domingo, 28 de febrero de 2016

Reseña: LOS NIÑOS, de Carolina Sanín

Título: Los niños
Autora: Carolina Sanín
Publica: Siruela
Páginas: 154
Precio: 14,90€ / 6,99€ (epub y kindle)

¿Crees en los milagros? ¿Piensas que las cosas ocurren por alguna razón, sobre todo las buenas? Si te encontraras ante tu casa, durante el periodo más solitario de tu vida, a un niño pequeño perdido, ¿cómo lo interpretarías? ¿Y qué harías ante tal situación? La respuesta a todas estas preguntas y a muchas otras que te harás durante la lectura de este libro las encontrarás en Los niños, la novela de Carolina Sanín publicada por Siruela de la que a continuación os vengo a hablar.
Laura es una mujer de mediana edad que vive sola en la ciudad de Bogotá con su perro, un galgo al que llama Brus. Un día Laura cree que la mujer que mendiga ante el supermercado al que ella suele ir a hacer las compras le ofrece un niño. Esto hace que Laura se haga a la idea de tener un niño. Casualmente, días después, una noche de sábado, aparece ante su casa un niño al que ella llamará Fidel. Tras dejar al niño a cargo de los servicios sociales del país, Laura se pregunta qué habrá sido de él. Emprende así un camino de retorno hacia el niño, largo y tortuoso. Pero, ¿qué pasará una vez que vuelvan a verse? ¿A dónde puede llevar esa relación?
Laura, la protagonista de esta singular historia, es, a su vez, una mujer bastante particular. De mediana edad, menos bella que cuando era joven (la gente no deja de recordárselo), decide vivir sola con su perro Brus, un galgo un tanto asustadizo. A pesar de ser una acomodada rentista y tener un pasado como locutora de anuncios de radio, decide trabajar limpiando la casa de unos ancianos.
La soledad de Laura y su inquebrantable rutina se ven interrumpidas por la llegada de un niño. El niño solo dice su nombre y su edad. Puesto que Laura no sabe cómo localizar a sus padres, decide dejarlo, a pesar de creer que ambos están, de alguna manera destinados, con los servicios sociales para, como decía antes, arrepentirse más tarde y decidir buscar de nuevo al chico.
Laura es una mujer que no espera nada de la vida. Sin embargo, la vida le pone delante a un niño. ¿Alguna vez quiso tener un hijo? ¿Será la llamada del reloj biológico, que hace que montones de mujeres, se lo expliquen o no, quieran de pronto ser madres alcanzada cierta edad? ¿O no será simplemente que Laura se siente terriblemente sola y necesita alguien en su vida?
Por su parte, Fidel, el niño que encuentra Laura, es un ser misterioso. No se sabe de dónde ha venido, ni por qué se paró ante la casa de Laura. Tampoco llegaremos a conocer, a lo largo de la lectura, el motivo de ciertas cosas que hace. Lo que queda claro es que su aparición será totalmente decisiva para la solitaria rentista de Bogotá que juega a ser trabajadora del hogar.
Laura y Fidel formarán finalmente una extraña pareja en la que Laura jugará a ser la madre que nunca ha sido mientras Fidel hará las cosas más desconcertantes del mundo. El caos se apodera así de la vida de Laura, también de la mente del lector, que no dejará de preguntarse por el significado de todo aquello. Pero, ¿y si acaso nunca supiera Laura lo que quiere decir la presencia de ese niño en su vida? ¿Acaso todo lo que nos pasa también a nosotros, los lectores, tiene por qué significar algo? ¿No será acaso que la mera idea del cambio nos preocupa y por eso intentamos encontrar un significado a todo?
Los niños es una historia lúcida, a la par que divertida, inquietante y evocadora. Terrorífica, incluso, en algunos momentos. Desconcertante, sobre todo cuando nos vamos acercando al final. Una historia, sin duda, diferente, escrita con una prosa de gran calidad literaria y un estilo propio. Un libro, en definitiva, que interesará a todo tipo de mentes inquietas, y que enamorará a los amantes de las historias que hacen a los lectores plantearse cuestiones como la naturaleza humana, la soledad en la sociedad actual o la necesidad de ser madres de muchas mujeres de mediana edad. Un libro que yo que tú no me lo perdería.
Cristina Monteoliva

Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en


¡Gracias!



sábado, 27 de febrero de 2016

Reseña: HERMANA, de Rosamund Lupton

Título: Hermana
Autora: Rosamund Lupton
Traducción: María Alberdi
Editorial: Principal de los Libros
Págs: 464
Precio: 22,50 € / 4,99 € (ebook)

