miércoles, 27 de enero de 2016

Entrevista: VICENTE GARCÍA

Queridos lectores:

el invitado de hoy en este espacio de entrevistas no es otro que Vicente García, editor de Dolmen y escritor de éxito gracias a su saga Apocalipsis Island. El autor deja a los zombis y demás criaturas terroríficas aparcadas por un tiempo para meterse de lleno en la fantasía con su nueva saga. El primer libro de la misma es El libro de Sarah. La fortaleza del tiempo. Hablamos con Vicente de este libro como de otros temas. El resultado es este:

¿Cuándo comenzaste a escribir?
Escribo narrativa casi desde que tengo uso de razón. Tengo guardados unos fanzines de reducido tamaño con historias que hice hacia los 8 años. A partir de ahí, he escrito de todo: guiones para comics, artículos de todo tipo, editoriales para las revistas que dirijo, relatos cortos, novelas… No debe de haber un solo día en el que no haya escrito algún texto –la calidad de los mismos ya es más discutible (risas).

¿Pensaste alguna vez que llegarías a publicar las cosas que escribías?
Es la única razón para la que escribo; de una forma u otra siempre escrito con la idea de que iba a ser leído por alguien. Siempre es algo que te ronda por la cabeza, pero que nunca te imaginas en el fondo cristalizando. En mi caso, ha sido un largo camino, aunque espero que quede más por recorrer que recorrido.



¿Dónde encuentras la inspiración a la hora de escribir?
De pequeño tuve la suerte de darme cuenta de que podía inventar historias con la misma facilidad que las leía, es algo innato, las ideas aparecen continuamente y, de hecho, tengo que frenarlas para que no se me acumulen. Es algo tan natural que no recuerdo haber tenido nunca ese miedo al folio en blanco.

¿Cómo compaginas tu labor de editor de Dolmen con la de escritor?
Durmiendo poco, muy poco, y haciendo sacrificios como el no comer según qué días, y organizarte mucho. No se puede tener todo en la vida. Y más que compaginar mi trabajo editorial con el de escritor, es más complicado conciliar el tema de quedar con los amigos, los múltiples hobbies (tengo demasiados, desde hacer deporte a leer, ver series de TV –qué calidad las de hoy en día‑, cine, juegos de estrategia, viajar, la música…), educar a mis dos hijos…

Antes de publicar El libro de Sarah. La fortaleza del tiempo publicaste la saga de Apocalipsis Island y la novela Le herencia de Hosting. No he leído ninguno de estos libros, pero no creo equivocarme al afirmar que son muy diferentes a la obra que presentas ahora. ¿A qué se debe este cambio de género?
De hecho El libro de Sarah. La fortaleza del tiempo es el primer libro que escribí con la idea de ser publicado (antes, mucho antes, escribí dos de fantasía heroica que tengo guardados), pero en aquella la época la editorial terció hacia el terror y decidí dedicarme a una escribir una novela de zombis que acabó siendo una exitosa saga a nivel mundial. Imagino que es el pragmatismo del editor que llevo dentro.
El caso es que Apocalipsis Island iba a ser un libro y al final acabaron siendo cinco, porque una vez creo un universo me cuesta no expandirlo… de modo que ¡imagina lo que puede pasar con Sarah y el multiverso!
  


¿Cuánto has tardado en escribir este libro tan complejo?
La base fueron 4 meses, de hecho, lo acabé justo la noche previa a que nacieran mis hijos. Sin embargo, el proceso de corrección ya es otra cosa; en mi caso me lleva más tiempo que escribirlo. Por ponerte un ejemplo, con la segunda parte tardé también unos 4 meses y ya llevo casi dos para revisar una cuarta parte.
Hay muchas cosas que modificar, tanto de estilo como gramatical, y en el caso de un libro, como señalas, tan complejo como el de Sarah es necesario revisar no caer en errores racord, ya que sería muy sencillo cometer un gazapo temporal.

¿Crees en el multiverso?
Creo en muchas cosas, creo que no somos capaces de concebir cosas más allá de nuestros sentidos básicos, pero no creo que seamos capaces de concretarlo. No creo en multiversos, pero podría haber, por ejemplo, vidas en planos paralelos de existencia; la energía, lo que básicamente nos compone, puede tener múltiples formas de existencia, y no tenemos porqué ser capaces de comprenderlas de momento todas.

¿Por qué una chica como Sarah como protagonista?
Cuando imagino una historia pienso en su protagonista, y en ese momento no me detengo a pensar en su color, género… El Libro de Sarah, una vez planteado en mi cabeza, exigía que fuera una protagonista femenina. Creo que sería complicado el imaginarse lo mismo con un personaje que no fuera así.
  


Es un personaje que no es perfecto, que tiene muchos defectos (como todos nosotros) y curiosamente eso ha hecho que haya gente (poca) a la que le ha gustado la historia pero no el personaje.
Pero como bien digo siempre, no le podemos caer bien a todo el mundo. Y Sarah no es una excepción, por fortuna. Sé que esa humanización restará ventas a la novela, pero le dará más realismo a una historia ya fantástica de por sí.

