sábado, 17 de diciembre de 2016

Reseña: LECTURAS DE LOS REHENES, de Yoko Ogawa.

Título: Lecturas de los rehenes
Autora: Yoko Ogawa
Traducción: Juan Francisco González Sánchez
Publica: Funambulista
Páginas: 256
Precio: 16 €

Viajamos por el mundo esperando descubrir cosas nuevas, comer platos deliciosos, olvidarnos de la tediosa rutina. Queremos pasarlo bien, volver cansados a casa después de tantos estímulos positivos. Por desgracia, a veces ocurren contratiempos durante esos viajes que con tanta ilusión emprendimos: pérdidas de equipaje, confusión con las direcciones, pequeños accidentes o enfermedades… Pero, ¿y si lo que nos encontráremos fuera un ataque terrorista que derivara en el secuestro del autobús en el que vamos de excursión por una zona montañosa? Si quieres conocer una historia con un punto de partida como este, no tienes más que hacerte con un ejemplar de Lecturas de los rehenes, el nuevo libro de Yoko Ogawa.
Siete japoneses de viaje en un país remoto. Siete personas que poco tienen en común, aparte de su nacionalidad. Los siete van en un autobús, junto al guía y el conductor, por una zona montañosa y mal comunicada, cuando de pronto son asaltados por un grupo de terroristas. Los terroristas capturan a los siete turistas y al guía y los llevan a una cabaña de cazadores. Al principio, la noticia tiene relevancia en los medios de comunicación. Pronto, sin embargo, todo el mundo se olvida de los pobres rehenes. Mientras tanto, estos intentan llevar el cautiverio lo mejor posible, incluso cuando uno de ellos cae enfermo. Por suerte, los terroristas dejan que la Cruz Roja Internacional venga a socorrerle. Son estos los que dejarán micrófonos ocultos que den conocimiento a la policía de lo que está teniendo lugar dentro de la cabaña, aunque no lleguen a entenderlo hasta el trágico desenlace. Y es que aunque todo podría haber acabado bien, al final los rehenes son asesinados por los secuestradores. Tiempo después, se sabrá que los escritos en mesas, tablas, etc que dejaron los turistas y su guía, además de las grabaciones, hablaban de episodios de sus vidas que deseaban contar a los demás.
Una diseñadora de interiores de cincuenta y tres años de edad, una profesora de repostería en una escuela de restauración de sesenta y uno, un escritor de cuarenta y dos, un profesor de oftalmología en la universidad de treinta y cuatro, un director de una fábrica de maquinaria de precisión de cuarenta y nueve, una empleada de una empresa de importación de treinta y nueve, un ama de casa de cuarenta y cinco y un guía turístico de veintiocho: estos son las ocho personas secuestrados durante su visita a un país lejano, con respecto a Japón, país de origen de Yoko Ogawa, la autora de esta obra y de estos personajes.
Durante su secuestro, tal y como se nos cuenta en el capítulo que hace de introducción y resumen de su trágica historia, estas personas se dedicaron a escribir convulsivamente en mesas, tablas, objetos, etc con los utensilios más inimaginables. Dos años después, como nos dice también este primer capítulo, estas historias, que también fueron grabadas magnetofónicamente por la policía sin que los captores ni los capturados los supieran, serán retransmitidas en una cadena de radio, a razón de una por noche. Tras la emisión de estas historias que nos hablan de anécdotas, episodios vividos en distintos momentos de la vida por estas personas y que, de una u otra manera, las marcaron para siempre, encontramos una narración final: la del policía que estuvo atento a las escuchas.
Aunque no entendiera mientras escuchaba ni una sola palabra, el policía captaba a través de los auriculares la emoción con la que los secuestrados narraban sus historias a los demás, lo que le llevó más tarde a decidir contar la suya.
Lecturas de los rehenes es una novela fragmentaria compuesta por un capítulo inicial que justifica el que entendamos, precisamente, este libro como una novela, y ocho historias, ocho relatos breves, que podrían leerse en cualquier orden y de forma individual sin que dejaran de tener sentido por sí mismas. Estas historias nos hablan de sucesos fantásticos, situaciones cotidianas y otras anécdotas que los rehenes creen oportuno contar a los otros. Se tratan todas de historias entrañables, cargadas de significado, tanto para los rehenes como para los lectores. En ellas destacan casi siempre los personajes ancianos, especialmente las ancianas que a veces son o no abuelas. También la delicadeza con la que estas narraciones están escritas.
Lecturas de los rehenes, en definitiva, es un excelente libro que nos habla de un secuestro no desde el punto de vista policial o el de los secuestradores, sino desde el de unos rehenes que, felices de estar vivos aún, deciden contarse los unos a los otros aquellos episodios destacados de sus vidas. Una novela con final triste que, sin embargo, nos enseña a apreciar aquellos momentos que nos convirtieron en mejores personas animándonos a superarnos cada día. ¿Te animarás tú a leerlo?

Cristina Monteoliva



Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en

                      https://www.facebook.com/laorilladelasletras 



No hay comentarios:

Publicar un comentario