La pérdida de un familiar joven es algo para lo que nunca se está preparado. Si además esta pérdida se produce de forma rápida, repentina, el impacto en el entorno puede ser terrible. Es como si te hubieran arrancado una parte de ti mismo y, por más que intentas superar el trance, no lo consigues del todo. La mayoría intentamos encontrar una explicación que nos consuele. A veces esta no existe, pero otras, sí. Este es el punto de partida de Hermana, la novela de Rosamund Lupton que hoy comentaremos.
Beatrice y Tess son hermanas, también las mejores amigas del mundo. Aunque un océano las separa, ambas se sienten siempre muy unidas. No es de extrañar, por tanto, que la muerte de Tess conmocione severamente a Beatrice. La mayor de las hermanas vuela desde Nueva York, su lugar de residencia, a Londres ya no solo para asistir al funeral de la joven Tess, sino también para averiguar qué es lo que le pasó a su querida hermana. Y es que aunque todos creen que Tess se suicidó tras dar a luz a un bebé muerto, Beatrice está convencida de que alguien la asesinó. Beatrice no parará hasta encontrar al asesino. Pero, ¿y si el asesino va también a por ella?
Beatrice, la narradora y protagonista de esta novela, es una mujer que se esconde tras un trabajo importante en Nueva York y una relación de pareja que en realidad no la llena. Si hay alguien que lo sabe bien es Tess, su hermana pequeña, la valiente de la familia y su mayor apoyo. Cuando Tess fallece de forma repentina y violenta, Beatrice deja todo, su trabajo y su relación, por averiguar en Londres qué es lo que verdaderamente sucedió con la pequeña de la familia durante los últimos días de su vida. Beatrice se nos muestra así como una mujer fuerte a la vez que frágil, una persona que ha de encontrar su lugar en el mundo después de la desaparición de un pilar muy importante de su vida.
Hermana no es solo una novela original por la mezcla de géneros, los de la novela más intimista con el del thriller policiaco, sino también por la manera en la que la narradora, Beatrice, cuenta la historia. Encontramos así que la mayor parte de la historia es relatada como una larguísima carta que Beatrice le dedica a la desaparecida Tess. El tiempo presente, en el que Beatrice relata los detalles del caso a un miembro de la fiscalía, y los del pasado se intercalan hasta un sorprendente final, uno de aquellos que nos hace entender la genialidad de la autora a la hora ya no solo de resolver la trama, sino también de engañarnos con su prosa.
La enfermedad, concretamente la fibrosis quística, es un tema muy presente en la narración. Este mal fue el que acabó con el hermano de las protagonistas cuando este era un niño, también el que se supone que tenía el hijo no nato de Tess. Tess se sometió a un experimento que se suponía habría curado a su bebé. Sin embargo, este nació muerto por otras causas. Beatrice tendrá que averiguar por qué esto fue así y si los dos sucesos, la muerte del bebé y la de Tess, están relacionados de alguna manera.
Hermana, en definitiva, es una estupenda novela negra que por su intensa carga sentimental hará que hasta el más duro de los lectores se estremezca. La novela es original, emocionante, francamente inolvidable tanto por la trama en sí como por la calidad de su prosa; una lectura ideal tanto para los amantes del género policíaco como para los que buscan cierta profundidad en las historias que eligen. Creedme cuando os digo que este libro merece la pena. Casi tanto como la búsqueda de la explicación de una muerte francamente inexplicable.
Nos es imposible entender la muerte, más aún cuando esta es la de un familiar joven. A veces se debe a una enfermedad, otras a un accidente. Otras veces, sin embargo, las causas no están nada claras y hay que esforzarse por encontrarlas. Descubre hasta qué punto en Hermana, una novela de amor más allá de la muerte que hará que te conmuevas.
Cristina Monteoliva


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en


¡Gracias!


Reseña: OSO, de Marian Engel

Título: Oso
Autora: Marian Engel
Traducción: Magdalena Palmer
Publica: Impedimenta
Páginas: 168
Precio: 20,95 €