¿Cuántas aventuras más le esperan a los que ya han leído El libro de Sarah. La fortaleza del tiempo?
De momento las que le sucederán en los dos siguientes libros. A partir del segundo la acción no se detiene y no dejan de suceder cosas; en el primero era necesaria la explicación del universo donde vive Sarah; soy consciente de que puede romper el ritmo del libro durante un breve espacio de tiempo, pero era completamente necesario, y parece por las críticas recibidas que han sido bien recibido por todo el mundo.

¿Te gustaría que las aventuras de Sarah se llevaran a la gran o a la pequeña pantalla?
Como a todo el mundo (risas), pero al revés que a otros escritores, ni me obsesiona ni condiciona. De momento escribo centrándome en el medio para el que lo hago, ya sea cómic ya sea una revista, y en este caso es una novela, y de fantasía, por lo que suceden muchas cosas que serán complicadas de adaptar el día de mañana. Pero como te decía, me da igual, no hay mayor satisfacción que ver el buen gusto que está dejando el libro en quienes lo leen.
  


¿Qué esperas que encuentren los lectores en El libro de Sarah. La fortaleza del tiempo?
Sobre todo, mucho entretenimiento. Es un libro creado para tal fin, para evadir del día a día a quienes lo lean. Con eso me doy por satisfecho.

Por último, ¿qué nuevos proyectos literarios tienes en marcha?
Ahora estoy centrado completamente en Sarah, me quedan otros 4 meses de revisar el segundo manuscrito y luego emprenderé la tarea de escribir el tercero. A partir de ahí, me gustan casi todos los géneros, por lo que me dedicaré al que más me apetezca en ese momento. La idea es que la segunda parte salga a finales de 2016 y la tercera en 2017, de modo que te emplazo a finales del año que viene para que retomes la pregunta (risas).


¡Fantástico! Iré apuntándolo en la agenda. Mientras tanto, ¡suerte con el primer libro de Sarah!
Muchas gracias, Vicente, por tu tiempo, tus respuestas y tus fotos.
Y, a vosotros, amigos lectores, muchas gracias por estar al otro lado de la pantalla una vez más.
Cristina Monteoliva

Reseña: EL LIBRO DE SARAH. LA FORTALEZA DEL TIEMPO, de Vicente García.

Título: El libro de Sarah. La fortaleza del tiempo
Autor: Vicente García
Publica: Dolmen
Páginas: 512
Precio: 17,90 € / 9,95 € (epub)

Tengo una cara bastante común. Al menos una vez al año, alguien me confunde con otra persona. La gente asegura que hay alguien igual que yo en Nerja, en Madrid o justamente en un barrio de mi pueblo. Nunca, sin embargo, me he topado con una de mis dobles. No sé cómo reaccionaría. ¿Tendría miedo? ¿Curiosidad? ¿Y si esa doble fuera tan parecida a mí como aseguran mis amigos? La respuesta a todas estas preguntas sin duda las encontrarás en El libro de Sarah. La fortaleza del tiempo, el primer volumen de la nueva saga de Vicente García.
         Sarah es una adolescente inglesa. Siempre ha vivido en Londres, pero el trabajo de su madre ha hecho que ambas se muden a un nuevo barrio, cosa que no tiene muy contenta a la joven. Lo que no sabe es que ese es el menor de sus problemas. Y es que Sarah pronto descubre que hay otra chica por la ciudad idéntica a ella, alguien con quien la confunden y hace que se meta en líos. Pero, ¿cómo es posible? ¿Puede haber dos Sarahs iguales en el mismo mundo? Sí, aunque una de ellas no provenga del mismo universo, como acaba por saber nuestra Sarah. Si comienzas el gran viaje con ella, seguro que averiguas muchas más cosas de las que están pasando, ¡incluso puede que acabes salvando nuestra dimensión!
         Sarah es una adolescente londinense de gustos góticos. Aunque por culpa del nuevo trabajo de su madre haya tenido que cambiar de barrio, Sarah procura ver siempre que puede a sus amigos de toda la vida. Con ellos hace cosas como invocar espíritus en casas victorianas abandonadas. Esta historia, sin embargo, no tiene mucho que ver con los fantasmas, sino más bien con los viajes entre distintas dimensiones.
         Viajar en el tiempo y viajar entre distintas dimensiones, como pronto descubrirá Sarah, puede ser algo parecido, aunque no sea exactamente lo mismo. En La Fortaleza, lugar fuera de todo espacio y tiempo al que es trasladada mágicamente, aprenderá muchas cosas más sobre las reglas de esta nueva realidad que le toca vivir. Gracias a la comprensión de estas normas y a las habilidades mágicas que consigue desarrollar, Sarah podrá desenvolverse en su primera misión importante.
         El libro de Sarah. La fortaleza del tiempo es una obra de corte juvenil. Esta novela también se encuadra dentro de la fantasía épica, y de la fantasía a secas. Lo que más llama la atención de ella, sin embargo, es lo real que resulta su protagonista. Así, la joven Sarah es una joven desenvuelta e inteligente, pero que se sorprende de todo lo que le pasa al igual que lo haríamos nosotros en su situación. Es valiente, pero también a veces tiene miedo. No es la más simpática, pero sí la más auténtica. Una protagonista, en definitiva, con la que los lectores congeniarán fácilmente.
         A Sarah la acompañan tanto en la misteriosa fortaleza como fuera de ella un buen número de personajes. De todos ellos, yo destacaría a Anticuario, que encarna la figura del gran maestro que todo héroe necesita antes de emprender la aventura, y a Markius, un joven con más de un as en la manga y muchas ganas de pelear contra el Enemigo, ese ente que está acabando como todo lo que la gente de La Fortaleza defiende.
         Este libro es el primero de lo que promete ser una larga saga (o, al menos, una trilogía). Aunque en él ya vemos algunas aventuras de Sarah, yo diría que se trata de un libro introductorio, por la cantidad de datos sobre esta nueva realidad que, llegado el momento, se nos da tanto a Sarah como a los lectores.
         ¿Y qué pasa al final con la doble de Sarah? ¿Qué peso puede tener esa chica misteriosa en la trama? ¿Llegará la Sarah protagonista a hablar con ella, a preguntarle por qué se ha metido en su mundo? Si quieres saberlo, nada mejor que hacerte con un ejemplar de El libro de Sarah. La fortaleza del tiempo. Lo único que puedo adelantaros es que eso de tener dobles puede resultar un engorro para la protagonista, pero, ¡cuánto juego da el asunto de cara a los lectores, desde luego!
         El libro de Sarah. La fortaleza del tiempo, en definitiva, es un libro de aventuras épicas a lo largo y ancho del multiverso, protagonizadas todas ellas por una carismática adolescente que promete dar mucho de lo que hablar en sus próximas hazañas. Un libro lleno de magia, con todo lo que ello implica, buenos, malos, emoción y algún que otro toque de realidad. ¿Te embarcarás con Sarah en esta aventura? ¿O es que tienes miedo de encontrarte con tu doble por el camino?
Cristina Monteoliva


