miércoles, 13 de enero de 2016

Reseña: LOS SEMPITERNOS, de Ginés S. Cutillas

Título: Los sempiternos
Autor: Ginés S. Cutillas
Publica: Editorial Base
Páginas: 112
Precio: 13,90 €

La vida se le antoja demasiado corta al ser humano, de ahí que desde tiempos inmemorables el hombre haya buscado siempre la forma de perdurar. Se me ocurre que la eternidad podría estar bien, en ciertos sentidos; aunque creo que resultaría un tanto ardua, trabajosa, en muchos otros. En todo caso, la eternidad es un buen tema literario, tal y como demuestra Los sempiternos, el libro de Ginés S. Cutillas del que hoy os vengo a hablar.
         Barcelona, probablemente, en el siglo XXI. Un misterioso hombre vestido de blanco le brinda la posibilidad a un moribundo de vivir un día más. Un tipo infiel no sabe que su peor enemigo está más cerca de lo que piensa. Dos caballeros juegan una partida de cartas eterna en un hotel. Un hombre descubre que de pronto su barrio se ha visto invadido por marujas sesentonas. El paciente de un psiquiátrico le confiesa a su médico lo que más le gusta hacer en el mundo. Un tipo descubre que sus clones no paran de multiplicarse, y que el tiempo se repite una y otra vez. Un asesino le enseña a su sucesor cómo cometer un terrible crimen. Cuatro hermanos sabotean de forma sistemática la empresa que les hace la competencia. La anarquía hace que en otra empresa todo acabe de forma muy sangrienta. El destino no está solo, sino que tiene un doble. Un escritor narra el febril proceso creativo que le ha llevado a escribir su obra: este libro en concreto.
         Los sempiternos parece, a simple vista, un libro de relatos de corte fantástico y fina ironía en el que el primero, de título Muerte supone el Prólogo de la obra mientras que el último de ellos, Sexo, el Epílogo. Si el lector abre el libro al azar y decide leer un relato de forma individual, seguirá creyendo que se trata de un simple libro de relatos. La primera clave para descubrir que este volumen es algo más que un compendio de cuentos la encontramos precisamente en el hecho de que tenga un prólogo y un epílogo, algo más propio de una novela. Si comenzamos a leer, además, nos daremos cuenta de que todas las historias ocurren en Barcelona, que siempre aparece por alguna parte un tipo vestido de blanco y que, además, los protagonistas de unas historias acaban siendo nombrados, de alguna manera, en alguna otra. Ya que Los sempiternos va un poco más allá de lo que consideraríamos un libro de relatos en el que, como suele ser cada vez más habitual hoy en día, existe una temática común, bajo mi punto de vista deberíamos considerarla una novela disruptiva en la que cada relato, o capítulo, como decía antes, puede leerse de forma individual, si se desea.
         Pide el autor, sin embargo, que aunque el lector puede leer los relatos del grueso del libro en el orden que desee, por favor lea primero el Prólogo, Muerte, y por último, el Epílogo, Sexo. Yo pediría, además, a los que vayáis a leer este libro, que si podéis, sigáis en orden estricto de los relatos, pues creo que es la forma más lógica de hacerlo si de verdad se quiere encontrar el verdadero sentido de esta obra.
         Los relatos vienen titulados, todos ellos, por una simple palabra. Temas universales, cuestiones sobre las que el ser humano lleva discutiendo desde el principio de los tiempos, y que en este libro dan mucho de sí: Muerte, Mentira, Sueño, Paranoia, Caos, Tiempo, Amor, Estupidez, Ambición, Destino y Sexo.
         Me ha resultado curioso que todos los relatos estén escritos en primera persona del singular, desde un punto de vista masculino. Así, el que nos habla es siempre el protagonista de la acción, o un testigo muy cercano al protagonista.
         Otra particularidad de esta obra es encontrar al final de la misma, como epílogo, un relato que, como ya he indicado anteriormente, nos habla del proceso creativo del escritor, desvelando muchos puntos interesantes de la psique del mismo. Después de leerlo, creo que los que quieran entrevistar a Ginés S. Cutillas lo tendrán un poquito más difícil. Pero, bueno, ¿quién no se atreve con un buen reto?
         Los sempiternos, en definitiva, es una obra bien estructurada, perfectamente montada, inteligente e imaginativa que va a hacer las delicias tanto de los conocedores de la obra anterior de Ginés S. Cutillas como de los amantes del cuento fantástico no exento de humor. ¿Y qué tal si le echas un vistazo?
Cristina Monteoliva


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de blogger de este sitio o dale a Me gusta en


¡Gracias!



No hay comentarios:

Publicar un comentario