¿Cómo nos afecta la soledad no deseada? ¿Hasta qué punto puede hacer que cambie nuestra idea del mundo el pasar demasiado tiempo sin alguien con quien poder conversar de todo lo que se nos pasa por la cabeza? ¿Puede llegar una persona solitaria a hacer cosas que el resto de la sociedad no entienda?, me pregunto tras la lectura de Oso, la novela de Marian Engel publicada por Impedimenta de la que hoy os vengo a hablar.
Lou es una joven que trabaja en un instituto dedicado a la historia de Canadá. Un día, su jefe le anuncia que el dueño de una isla ha donado, tras su muerte, tanto la propiedad de la isla como la casa que hay en ella. El jefe quiere que Lou vaya a la casa e inspeccione los libros de la biblioteca del benefactor. Una vez en la isla, Lou descubre que no está sola en la casa. Fuera, en un cobertizo, vive un oso. Pronto la joven se acerca al animal e intenta establecer contacto con él. Con el paso de los días, la bibliotecaria se siente cada vez más cómoda con el animal. Hasta el punto de querer mantener una relación mucho más estrecha.
Hay novelas que fueron controvertidas en el momento de su primera publicación y que, curiosamente, pasados unos años, pueden todavía serlo. Oso, la novela de Marian Engel es un claro ejemplo de ello.
La historia nos habla de una mujer solitaria que ha de trasladarse por trabajo a una pequeña isla en el norte de Canadá. En la isla encuentra un oso domesticado. No creo que desvele nada si digo que la chica acaba teniendo relaciones íntimas con el oso. El caso es que Lou está convencida de que está enamorada de él, de que el oso es el único ser en el mundo que puede llegar a comprenderla.
Hasta ahí lo que nos encontramos en la superficie. Por supuesto, si miramos más allá, si prestamos atención a toda la narración, nos daremos cuenta de que en realidad esta es la historia de una mujer perdida que necesita un tiempo para reflexionar sobre lo que ha sido su vida, lo que tiene en el futuro y lo que quiere en el futuro. En definitiva, una historia de autoconocimiento.
Lou, la protagonista de esta historia, es una joven soltera, trabajadora e independiente que hace con su vida y su cuerpo lo que le apetece. El problema es que Lou se siente sola. El viaje al norte de Canadá, a ese paisaje tan idílico y relajado, hará que afloren en ella muchos sentimientos encontrados.
Lou puede que haga cosas que la mayoría de la gente no aprobaría. Pero no está loca. Ella es consciente de todo lo que hace en cada momento, de lo que podría pensar en la gente, de lo que puede que piense ella después de un tiempo.
Marian Engel no solo demuestra en Oso su gran capacidad para perfilar personajes complejos. También, gracias a su narración, el lector se verá transportado fácilmente al lugar en donde transcurre casi toda la trama, ese norte de Canadá agreste, salvaje, exótico. Las historias secundarias que contiene el libro, así mismo, nos aportan interesantes datos sobre la colonización del país, sobre aquellos primeros pioneros y los que vinieron más tarde.
Comencé a leer Oso con cierto escepticismo. Por alguna razón, había llegado a pensar que iba a encontrarme algún tipo de narración surrealista, una historia con tintes fantásticos y ganas de provocar adrede. Lo cierto, sin embargo, es que Oso es una novela lúcida, una historia que puede resultar bastante realista (al menos, hasta cierto punto) que nos habla de los límites que se pueden llegar a cruzar en la vida cuando una persona se siente sola, cuando intenta aferrarse ilusoriamente a un clavo ardiendo. El reto está, por tanto, en intentar afrontar la lectura olvidando ideas preconcebidas, en conocer todos los hechos narrados antes de establecer un juicio de valor (o de decidir no hacerlo).
Concluyo esta reseña diciendo que Oso es una novela diferente, transgresora, profunda, consciente y conmovedora, un pequeño clásico inolvidable que nos habla de la propia naturaleza humana, de la relación con los otros y, sobre todo, de las consecuencias de la soledad no deseada. Y al final, ¿la bestia era el oso? Atrévete a leer este libro y averigua toda la verdad.
Cristina Monteoliva


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en


¡Gracias!




viernes, 26 de febrero de 2016

Reseña: LYCAON, de Guillermo Tato

Título: Lycaon
Autor: Guillermo Tato
Publica: Tyrannosaurus Books
Páginas: 322
Precio: 17,95 €