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de Blogger de este sitio o dale a Me gusta en


¡Gracias!


martes, 26 de enero de 2016

NO OS LO VAIS A CREER, PERO...


El 7 de enero estuve en la librería Picasso, un establecimiento que se curra bastante tanto la atención al público como sus escaparates (ver foto un poco más abajo). Los Reyes Magos me habían traído el segundo volumen de una trilogía, ¡pero yo no tenía el primero! Sabía que si en algún lugar de Granada tenían ese libro sin tener que pedirlo, era allí. Y no me equivocaba.
         Era el comienzo de las rebajas y era de esperar que las tiendas de ropa estuvieran a rebosar de gente. No esperaba que también la librería, ¡y de qué manera! ¡Había una larga cola para cobrar! ¿Será verdad que la gente está leyendo un poquito más últimamente? Ojalá que sí.


         Ese fue un momento feliz relacionado con la literatura y los libros, pero no el único que he vivido en lo que va de enero, pues poco después conocí a Daniel G. Castro, escritor granadino que promete llegar bastante alto (No seáis vagos y buscad la entrevista que le hice con motivo del NANOWRIMO).
         Hablando con Daniel me di cuenta de que no es cierto eso que dicen sobre los escritores, que somos ya más que lectores. Actualmente, yo creo que hay más editoriales que escritores y lectores juntos. ¡Madre mía, pero cuántas son! Llevo muchos años reseñando y aún hay muchas que no conozco. ¡Y siguen creándose nuevas!
         A todo esto, ¿qué tal si creo una sección sobre editoriales con entrevistas a los editores y tal? Si eres editor y lees esto, contacta conmigo. Estoy segura de que podría salir algo muy interesante.
  


         Por cierto, no os lo vais a creer, después de la de tiempo que llevo despotricando de épocas pasadas, pero desde hace unos días… ¡ECHO DE MENOS TENER COLABORADORES!
         No, no me he olvidado de la parte mala del asunto de trabajar con otra gente; pero reconozco que tener colaboradores tenía sus cosas buenas, como poder cubrir eventos en distintos sitios de España, abarcar todos los género literarios posibles, chismorrear de libros leídos… ¡y que me quitaran trabajo de encima! Actualmente los libros que tengo por reseñar amenazan con rebelarse y comerme a media noche si no les presto pronto atención. ¡Me falta vida para tanto!


         Porque no olvidemos que, además de leer lo de los demás, de comentar libros y entrevistar autores, yo también escribo. ¿Escribo? Últimamente lo hago tan poco, ¡que casi se me ha olvidado de qué estilo tengo! ¿Y no se supone que monté un blog en solitario para tener tiempo para escribir, entre otras cosas?

