lunes, 22 de febrero de 2016

Entrevista: CARLOS DEL B. IGLESIAS

Queridos lectores,

Aquí vamos una vez más con una nueva entrevista. El autor de hoy no es otro que Carlos del B. Iglesias, conocido bloggero y ahora escritor de novelas. Gracias a un proceso de crowdfunding, Carlos ha conseguido publicar La sonrisa del melón, su primera historia de ficción. Hablo con él de ella, aunque también de otros temas. Si quieres saber de cuáles, no tienes más que seguir leyendo:

Carlos del B. Iglesias es conocido por su popular blog, Mis medias mentiras, www.mismediasmentiras.blogspot.com. Personalmente me ha sorprendido que te decidieras a escribir un libro puesto que ignoraba esa faceta tuya. Dicho esto, cuéntanos, ¿cuándo comenzaste a escribir?
Yo siempre he dibujado. Lo hice hasta los 12 años. He ganado todo lo que se podía ganar. A esa edad me metí en los scouts y pude comprobar que los que más ligaban eran los que tocaban la guitarra. Como mis habilidades musicales son nulas escribía poemas a las niñas. Me regalaban pulseras, besos y naranjas.

¿Qué autores crees que te han influenciado como escritor?
Lo tengo muy claro. Jardiel Poncela, Joaquín Sabina, Cela, Eduardo Mendoza y Umbral.

¿Qué te resulta más fácil: escribir un blog o una novela?
Son cosas diferentes. La novela supone más responsabilidad porque es más jodido eliminar las muestras de un trabajo mal hecho. De mi blog he borrado posts, alguno político y otro que hablaba de una chica que no era muy lista.
Escribir es fácil, que interese lo que escribes es más jodido.




Has publicado La sonrisa del melón gracias a un proceso de crowdfunding. ¿Qué tal te ha resultado la experiencia?
Estoy muy agradecido porque el cariño recibido ha sido enorme. También el dinero, pedía 1800 euros y me ayudaron con 2500. No creo que me merezca tanta generosidad, pero por si acaso lo merezco haré caso a Alfredo Di Stefano y lo “trincaré”.
Soy un tipo afortunado.

Para una segunda obra, ¿volverías a probar con la autopublicación o mandarías tu manuscrito a editoriales?
Seré honesto contigo: no tengo ni idea de lo que haré.
Si tuviera que jugarme los 10 euros que he robado a una anciana a la salida de misa hoy diría que volveré hacer un crowdfunding. Se lo debo a mi público.

Y, a todo esto, ¿cómo se te ocurrió escribir La sonrisa del melón?
Ha sido un proceso lento, he tardado demasiado tiempo. Era un acto vital, algo que tenía que sacar de mí para poder avanzar en el desarrollo personal.
Es una necesidad plasmada en “obra de arte”. También es un acto de generosidad, no puedo ser egoísta y quedarme con mi talento para mí solo.

¿En que se parece Alex Ford, el protagonista de tu novela, a ti?
Tiene mucho de alter ego, pero él folla más. Yo no mato gente, ni por dinero ni sin dinero. En los demás aspectos tenemos muchas semejanzas, especialmente físicas y mentales.
  


¿Qué parte de La sonrisa del melón te ha costado más escribir?
El final. No quería que quedara ningún cabo suelto. De todas formas, siendo humilde, diré que era mejorable. Todo es mejorable.

¿Escribirías una segunda parte con nuevas aventuras de Alex Ford?
El público manda. Estoy entre esa opción y una novela romántica (no, no es coña). Tengo un libro de poemas acabado que no publicaré hasta que la fama me permita publicar esos “lujos” sin temor a las consecuencias.

¿Te gustaría que La sonrisa del melón se llevara al cine?
Por supuesto, es muy cinematográfica. Lo he pensado, sí, y tengo algún actor “apalabrado” aprovechando la amistad y su calidad. También tengo un director en mente y él lo sabe.
  


¿Qué esperas que encuentren los lectores en La sonrisa del melón?
Quiero que pasen un buen rato, que se diviertan, que se emocionen, que sirva de narcótico y que se olviden por un rato de lo que gritan los noticieros.

Por último, ¿tienes nuevos proyectos literarios en marcha? Si es así, ¡cuéntanos!
Primero quiero comercializar correctamente esta novela. Estoy de acuerdo con ese que dijo “quien mucho abarca poco aprieta” (saludos a Nieves Abarca). Cuando eres un advenedizo tienes la obligación de darte a conocer. Es una cuestión de coherencia.
Ya habrá tiempo para escribir más novelas…si la gente quiere.
Siempre me quedará, como opción, la vuelta al convento de Montserrat.

Lo del convento de Montserrat no lo he entendido (¿has sido monje alguna vez?). Sea como sea, muchas gracias por tus fotos personajes, tu tiempo y tus respuestas, y mucha suerte con la novela.
Y a vosotros, seguidores del blog, gracias de nuevo por estar al otro lado.


Cristina Monteoliva

2 comentarios:

  1. Nunca he sido monje y nunca lo volveré a ser.
    Muchas gracias por todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Todo aclarado entonces!
      Muchas gracias a ti. ;-)

      Eliminar