Existen montones de aldeas y pequeños pueblos abandonados en España, sobre todo en el norte. De vez en cuando, alguien compra una de estas localidades (creo que en realidad no hace falta una gran cantidad de dinero para ello) y se muda con su familia y otras personas, conocidas o no, hasta allí. Todo puede parecer muy idílico: un lugar en medio de la naturaleza, personas que huyen del mundanal ruido, un estilo de vida más cercano con el prójimo… Pero, ¿y si de pronto todo se tuerce? La respuesta la encontrarás en Lycaon, la nueva novela de Guillermo Tato publicada por Tyrannosaurus Books.
Nicolás, Ángel y Martina son los únicos niños de una pequeña aldea repoblada que se encuentra en la Sierra del Acebo, entre Galicia y Asturias. Un día los niños se internan en el bosque. En el río encuentran a un hombre gravemente herido al que no dudan en arrastrar, como pueden, a la aldea. Una vez allí, Ana, la doctora de la comunidad, determina que aquellas heridas que el hombre presenta habían sido realizadas por algún tipo de bestia. Tras la extraña desaparición posterior del herido y la llegada de la gran nevada, lo que produce el aislamiento de la aldea, se desata la barbarie. Ha recaído sobre todos ellos la maldición de Lycaon. ¿Conseguirán escapar de ella?
Iván y Ana deciden repoblar una aldea en el norte de España. A ella acuden personas muy diversas: la dominante Mónica y su malhumorado marido Jordi, con sus hijos Nicolás y Ángel; los artistas Miguel y Kike, el matrimonio gay; el huraño Roberto; Abi y Héctor, la pareja que busca desesperadamente tener un hijo; el ex policía Mario; el anciano y divertido hippy Pétalo; y la madre soltera Lucía con su hija Martina. Lo que comienza con una convivencia pacífica y ordenada, pronto se torna en una relación vecinal tensa por culpa del mal carácter y las pretensiones, entre otros, de Roberto y Jordi. En medio de este ambiente hostil, llega un herido al pueblo. La desaparición del mismo desata, pronto, la tragedia.
Lycaon, Licaón en español, es un personaje de la mitología griega, en concreto, un rey de Arcadia que intentó darle de comer carne humana a Zeus, para ver si este, que se presentó disfrazado en su casa, era o no un Dios omnisciente. Zeus, terriblemente encolerizado, convirtió al rey en lobo. Más tarde también convertiría a sus hijos en lobos también.
Lycaon, la novela, evidentemente, es una historia sobre hombres lobos en el norte de España. Las bestias aparecen en la historia para devorar a los aldeanos, para hacerse los dueños del lugar e imponer sus normas. Para transformarlos así mismo en otras bestias. Esto es lo que encontramos más superficialmente. Lo que subyace, eso que el autor quiere transmitir a través de páginas y páginas en las que nos describe cómo la convivencia entre seres tan dispares (algunos de ellos, claramente malos) se va torciendo hasta límites insospechados, es que no hay bestia peor que un ser humano cuando decide ir en contra de sus congéneres. Por supuesto, la aparición de la maldición de la bestia hace que todo sea más salvaje, aunque, ¿no hubiera acabado todo en tragedia igualmente?
El final inesperado de esta historia con ritmo y estilo tan cinematográfico (muy del corte de las series y películas que se hacen actualmente en España, en mi opinión) nos hace entender que hemos estado desde el principio ante un thriller terrorífico. (Lo dicho: pocos buenos había en esa aldea.) Pero, ¿habrá una segunda parte para esta historia de final abierto? Ya lo iremos viendo.
Lycaon, en definitiva, es una novela de terror de hombres lobo escrita de forma muy cinematográfica, tanto por su estructura como por la narración en sí; una novela coral donde encontraremos pocos personajes con buenas intenciones. Una historia un tanto claustrofóbica (casi toda la trama tiene lugar en la aldea sitiada por la nieve) que pone de manifiesto las peores cualidades del ser humano. ¿La veremos pronto en el cine? ¿Y en tu estantería? ¿Te atreves a descubrir los terrores que se esconden en el bosque?
Cristina Monteoliva


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en



¡Gracias!

jueves, 25 de febrero de 2016

Reseña: LAS PRINCESAS TAMBIÉN SE TIRAN PEDOS, de Ilan Brenman y Ionit Zilberman

Título: Las princesas también se tiran pedos
Texto: Ilan Brenman
Ilustraciones: Ionit Zilberman
Traducción: Josep Franco Martínez
Publica: Algar Editorial
Páginas: 32
Precio: 15,95 €

¿No crees que las princesas de los cuentos son demasiado perfectas? ¿Cómo lo consiguen? ¿No será que todas tienen algún secretillo oculto? ¿Quieres saber uno bien gordo? Pues entonces no dejes de leer Las princesas también se tiran pedos, de .
Laura llega un día bastante alterada a casa. Ha tenido una discusión en el colegio sobre temas de princesas. La niña le cuenta su problema a su padre. Su padre, que sabe mucho, coge un libro de la biblioteca y le cuenta la verdad sobre el tema que intriga a Laura, ¡algo tan sorprendente como divertido!
No desvelo gran cosa si digo que lo que le preocupa a Laura es un tema relacionado con las flatulencias de las princesas, ya que este libro se titula Las princesas también se tiran pedos. Pero, ¿por qué Laura piensa que las princesas no pueden tener problemas grastointestinales? Simple: durante muchos, muchos años, los cuentos infantiles, las películas y las series de televisión nos han hecho pensar que las princesas son seres mágicos, totalmente perfectos, nada humanos. Y, claro, siendo así, no pueden tener gases.
¿Qué me gustaría resaltar de este libro tan divertido y tierno? Precisamente la labor que hace el padre de Laura al intentar desmitificar a las princesas de cuento mostrándolas reales, humanas. Haciendo que los niños y niñas sientan que la perfección no existe, que a lo que hay que aspirar es, ante todo, a ser lo mejor que podamos, a pesar de nuestros imperfectos órganos digestivos.
Así que, ya sabéis, si queréis para los más pequeños de la casa una lectura cercana, desmitificadora, divertida (totalmente tronchante), original y a todo color (las ilustraciones son fantásticas, por cierto), no dejéis que haceros con un ejemplar de Las princesas también se tiran pedos. Una lectura inolvidable, ¡y no solo por lo llamativo de su título!
Cristina Monteoliva

Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en



¡Gracias!

lunes, 22 de febrero de 2016

Entrevista: CARLOS DEL B. IGLESIAS

Queridos lectores,

Aquí vamos una vez más con una nueva entrevista. El autor de hoy no es otro que Carlos del B. Iglesias, conocido bloggero y ahora escritor de novelas. Gracias a un proceso de crowdfunding, Carlos ha conseguido publicar La sonrisa del melón, su primera historia de ficción. Hablo con él de ella, aunque también de otros temas. Si quieres saber de cuáles, no tienes más que seguir leyendo:

Carlos del B. Iglesias es conocido por su popular blog, Mis medias mentiras, www.mismediasmentiras.blogspot.com. Personalmente me ha sorprendido que te decidieras a escribir un libro puesto que ignoraba esa faceta tuya. Dicho esto, cuéntanos, ¿cuándo comenzaste a escribir?
Yo siempre he dibujado. Lo hice hasta los 12 años. He ganado todo lo que se podía ganar. A esa edad me metí en los scouts y pude comprobar que los que más ligaban eran los que tocaban la guitarra. Como mis habilidades musicales son nulas escribía poemas a las niñas. Me regalaban pulseras, besos y naranjas.

¿Qué autores crees que te han influenciado como escritor?
Lo tengo muy claro. Jardiel Poncela, Joaquín Sabina, Cela, Eduardo Mendoza y Umbral.

¿Qué te resulta más fácil: escribir un blog o una novela?
Son cosas diferentes. La novela supone más responsabilidad porque es más jodido eliminar las muestras de un trabajo mal hecho. De mi blog he borrado posts, alguno político y otro que hablaba de una chica que no era muy lista.
Escribir es fácil, que interese lo que escribes es más jodido.




Has publicado La sonrisa del melón gracias a un proceso de crowdfunding. ¿Qué tal te ha resultado la experiencia?
Estoy muy agradecido porque el cariño recibido ha sido enorme. También el dinero, pedía 1800 euros y me ayudaron con 2500. No creo que me merezca tanta generosidad, pero por si acaso lo merezco haré caso a Alfredo Di Stefano y lo “trincaré”.
Soy un tipo afortunado.

Para una segunda obra, ¿volverías a probar con la autopublicación o mandarías tu manuscrito a editoriales?
Seré honesto contigo: no tengo ni idea de lo que haré.
Si tuviera que jugarme los 10 euros que he robado a una anciana a la salida de misa hoy diría que volveré hacer un crowdfunding. Se lo debo a mi público.

Y, a todo esto, ¿cómo se te ocurrió escribir La sonrisa del melón?
Ha sido un proceso lento, he tardado demasiado tiempo. Era un acto vital, algo que tenía que sacar de mí para poder avanzar en el desarrollo personal.
Es una necesidad plasmada en “obra de arte”. También es un acto de generosidad, no puedo ser egoísta y quedarme con mi talento para mí solo.

¿En que se parece Alex Ford, el protagonista de tu novela, a ti?
Tiene mucho de alter ego, pero él folla más. Yo no mato gente, ni por dinero ni sin dinero. En los demás aspectos tenemos muchas semejanzas, especialmente físicas y mentales.
  


¿Qué parte de La sonrisa del melón te ha costado más escribir?
El final. No quería que quedara ningún cabo suelto. De todas formas, siendo humilde, diré que era mejorable. Todo es mejorable.

¿Escribirías una segunda parte con nuevas aventuras de Alex Ford?
El público manda. Estoy entre esa opción y una novela romántica (no, no es coña). Tengo un libro de poemas acabado que no publicaré hasta que la fama me permita publicar esos “lujos” sin temor a las consecuencias.

¿Te gustaría que La sonrisa del melón se llevara al cine?
Por supuesto, es muy cinematográfica. Lo he pensado, sí, y tengo algún actor “apalabrado” aprovechando la amistad y su calidad. También tengo un director en mente y él lo sabe.
  


¿Qué esperas que encuentren los lectores en La sonrisa del melón?
Quiero que pasen un buen rato, que se diviertan, que se emocionen, que sirva de narcótico y que se olviden por un rato de lo que gritan los noticieros.