En fin, os dejo por ahora. Tengo una reseña por escribir, un libro por leer, un… ¡Tierra, trágame! 

sábado, 23 de enero de 2016

Entrevista: FERNANDO MARÍAS



Queridos lectores,

Comenzamos el año de entrevista en La Orilla de las Letras con un autor al que tengo el placer de conocer desde hace ya bastante tiempo: Fernando Marías.
Fernando Marías es un escritor consolidado con una larga carrera de éxitos literarios. Merecedor de diversos premios, el último que ha recibido es el Premio Biblioteca Breve 2015 por su libro La isla del padre, una obra muy personal que gira entorno a la figura de su padre, Leonardo Marías, y la de él mismo. Como ya supondréis, el libro desvela bastante de la biografía de Marías. Veamos qué más información podemos obtener, tanto de su autor como del libro, a través de esta entrevista:

Cuentas en La isla del padre que antes que escritor quisiste ser director de cine. ¿En qué momento decidiste decantarte por lo primero y dejar de lado lo segundo? Y, ¿has renunciado del todo a tu sueño de ser director?
Ser director de cine era el sueño de mi adolescencia. Nada podía excitar más mi deseo que el ansia de emular a Huston, a Peckinpah, a Aldrich… Por supuesto, en aquel cálculo juvenil no entraba la realidad del cine español, que nada ha tenido ni tiene que ver con el mito hollywoodiense. Ahora observo las dificultades para hacer cine de directores que admiro mucho, como Díaz Yanes, Urbizu, mi hermano Luis… y me doy cuenta de que es una aventura épica, casi irrealizable. Con todo, me fui a vivir a Madrid para intentarlo, y en Madrid me quedé. Y ahí, quince años después de haber llegado, empecé a escribir. No formó parte de ningún plan, simplemente ocurrió. Un día me puse a escribir un guion, no me salía, empecé a transformarlo en relato, luego el relato creció y salió La luz prodigiosa, una novela que fue premiada, tuvo su adaptación televisiva y cinematográfica y ahora saldrá de nuevo en edición 25 aniversario. Este libro lo resume todo. Y sobre lo otro… No me veo ya dirigiendo una película. A veces pienso con ello, pero lo veo demasiado complicado.   

Cuando empezaste a escribir, ¿llegaste a pensar que llegarías a ser un escritor conocido?
Por un lado sueñas con ello, fantaseas con que lo lograrás… Y por otro te parece imposible. He sido afortunado. Me tocó una época en la que aún era posible. Hoy creo que los autores jóvenes lo tienen mucho más complicado, y por eso admiro más a los que lo intentan de corazón, con toda su energía. Sé que no lo hacen por la fama, sino por el afán ineludible de escribir, y eso hace crecer mi respeto hacia ellos. Cada año descubro a dos o tres autores que me parecen realmente buenos. Ahora es su tiempo. Un tiempo lleno de dificultades, pero el suyo.


©Laura Muñoz

En un mundo tan complicado a la hora de llegar al público (cada vez más), ¿cuál crees que es el secreto de tu éxito?
El concepto éxito es relativo, siempre habría que especificarlo más. Por ejemplo, yo nunca he tenido éxitos de ventas, y ese suele ser el baremo más extendido. Creo que el éxito consiste exactamente en: escribir lo que quieres escribir + verlo publicado + vivir razonablemente de ello. Ese es el verdadero éxito. Lo demás es secundario; bonito, pero secundario. Y de la misma forma, el fracaso de un escritor no es vender poco, sino escribir aquello que no desea escribir.
 
Como lector, ¿qué crees que tiene que tener un buen libro?
Hipnosis y emoción.

¿Cómo se te ocurrió escribir La isla del padre? ¿Fue algo planificado?
En febrero de 2009 mi padre enfermó y entonces empecé a pensar en escribir sobre él. Tomé notas, rememoré cosas, escribí páginas… Nada tuvo sentido, hasta su muerte en junio de 2013. Entonces me puse a escribir y todo fue en línea recta, y se aceleró positivamente cuando me encerré en la vieja casa familiar a solas con los recuerdos y el ordenador. Nunca (hasta 2009) pensé en escribir un libro así. Y luego no solo resulta ser mi mejor libro (al menos uno de los tres mejores) sino que es el que más respuesta de público encuentra. Al final, la magia de la literatura es lo mejor.
  

©Laura Muñoz

¿Qué ha supuesto para ti ganar el Premio Biblioteca Breve 2015 con La isla del padre?
Durante toda la escritura de La isla del padre pensé que era un libro que escribía para mi padre y para mí. No pensaba en el lector, ni en los editores ni, en realidad, en nadie que no fuéramos nosotros dos. Pensaba que eso traería suerte al libro. Y la trajo. El Biblioteca Breve es un premio mítico, solo puedo sentir emoción. Me habría gustado que él lo supiera y viera el libro con los dos en la portada. Es un premio importante, pero mi mayor orgullo es la larga carta de Elena Ramírez, editora de Seix, con su mirada sobre el libro, conmovida y honda, cuando lo estábamos editando. Eso y las cartas de los lectores expresándome su emoción.

¿Crees que es posible superar alguna vez la muerte de un progenitor?
Cada persona tiene su propia forma de expresar el sentimiento por la ausencia. A mí me ayudó escribir el libro. Y vivir la insólita experiencia de sentir –siendo yo una persona alejada por completo de la religión- que mi padre estaba a mi lado mientras lo escribía.

¿Por qué nos cuesta tanto a veces comunicarnos con nuestros propios familiares?
Por la educación que recibimos. Nací en 1958, una época en que los sentimientos no se prodigaban, como si fuese feo hacerlo, y más aún en Bilbao, mi ciudad, donde somos poco expresivos, o éramos.


