlie y todos sus amigos tendrán que ponerse de nuevo en marcha. Pero, ¿conseguirán esta vez librarse por fin de tan malvados seres?
Christopher Moore es un autor conocido por sus novelas de ingenioso humor absurdo. Muchas de sus obras son muy fáciles de conseguir, ¡y económicas! Desde que La Fábrica de Ideas, la editorial que publicara un buen número de sus historias quebrara, estas pueblan las mesas de las librerías ambulantes veraniegas, aquellas que puedes encontrar en estaciones de autobuses, etc. Hacía mucho que no veíamos nada nuevo publicado de él. Menos mal que Los libros del lince han empezado a hacerse cargo de sus nuevas publicaciones en España para deleite tanto de los que sois fieles seguidores de Moore como los que, como yo, acabamos de adentrarnos en sus páginas.
Almas de segunda mano es la segunda aventura protagonizada por Charlie Asher, un recolector de almas con una hija muy especial, ya que ella, Sophie, es literalmente la Muerte. Su primera aventura podéis encontrarla en Un trabajo muy sucio, un libro que no he leído pero que sospecho que tendrá tanta acción y situaciones absurdas y divertidas como este que hoy os comento.
La acción de Almas de segunda mano transcurre un tiempo después de la primera parte de esta bilogía, y aunque, como ya os he dicho, no he leído el primer libro, lo que sí os puedo decir es que las malvadas a las que Asher y sus amigos se enfrentan son las mismas: tres brujas celtas con muy malas pulgas.
Este es un libro de situaciones tan absurdas como ingeniosas y originales, largos diálogos propios de la “sit-com” americana y personajes. Muchos personajes. Y es que a Charlie Asher no solo le acompaña Audrey, la monja budista que dejó el celibato por él, sino también su pequeña y malhablada hija Sophie (la mismísima Muerte); Jane, la hermana de Asher, y Cassie, su pareja (ambas encargadas del cuidado de Sophie); Lily, la telefonista sin poderes que vive frustrada por ello; Minty Fresh, el gigantón de color enamorado de Lily; Mike, un trabajador del puente de San Francisco que un buen día descubrió que podía hablar con los muertos; y un sinfín de actores que sin duda conoceréis, querréis u odiaréis una vez que os adentréis en las páginas de este libro.
De esta novela encuentro especialmente interesantes tanto la teoría de las almas que han de ser recogidas justo en el momento de la muerte para ser vendidas luego, como la alusión a la mitología celta y la subtrama protagonizada por Mike, el chico del puente. ¿Habrá un tercer libro en el que ambos elementos vuelvan a aparecer?
Almas de segunda mano, en definitiva, es una novela divertida, absurda y fantasmagórica con la que pasar un buen rato sin excesivas complicaciones, a no ser que seas un recolector de almas o una bruja Morrigan, claro. Si eres un asiduo de la literatura de Christopher Moore, no dejes de echarle un vistazo. Tampoco si este tipo de humor es lo tuyo. Seguro que el libro no te decepciona en absoluto. ¿Te atreves a comprobarlo?
Cristina Monteoliva

Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger (solo necesitas una cuenta gmail para ello) de este sitio o dale a Me gusta en

                      https://www.facebook.com/laorilladelasletras


No hay comentarios:

Publicar un comentario