Por último, ¿tienes nuevos proyectos literarios en marcha? Si es así, ¡cuéntanos!
Primero quiero comercializar correctamente esta novela. Estoy de acuerdo con ese que dijo “quien mucho abarca poco aprieta” (saludos a Nieves Abarca). Cuando eres un advenedizo tienes la obligación de darte a conocer. Es una cuestión de coherencia.
Ya habrá tiempo para escribir más novelas…si la gente quiere.
Siempre me quedará, como opción, la vuelta al convento de Montserrat.

Lo del convento de Montserrat no lo he entendido (¿has sido monje alguna vez?). Sea como sea, muchas gracias por tus fotos personajes, tu tiempo y tus respuestas, y mucha suerte con la novela.
Y a vosotros, seguidores del blog, gracias de nuevo por estar al otro lado.


Cristina Monteoliva

Reseña: LA SONRISA DEL MELÓN, de Carlos del B. Iglesias

Título: La sonrisa del melón
Autor: Carlos del B. Iglesias
Publica: Círculo Rojo
Páginas: 272
Precio: 15 €

¿Quién no ha hecho buenos amigos en los últimos años a través de un foro de internet o las redes sociales? ¿Y qué me decís del amor? ¿Os habéis enamorado alguna vez de alguien conocido a través de internet? ¿Acabó bien aquella relación o todo se complicó de forma extraña? O igual no tan extraña, si a lo que te dedicas es a matar a personas a sueldo, como Alex Ford. ¿Que no tienes ni idea de lo que estoy hablando? Si quieres saberlo, no tienes más que seguir leyendo esta reseña sobre el libro La sonrisa del melón, de Carlos del B. Iglesias.
Alex Ford es un asesino a sueldo que se esconde tras la máscara de un simple comercial que lleva una vida sencilla compartiendo piso. A través de internet, conoce un día a Mar, una niña rica aburrida de su vida. Alex quiere amar a Mar. Mar quiere que Alex le realice un peliagudo encargo. El encargo se complica con la aparición de unas cintas de video en las que se ve a ciertos tipos importantes realizando actos muy poco morales. La vida de Alex pasa  a estar en peligro. ¿Se dará la paradoja de que el asesino sea asesinado o conseguirá Alex salir de este lío sano y salvo?
Alex Ford es un matón a sueldo con un triste pasado a sus espaldas. Si mata no es por enriquecerse, sino por hacer justicia, de ahí que done todos sus honorarios a cuestiones benéficas. Tal y como él mismo nos cuenta, pues además del protagonista absoluto es el narrador de este libro, su rutina de asesinatos, buenos ratos con los amigos y numerosas relaciones sexuales esporádicas se ve alterada por la llegada a su vida de Mar, una mujer misteriosa a la que conoce en las redes sociales.
Mar, la niña rica, es superficial, quejica y gusta tan poco de mantener relaciones estables (en el momento de la narración) como Alex. Aun así, Alex cree ver cierta luz en ella, algo que pueda enamorarle. ¿Tendrá futuro esta relación?
Nuestro protagonista se dedica a matar a gente a cambio de dinero (sí, es la tercera o cuarta vez que lo digo), por lo que creo que no desvelo gran cosa si digo que en la novela vais a encontrar muchas situaciones en las que Ford va a matar a uno u a otro de formas diversas. También vais a ver a Ford en muchas escenas de sexo (es un fofisano de mediana edad, pero con mucha labiab que las atrapa como la tela de araña a las moscas) y haciendo justicia cuando cree que la situación lo merece.
El Alex narrador, por su parte, es un tipo cercano, franco, con un gran sentido del humor y muchas ganas de describirlo todo al más mínimo detalle, de forma muy cinematográfica. Entre otras muchas cosas, gusta esta voz de introducir referencias televisivas y cinematográficas (adora a Clint Eastwood, por ejemplo) y musicales (es muy fan de Joaquín Sabina y seguidor de Ricardo Arjona, entre otros). También habla de libros que ha leído últimamente, algunos de autores que podréis encontrar pululando por las redes sociales.
La sonrisa del melón puede parecer, a primera vista, una novela romántica con tintes (muchos) eróticos. Para muchos lectores, será una novela de acción, un thriller a la española con momentos muy de Hollywood. Si quitamos todo eso, para mí lo más superficial, lo que encontraremos, sin embargo, es una historia de denuncia social. Y es que Alex Ford, además de fijarse en las mujeres y en guardar sus espaldas, observa su alrededor, tanto su entorno más cercano como el más global, detenidamente. A Ford le indignan los recortes, las desigualdades sociales y otras tantas injusticias que muchos conocemos. Y, por supuesto, no duda en dar su opinión sobre todos estos temas. Y de actuar cuando lo cree necesario.
La sonrisa del melón, en definitiva, es una novela entretenida, que mezcla distintos géneros literarios (thriller, novela romántica, entre otros), a la par que una obra llena de contenido social que hará las delicias tanto de los que gustan de lecturas para pensar un poco como de los que se pirran por las historias con intriga y acción. Dale una oportunidad antes de que Alex Ford vaya a por ti, ¡y a saber con qué intenciones!
Cristina Monteoliva




Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en




¡Gracias!

martes, 16 de febrero de 2016

Entrevista: VICTORIA ÁLVAREZ

Queridos amigos,

Una vez más me presento ante vosotros con una interesante entrevista. La invitada de hoy no es otra que Victoria Álvarez, la autora de la exitosa trilogía Dreaming Spires, saga que acaba de cerrarse con la publicación de El sabor de tus heridas (todos los libros podéis encontrarlos reseñados en La Orilla de las Letras).
Victoria, además de escritora prolífica y amante de lo victoriano, es profesora de Historia del Arte en la prestigiosa Universidad de Salamanca. Pero no sigo contando más. Lo mejor para que la conozcáis un poco mejor es leer sus palabras:

¿Cuándo comenzaste a escribir?
A los nueve años les regalé a mis padres por Navidad un cuento ambientado en la antigua China, y disfruté tanto con la experiencia que desde entonces no he podido parar. Mi primera novela la terminé con 12 años, a los 18 comencé a probar suerte con mis libros enviándolos a editoriales y finalmente, a los 25, conseguí que una se interesara por mi novela “Hojas de dedalera”.

¿Por qué literatura fantástica?
No se trata de una elección deliberada, y de hecho los proyectos en los que estoy trabajando ahora son realistas, aunque comparten con mis novelas anteriores la ambientación de época que tanto me gusta. Simplemente me interesa mucho la manera que tenían en la Inglaterra victoriana de entender el Más Allá y el éxito que tuvieron entonces las sesiones de espiritismo, las historias de fantasmas… Es algo que siempre me ha resultado muy atractivo y por eso he querido incluirlo en mis historias, aunque no creo que puedan ser consideradas “fantásticas” realmente.

¿Cómo consigues compaginar la escritura con el resto de quehaceres diarios?
Con paciencia y planificación. Soy profesora de Historia del Arte en la Universidad de Salamanca y ahora mismo invierto casi todo mi tiempo en mis clases y mis investigaciones, pero procuro encontrar un hueco siempre que puedo para seguir con mis historias. De todas formas, hay temporadas en las que resulta imposible y es mejor dedicarlas a planificar lo que escribirás cuando estés un poco más libre.



¿Dónde encuentras la inspiración a la hora de escribir?
En cualquier sitio. Los escritores somos como esponjas, lo absorbemos y lo guardamos todo y de repente, cuando uno menos lo espera, se descubre uniendo piezas que había encontrado desperdigadas. Yo suelo apuntar mentalmente todo lo que me llama la atención (ideas, nombres, ambientaciones) y después le voy dando forma, a veces durante años anteros, hasta que tengo una historia entre manos.

¿Crees en los fantasmas o eso lo dejas solo para los protagonistas de tu trilogía Dreaming Spires?
Soy bastante escéptica, en realidad. Aunque tengo momentos en los que, como diría la Reina Blanca, podría creer en seis cosas imposibles antes del desayuno.

¿Te sientes identificada con alguno de los personajes de esta saga?
Con Oliver Saunders. Creo que es el que más se me parece, pero, curiosamente, no es con el que he creado una conexión más profunda.

¿Cuál de los tres libros te ha resultado más complicado de escribir?
El tercero, El sabor de tus heridas. No solamente porque tenía que suponer el cierre de la trilogía y dejar todos los cabos bien atados, sino porque el año pasado fue de locos para mí. Tenía que terminar la tesis doctoral y no encontraba tiempo para escribir, aunque por suerte es una época que ha quedado atrás.
  


¿Te gustaría que la trilogía Dreaming Spires fuera llevada al cine o a la televisión?
¡Claro! Me lo han preguntado muchas veces y siempre digo que fantaseo con la idea de una miniserie de la BBC de tres temporadas. Son únicos a la hora de crear obras de arte…

¿Qué esperas que encuentren los lectores de Dreaming Spires?
Un poco de todo. Misterio, terror, amor, diversión… Como hay personajes tan distintos y sus inquietudes también lo son, creo que cualquier lector podría encontrar algo que le interesara en estas novelas.

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en marcha?
Como he dicho, ahora mismo estoy rematando dos obras realistas, una novela y una novela corta, y acabo de empezar un proyecto que me tiene emocionada y en el que llevo trabajando muchos años… ¡Espero poder dar buenas noticias pronto!

¡Eso es mucho trabajo! Espero ver pronto todos ellos publicados.
Muchas gracias, Victoria, por tu tiempo, tus respuestas y tus fotos personales. Y mucha suerte tanto con tus libros publicados como con esas obras que están por venir.
Y a vosotros, amigos lectores, gracias por estar un día más al otro lado de la pantalla.