©Laura Muñoz

¿Crees que tu relación con tu padre hubiera sido diferente si él hubiera tenido otro oficio que le permitiera pasar más tiempo en casa?
Por supuesto, muy diferente. En primer lugar, él habría sido otro hombre, porque si eligió ese oficio es porque era inquieto y aventurero, individualista y curioso. Pero además su ausencia es esencial, lo convertía en un personaje al que mis hermanos y yo deseábamos tener cerca y lejos a la vez, un extraño que venía contando prodigios pero luego siempre se iba de nuevo. Una experiencia única. En nuestra infancia y juventud no conocimos a nadie de nuestra edad que tuviera un padre así.

¿Qué parte de esta obra te ha costado más escribir?
Ninguna, fluyó todo y me hizo feliz escribirlo. Cuando hacia las páginas finales explico que no quiero terminar el libro y que lo que en realidad quiero es seguir escribiéndolo siempre digo la verdad.

¿Te ha faltado algo por contar en este libro?
No desarrollé la parte sobre mi etapa oscura porque eso da para otro libro de carácter muy distinto que tengo en mente.


©Asís G. Ayerbe

¿Qué esperas que encuentren los lectores en La isla del padre?
Hipnosis y emoción. Ojalá sea eso lo que encuentren. Y sinceridad. Es un libro de sinceridad impúdica, sanadora.

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en marcha?
Ese libro que acabo de decir, y una novela entre la ciencia ficción y el apocalipsis rarísima que se me ha ocurrido. Pero este año tengo una serie de proyectos en marcha y quiero dedicarme a ellos. Hasta septiembre no volveré a escribir. De todas formas ahora acaba de salir Esta noche moriré (edición XX aniversario en Alrevés, incluyendo el monólogo teatral sobre la novela de QY Bazo) y en marzo sale de nuevo La luz prodigiosa, 25 años después, en edición de Turpial. Además, estoy volcado en Hijos de Mary Shelley, 2000Románticos y VerSex, aparte de algún otro proyecto. Año ocupado.

¡Pues sí que va a ser un año ocupado! Un año fantástico, creo también.
Muchas gracias, Fernando, por tu tiempo, tus palabras y las fotos. Espero que tanto La isla del padre llegue a mucha gente este año, así como también el resto de tus obras. Pronto seguro que, al menos yo, leeré la siguiente.
Y, vosotros, queridos lectores, ¿a qué esperáis para conocer la obra de Fernando Marías?

Cristina Monteoliva

Reseña: LA ISLA DEL PADRE, de Fernando Marías.

Título: La isla del padre
Autor: Fernando Marías
Publica: Seix Barral
Páginas: 278
Precio: 19 € / 7,95 € (bolsillo) / 7,95 € (epub)

La muerte de un ser querido supone un duro golpe para todo su entorno. La forma de afrontar esta situación es distinta de una persona a otra, también del grado de cercanía que tenía la persona que se queda con la que se ha ido. Una manera de hacerlo puede ser la creación de un libro en homenaje al fallecido. Un buen ejemplo de ello es la obra ganadora del Premio Biblioteca Breve 2015: La isla del padre, de Fernando Marías. Si queréis saber un poco más sobre este libro, seguid leyendo esta reseña.
Su padre ha muerto tras un largo periodo de enfermedad y su madre ya no va a vivir sola en una casa que hasta entonces ha pasado de generación en generación. Antes de que la vivienda pase a manos de unos nuevos propietarios, Fernando Marías decide pasar un tiempo en ella escribiendo su libro más íntimo.
Esta no es una obra cualquiera. Para empezar, en ella Fernando Marías nos hace vivir a su lado la muerte de su padre, la angustia de la aquellos días, los detalles que se le quedaron grabados, la forma de afrontar el suceso que tuvieron sus familiares. Todo lo que se revolvió dentro de él: lo que le llevó a escribir este libro, en definitiva.
Leonardo Marías, marino mercante de profesión, tuvo tres descendientes. Ya que su trabajo le obligaba a pasar largas temporadas en alta mar, su hijo mayor, Fernando, no conoció a su padre hasta que tuvo la capacidad de hablar. El niño tomó por un extraño a su padre cuando este por fin llegó a casa un buen día. Ese sería el comienzo del “miedo mutuo”, una suerte de distancia entre padre e hijo que solo con tiempo, paciencia y grandes dosis de cariño conseguirían ambos acortar.
El hijo hace balance de la vida del padre, tanto de lo que fue vio durante su infancia y su adolescencia como de lo que le han contado de su vida anterior al nacimiento de sus hijos. Dentro de esta biografía paternal queda espacio también para la ficción. Y es que lo que el hijo no sabe, lo imagina, lo fantasea, lo ficciona. Así surgen islas, héroes, aventuras que tal vez no existieron pero que al hijo le gusta creer que lo hicieron, tanto por el bien de su padre como del suyo propio.
Por otra parte, tenemos la parte de vida compartida entre padre e hijo: los paseos por el monte Pagasarri, la mutua afición por el cine, todas aquellas conversaciones que marcaron al hijo y que este espera que también significaran algo para el padre… Nuevamente, encontramos aquí espacio para la ficción. Esta nos llega en forma de charlas imaginarias entre padre y hijo cuando el primero ya no está. Conversaciones que no tuvieron lugar pero que, sin duda, quedaron pendientes.
La muerte de un ser querido nos hace pensar en la vida de estos, en lo que vivimos con ellos; y también en nuestra propia vida. El autor de este libro, en un ejercicio de sinceridad extrema y de catarsis, desnuda su alma para contarnos los momentos que le marcaron en su infancia, los anhelos de una época, sus días más oscuros, lo que se quedó en el camino y lo que le salvó al final de aquel túnel negro en el que se encontraba. ¿Hubiera sido todo distinto si su padre no fuera un marino mercante que pasaba mucho tiempo lejos de casa, o si la educación de la época fuera otra? Nunca lo sabremos. Lo que sí podemos deducir tras la lectura es que lo pasado, pasado está. Que las cosas pasan a veces por un motivo, otras veces porque sí. Lo importante es buscar la manera de superar lo malo y mirar al futuro con cierta esperanza. Y si hace falta contarlo todo en un libro, si es así cómo se espanta a los demonios, ¿por qué no hacerlo?
La isla del padre, en definitiva, es un libro de memorias, o de lo que hoy parece denominarse “autoficción”, que profundiza en la vida de un padre para llegar a entender al hijo. Un libro de prosa apasionada, de estilo directo, de emoción desmedida que llega fácilmente al corazón del lector. Una lectura diferente y, sin lugar a dudas, enriquecedora. ¿Te atreves a embarcarte en busca de esta isla?
Cristina Monteoliva

Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de blogger de este sitio o dale a Me gusta en


¡Gracias!

Reseña: AVENTURAS DE UN HOMBRE LOBO ADOLESCENTE, de Tim Collins

Título: Aventuras de un hombre lobo adolescente
Autor: Tim Collins
Ilustraciones: Andrew Pinder
Traducción: Mado Martínez
Edita: Editorial Bóveda
Páginas: 224
Precio: 13 € / 4,99 € (epub)

Imagina que estás en el instituto y siempre sacas muy buenas notas. Por fin llegan los exámenes finales y estás dispuesto a darlo todo. Entonces, justo cuando más seguro estás de que volverás a obtener las máximas puntuaciones, ocurre algo que hace que tu nivel académico caiga en picado. ¿Una gripe de las gordas? ¿La rotura de una pierna? ¿Un mordisco de un bicho rabioso que te hace convertirte en un hombre lobo? La respuesta está en Aventuas de un hombre lobo adolescente, la novela de Tim Collins de la que hoy os vengo a hablar.
Luke Thorpe es un muchacho de quince años con un expediente académico envidiable. Sus notas son siempre las mejores, ya que él no para de estudiar, aunque la gimnasia no se le dé especialmente bien. Su vida cambia el día en el que un perro rabioso le muerde. Luke comienza a experimentar ciertos cambios curiosos a partir de ese momento. Convencido de que ha contraído la rabia, acude al médico. La realidad, sin embargo, es bien distinta: Luke ha sido mordido por un hombre lobo y no le va a quedar otra que adaptarse a su nueva vida a pasos agigantados. ¿Conseguirá llegar indemne a los exámenes finales?
Luke Thorpe, el desesperado protagonista e ingenioso narrador de esta historia, es un chico adolescente de lo más normal con unas notas estupendas en el instituto. Un buen día, el responsable Luke es mordido por la calle. Los cambios en su físico no tardan en aparecer. Menos mal que pronto encuentra semejantes con los que aprender a ser un hombre lobo integrado en la sociedad. Aunque, ¿y si sus amigos quieren de pronto irse a una isla perdida en busca de problemas con los vampiros?
Aventuras de un hombre lobo adolescente es el segundo libro que conocemos de Tim Collins (al menos, yo) después de Diario de un vampiro adolescente. Al igual que su libro anterior, Aventuras de un hombre lobo adolescente está escrito a manera de divertido diario repleto de las tronchantes ilustraciones de Andrew Pinder. Todo ello hace que el lector se meta de lleno en el mundo del joven Luke y de sus nuevos amigos, unos seres muy peculiares.
En esta nueva entrega, encontramos también personajes del libro anterior. El primero de ellos es Chloe, la ex novia de Nigel, el vampiro adolescente. Chloe es una mujer lobo convencida de que los hombres lobos y los vampiros pueden vivir en paz. Luke se unirá pronto a su causa, lo que les traerá, sin duda, más de un problema.
El segundo personaje “repetidor” a destacar es el propio Nigel, el vampiro protagonista del anterior libro, ahora convertido en un interesante secundario unido a la causa pacifista de Chloe. La cuestión es: ¿cómo se llevarán Nigel y Luke? ¿Intentará reconquistar Niguel a la alocada Chloe? Tendrás que leer el libro para averiguarlo.
Mi parte favorita del libro es aquella en la que los excéntricos vampiros se encuentran con los rabiosos hombres lobo. Pero, ¿por qué tienen siempre que pelearse estos seres? Al final van a tener razón Chloe, Luke y Nigel con esto de encontrar un modelo de convivencia lo más pacífico posible. ¿Conseguirán finalmente convencer a los demás de que la guerra no es la respuesta?
¿Puede decirse que Aventuras de un hombre lobo adolescente es la segunda parte de una saga comenzada por Diario de un vampiro adolescente? ¿O deberíamos tomarla como lo que hoy en día llamamos un “spin-off”? No sabría que deciros. Personalmente encuentro en este segundo libro los suficientes elementos como para considerar las dos opciones como válidas. Lo que sí tengo claro es que si esto es una saga, espero ver pronto un nuevo libro de aventuras monstruosas escritas a manera de diario.
Aventuras de un hombre lobo adolescente, en definitiva, es un divertido libro ilustrado a manera de diario que nos demuestra que los adolescentes con ciertos poderes no están libres de encontrarse metidos en los conflictos típicos de esa etapa vital por la que están pasando, además de tener que afrontar otros líos derivados de, precisamente, esos poderes especiales. Una novela apta tanto para jóvenes como no tan jóvenes, licántropos o vampiros, ¡tremendamente adictiva! Deja que te muerda y no intentes escapar luego.
Cristina Monteoliva


