domingo, 17 de enero de 2016

UN ROMANCE DE NOVELA: una película sin duda inolvidable.

Está bien, lo admito: soy una adicta a las películas malas de la sobremesa de los fines de semana. Estoy deseando que llegue el sábado para plantarme en el sofá y ver qué nueva aventura “fatal, letal o mortal” (la santísima trinidad de las palabras que se repiten en los títulos de estos filmes, casi todos ellos americanos). No me importa que los finales sean predecibles. Adoro que el vecino acabe siendo un psicópata, para sorpresa de los protagonistas (aunque se viera venir muy de lejos). Soy feliz cuando una inocentona amish deja el nido para convertirse en rockera.
         Los guiones de las últimas películas emitidas en televisión, sin embargo, me tienen un poco indignada: chicas amish que se sienten diferentes pero que acaban casadas con el amish buenorro de turno; productores de cine que no se acaba de saber si mataron o no a su mujer… El colmo ha llegado hoy, con Un romance de novela, una película que gira entorno al mundo de los libros y, cómo no, el amor más platónico-pasteloso que os podáis encontrar entre dos personas mayores de catorce años.



         La historia comienza con un encuentro en primera clase de un avión con destino a Portland (algo así como el Huesca de Estados Unidos) entre los dos protagonistas. Por supuesto, nada más verse, los muchachos se llaman la atención. Y no es de extrañar: los dos son igual de cándidos, igual de entusiastas, igual de… Sí, me parecen unos muermos, no os voy a engañar.
         Ella es periodista especializada en reseñas literarias y él es escritor en cubierto, es decir, que escribe bajo un pseudónimo. Como pronto descubriremos en la película, ella, cómo no, es fan de las novelas de su alter ego, aunque la última le ha parecido un pan casero guardado en una despensa durante cuatro meses (de ahí que le escriba una novela fina filipina).
         La cosa se desarrolla de la siguiente forma: los dos se molan y empiezan a salir, pero sin que ella sepa que es el escritor famoso. Solo averigua que él es hijo de unos actores que murieron en trágicas circunstancias. Él, por su parte, no quiere contarle quién es en realidad porque ella salió con un famoso y la ruptura fue chunga, pública y notoria. Cuando ella descubre que él es el escritor más famoso del momento, se pone de morros. No quiere salir con más famosos, que luego la ponen verde en las redes sociales y eso no mola nada. Y así, por esa tontería, se distancian durante seis meses.
Cosas a destacar de la película, así, en resumen:
         -Ella le hace pasar a él la prueba del algodón, o sea, que lo pone a prueba con los amigos.
         -Ella casualmente se deja caer por donde sabe que él va y le espía tras los arbustos ¿Eso no es muy de novia psicópata?
         - La compañera rubia con pinta de no sosa de la prota le tira los trastos a el prota y él pasa de ella.
         -Él quema el manuscrito de una novela y casualmente no ha guardado una copia en el pc. ¡JA,JA,JA,JA,JA! ¿Estamos tontos o qué? ¡Los escritores guardamos copias de las cosas importantes hasta en el joyero de la abuela Hortensia!



         -Y ahora una de mis partes favoritas de la película (sarcasmo mode on): ella deja su puesto en el periódico para montar su web de reseñas y se lleva a trabajar con ella a su amiga la rubia no sosa. ¡JA,JA,JA,JA,JA! ¿En serio? ¿Y de qué va a vivir hasta que consiga sacar dinero con una página de reseñas, si es que acaso lo consigue? ¿En serio va a conseguir enseguida anunciantes, los suficientes como para sacar dos sueldos al mes? ¡Pero si estamos todos reseñando gratis, por Dios! Y no creo que en Estados Unidos la cosa sea la cosa muy diferente. ¿EN QUÉ MUNDO VIVEN ESTOS GUIONISTAS AMERICANOS?
         -Él decide escribir una novela biográfica o de autoficción, una cosa que, por cierto, está cada vez más en boga en España. Claro, que los autores que tengo ahora mismo en mente tienen cosas un poquito más interesantes que contar que el prota soso de esta novela. Por mucho que él diga en la peli que lo suyo es una historia de un hombre que acaba de encontrarse a sí mismo… ¡Venga ya, hombre! Que la chavala te dejó porque eras famoso. ¡Y te espiaba detrás de los arbustos! ¡Y te hacía la prueba del algodón con los amigos! ¿Qué es eso de encontrarte a ti mismo, si al final de la peli eres el mismo?
         -Al final, se reconcilian en la presentación de la novela, con besico y todo. Aunque a mí me gusta más pensar en esta versión:


         
      En fin, que entre una cosa y otra, no gano para disgustos últimamente. Pero, tranquilos, que ya dejo de daros la brasa con mis gustos televisivos. Eso sí: si alguien más ha visto esta peli y quiere dejarme sus impresiones, ¡ahora es el momento!


No hay comentarios:

Publicar un comentario