Cristina Monteoliva

Reseña: EL SABOR DE TUS HERIDAS (Dreaming Spires III), de Victoria Álvarez

Título: El sabor de tus heridas
Autora: Victoria Álvarez
Publica: Lumen
Páginas: 416
Precio: 19,90 € / 11,99 € (epub)

Las Navidades son fechas alegres para una gran mayoría de personas. Son días para el reencuentro, la familia, la diversión… Cuando pensamos en las Navidades, casi nunca se nos viene a la mente la gente triste, aquellos que no tienen motivos para celebrar. El libro que os vengo a comentar hoy, sin embargo, El sabor de tus heridas, el último volumen de la trilogía de Victoria Álvarez Dreaming Spires, publicada por Lumen, comienza con unas fiestas navideñas tristes para sus personajes que, por su fuera poco, se complican de forma extraordinaria. Dejad que os cuente cómo.
Tras la última aventura en Nueva Orleans y la tragedia que encontraron a la vuelta, los miembros de Dreaming Spires deciden aparcar sus labores periodísticas para siempre. Cuando llega la Navidad de 1909, Alexander, Oliver y Lionel se encuentran bastante distanciados. El secuestro de Chloë, la pequeña hija de Oliver, hará que todos vuelvan a reunirse. La aparición de la señorita Stirling les pondrá tras la pista del secuestrador y de sus oscuras intenciones. La persecución les llevará primero hasta París y, más tarde, hasta la ciudad balneario Karlovy Vary, en Bohemia, lugar en el que no solo encontrarán a la pequeña y su malvado captor, sino también la resolución del último y más importante de los misterios a los que se ha enfrentado el grupo.
Dreaming Spires fue la revista sobre ciencias ocultas, fantasmas y otros misterios inexplicables que unió al melancólico profesor Alexander Quills, al romántico académico Oliver y al buscavidas Lionel. Tras la aventura que vivieron en Contra la fuerza del viento, segundo libro de la trilogía, los tres compañeros y amigos se separaron. El secuestro de Chloë, la hija de Oliver, hará que vuelvan a reunirse para vivir la última y más grande de las gestas del equipo.
La señorita Stirling vuelve al encuentro de Lionel, su verdadero y tormentoso amor. Ya no es la mujer sofisticada de antes y se encuentra en peligro. Y lo que es más interesante: el secuestro de la hija de Oliver está relacionado, en cierta manera con ella.
Los caballeros y la señorita Stirling viajarán primero hasta París. Allí se reencontrarán con Veronica, la sobrina de Alexander (mi personaje favorito de toda la saga) y conocerán a nuevos aliados en su lucha. De todos ellos, quisiera destacar la figura de Amber, una joven fuerte y decidida que jugará un papel relevante en la trama.
         Que la revista Dreaming Spires ya no exista en el momento de la narración no quiere decir que no vayamos a encontrar fenómenos inexplicables en este libro. De hecho, el gran misterio tiene mucho que ver con un ente de naturaleza desconocida capaz de poseer a quien se proponga. ¿Con qué fin? Para averiguarlo, ya sabéis que tendréis que leer esta novela. Lo único que os puedo adelantar es que este ser malingo es el gran y poderoso enemigo al que derrotar por el equipo de antiguos periodistas y sus amigos.
         Si bien los dos anteriores volúmenes de la trilogía, Tu nombre después de la lluvia y Contra la fuerza del viento, podían leerse de forma más o menos independiente, considero que para leer El sabor de tus heridas es imprescindible haber revisado antes el resto de la saga, ya que aunque el narrador ponga en antecedentes al lector a menudo, en este caso los datos sobre las aventuras anteriores y la vida de los personajes no son suficientes como para llegar a entender este magnífico colofón fina. Así, los lectores necesitarán conocer la historia de amor del viudo Oliver y la que hay entre Lionel y Stirling, por ejemplo, o la evolución del personaje de Veronica antes de leer este libro.
         Como los libros anteriores, eso sí, El sabor de tus heridas cuenta con una gran ambientación de época, mucha acción e intriga. Las historias de amor cobran mucha más fuerza en este libro; también encontraremos mucha más dosis de tensión y drama en este final de la saga.
         El sabor de tus heridas, en definitiva, es una historia romántica, fantasmagórica, viajera, aventurera e intrigante que estoy segura que colmará con creces las expectativas de todos los lectores de la saga Dreaming Spires (si bien muchos, como yo, se quedarán deseando un siguiente libro, a pesar de tratarse de una trilogía). Si aún no has leído esta trilogía y te gustan las historias victorianas, los fenómenos inexplicables y los amores imposibles, ¿a qué esperas para sumergirte en las páginas de esta apasionante saga?
Cristina Monteoliva


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en




¡Gracias!