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de blogger de este sitio o dale a Me gusta en


¡Gracias!

domingo, 17 de enero de 2016

UN ROMANCE DE NOVELA: una película sin duda inolvidable.

Está bien, lo admito: soy una adicta a las películas malas de la sobremesa de los fines de semana. Estoy deseando que llegue el sábado para plantarme en el sofá y ver qué nueva aventura “fatal, letal o mortal” (la santísima trinidad de las palabras que se repiten en los títulos de estos filmes, casi todos ellos americanos). No me importa que los finales sean predecibles. Adoro que el vecino acabe siendo un psicópata, para sorpresa de los protagonistas (aunque se viera venir muy de lejos). Soy feliz cuando una inocentona amish deja el nido para convertirse en rockera.
         Los guiones de las últimas películas emitidas en televisión, sin embargo, me tienen un poco indignada: chicas amish que se sienten diferentes pero que acaban casadas con el amish buenorro de turno; productores de cine que no se acaba de saber si mataron o no a su mujer… El colmo ha llegado hoy, con Un romance de novela, una película que gira entorno al mundo de los libros y, cómo no, el amor más platónico-pasteloso que os podáis encontrar entre dos personas mayores de catorce años.



         La historia comienza con un encuentro en primera clase de un avión con destino a Portland (algo así como el Huesca de Estados Unidos) entre los dos protagonistas. Por supuesto, nada más verse, los muchachos se llaman la atención. Y no es de extrañar: los dos son igual de cándidos, igual de entusiastas, igual de… Sí, me parecen unos muermos, no os voy a engañar.
         Ella es periodista especializada en reseñas literarias y él es escritor en cubierto, es decir, que escribe bajo un pseudónimo. Como pronto descubriremos en la película, ella, cómo no, es fan de las novelas de su alter ego, aunque la última le ha parecido un pan casero guardado en una despensa durante cuatro meses (de ahí que le escriba una novela fina filipina).
         La cosa se desarrolla de la siguiente forma: los dos se molan y empiezan a salir, pero sin que ella sepa que es el escritor famoso. Solo averigua que él es hijo de unos actores que murieron en trágicas circunstancias. Él, por su parte, no quiere contarle quién es en realidad porque ella salió con un famoso y la ruptura fue chunga, pública y notoria. Cuando ella descubre que él es el escritor más famoso del momento, se pone de morros. No quiere salir con más famosos, que luego la ponen verde en las redes sociales y eso no mola nada. Y así, por esa tontería, se distancian durante seis meses.
Cosas a destacar de la película, así, en resumen:
         -Ella le hace pasar a él la prueba del algodón, o sea, que lo pone a prueba con los amigos.
         -Ella casualmente se deja caer por donde sabe que él va y le espía tras los arbustos ¿Eso no es muy de novia psicópata?
         - La compañera rubia con pinta de no sosa de la prota le tira los trastos a el prota y él pasa de ella.
         -Él quema el manuscrito de una novela y casualmente no ha guardado una copia en el pc. ¡JA,JA,JA,JA,JA! ¿Estamos tontos o qué? ¡Los escritores guardamos copias de las cosas importantes hasta en el joyero de la abuela Hortensia!



         -Y ahora una de mis partes favoritas de la película (sarcasmo mode on): ella deja su puesto en el periódico para montar su web de reseñas y se lleva a trabajar con ella a su amiga la rubia no sosa. ¡JA,JA,JA,JA,JA! ¿En serio? ¿Y de qué va a vivir hasta que consiga sacar dinero con una página de reseñas, si es que acaso lo consigue? ¿En serio va a conseguir enseguida anunciantes, los suficientes como para sacar dos sueldos al mes? ¡Pero si estamos todos reseñando gratis, por Dios! Y no creo que en Estados Unidos la cosa sea la cosa muy diferente. ¿EN QUÉ MUNDO VIVEN ESTOS GUIONISTAS AMERICANOS?
         -Él decide escribir una novela biográfica o de autoficción, una cosa que, por cierto, está cada vez más en boga en España. Claro, que los autores que tengo ahora mismo en mente tienen cosas un poquito más interesantes que contar que el prota soso de esta novela. Por mucho que él diga en la peli que lo suyo es una historia de un hombre que acaba de encontrarse a sí mismo… ¡Venga ya, hombre! Que la chavala te dejó porque eras famoso. ¡Y te espiaba detrás de los arbustos! ¡Y te hacía la prueba del algodón con los amigos! ¿Qué es eso de encontrarte a ti mismo, si al final de la peli eres el mismo?
         -Al final, se reconcilian en la presentación de la novela, con besico y todo. Aunque a mí me gusta más pensar en esta versión:


         
      En fin, que entre una cosa y otra, no gano para disgustos últimamente. Pero, tranquilos, que ya dejo de daros la brasa con mis gustos televisivos. Eso sí: si alguien más ha visto esta peli y quiere dejarme sus impresiones, ¡ahora es el momento!


miércoles, 13 de enero de 2016

Reseña: LOS SEMPITERNOS, de Ginés S. Cutillas

Título: Los sempiternos
Autor: Ginés S. Cutillas
Publica: Editorial Base
Páginas: 112
Precio: 13,90 €

La vida se le antoja demasiado corta al ser humano, de ahí que desde tiempos inmemorables el hombre haya buscado siempre la forma de perdurar. Se me ocurre que la eternidad podría estar bien, en ciertos sentidos; aunque creo que resultaría un tanto ardua, trabajosa, en muchos otros. En todo caso, la eternidad es un buen tema literario, tal y como demuestra Los sempiternos, el libro de Ginés S. Cutillas del que hoy os vengo a hablar.
         Barcelona, probablemente, en el siglo XXI. Un misterioso hombre vestido de blanco le brinda la posibilidad a un moribundo de vivir un día más. Un tipo infiel no sabe que su peor enemigo está más cerca de lo que piensa. Dos caballeros juegan una partida de cartas eterna en un hotel. Un hombre descubre que de pronto su barrio se ha visto invadido por marujas sesentonas. El paciente de un psiquiátrico le confiesa a su médico lo que más le gusta hacer en el mundo. Un tipo descubre que sus clones no paran de multiplicarse, y que el tiempo se repite una y otra vez. Un asesino le enseña a su sucesor cómo cometer un terrible crimen. Cuatro hermanos sabotean de forma sistemática la empresa que les hace la competencia. La anarquía hace que en otra empresa todo acabe de forma muy sangrienta. El destino no está solo, sino que tiene un doble. Un escritor narra el febril proceso creativo que le ha llevado a escribir su obra: este libro en concreto.
         Los sempiternos parece, a simple vista, un libro de relatos de corte fantástico y fina ironía en el que el primero, de título Muerte supone el Prólogo de la obra mientras que el último de ellos, Sexo, el Epílogo. Si el lector abre el libro al azar y decide leer un relato de forma individual, seguirá creyendo que se trata de un simple libro de relatos. La primera clave para descubrir que este volumen es algo más que un compendio de cuentos la encontramos precisamente en el hecho de que tenga un prólogo y un epílogo, algo más propio de una novela. Si comenzamos a leer, además, nos daremos cuenta de que todas las historias ocurren en Barcelona, que siempre aparece por alguna parte un tipo vestido de blanco y que, además, los protagonistas de unas historias acaban siendo nombrados, de alguna manera, en alguna otra. Ya que Los sempiternos va un poco más allá de lo que consideraríamos un libro de relatos en el que, como suele ser cada vez más habitual hoy en día, existe una temática común, bajo mi punto de vista deberíamos considerarla una novela disruptiva en la que cada relato, o capítulo, como decía antes, puede leerse de forma individual, si se desea.
         Pide el autor, sin embargo, que aunque el lector puede leer los relatos del grueso del libro en el orden que desee, por favor lea primero el Prólogo, Muerte, y por último, el Epílogo, Sexo. Yo pediría, además, a los que vayáis a leer este libro, que si podéis, sigáis en orden estricto de los relatos, pues creo que es la forma más lógica de hacerlo si de verdad se quiere encontrar el verdadero sentido de esta obra.
         Los relatos vienen titulados, todos ellos, por una simple palabra. Temas universales, cuestiones sobre las que el ser humano lleva discutiendo desde el principio de los tiempos, y que en este libro dan mucho de sí: Muerte, Mentira, Sueño, Paranoia, Caos, Tiempo, Amor, Estupidez, Ambición, Destino y Sexo.
         Me ha resultado curioso que todos los relatos estén escritos en primera persona del singular, desde un punto de vista masculino. Así, el que nos habla es siempre el protagonista de la acción, o un testigo muy cercano al protagonista.
         Otra particularidad de esta obra es encontrar al final de la misma, como epílogo, un relato que, como ya he indicado anteriormente, nos habla del proceso creativo del escritor, desvelando muchos puntos interesantes de la psique del mismo. Después de leerlo, creo que los que quieran entrevistar a Ginés S. Cutillas lo tendrán un poquito más difícil. Pero, bueno, ¿quién no se atreve con un buen reto?
         Los sempiternos, en definitiva, es una obra bien estructurada, perfectamente montada, inteligente e imaginativa que va a hacer las delicias tanto de los conocedores de la obra anterior de Ginés S. Cutillas como de los amantes del cuento fantástico no exento de humor. ¿Y qué tal si le echas un vistazo?
Cristina Monteoliva


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de blogger de este sitio o dale a Me gusta en


¡Gracias!