sábado, 31 de octubre de 2015

Reseña: DIARIO DE UN VAMPIRO ADOLESCENTE, de Tim Collins

Título: Diario de un vampiro adolescente
Autor: Tim Collins
Ilustraciones: Andrew Pinder
Traducción: Mado Martínez
Edita: Editorial Bóveda
Páginas: 224
Precio: 13 € / 4,99 € (epub)

Si la adolescencia es una época difícil, imagina cómo tiene que ser para esos chicos que no se parecen en nada a los compañeros que tú y que yo tuvimos en el instituto. Seres con poderes mágicos y vidas eternas. Como los vampiros, por ejemplo. ¿O es que no crees que sería horrible quedarte estancado en la etapa más desconcertante de la vida por toda la eternidad? Tanto como si tu respuesta es afirmativa o negativa, creo que la verdad la encontrarás en Diario de un vampiro adolescente, la novela de Tim Collins de la que hoy os hablaré.
Nigel Mullet es un vampiro con la eterna y complicada edad de quince años, lo que no le supone un gran problema hasta el año en el que irrumpe en su vida un nuevo compañero de clase, el desconcertante Jason, y Chloe, su novia, decide cortar su relación con él. Pronto Nigel deja de ser uno de los alumnos más populares para convertirse en el más triste y solitario de los estudiantes. ¿Quién iba a decirle a este joven vampiro que el desamor y la envidia hacia un misterioso recién llegado le iban a producir tantos quebraderos de cabeza? ¿Conseguirá Nigel superar este bache?
Nigel, el protagonista y narrador de esta historia, es un vampiro adolescente muy bien integrado en la sociedad, gracias a que puede deambular de día por la ciudad y a que casi nadie conoce su auténtica condición de bebedor de sangre. Como lleva años y años repitiendo cursos en el instituto (lo que para la mayoría de nosotros sería una auténtica pesadilla), sus notas son excelentes. Su belleza vampírica, además, hace que sea muy popular entre las chicas. Aunque a Nigel solo le interesa una: Chloe. La cuestión es: ¿estará Chloe preparada para salir con un vampiro siendo ella una humana?
Nigel, además de sacar buenas notas, también es bueno en el deporte. El mejor de todos. Hasta que llega Jason a su clase, un chico con pinta de troglodita y muy malas pulgas. La rivalidad entre ambos se hará patente desde el primer momento. ¿Conseguirá Nigel superar a Jason en las pruebas deportivas y en todo lo demás?
Diario de un vampiro adolescente, como bien indica el título, es una novela escrita a manera de diario por Nigel, el chico vampiro. La narración comienza un 31 de agosto de un año sin determinar y acaba el 4 de enero del siguiente año. Hemos de pensar que estos años pertenecen a la década de 2010, al menos, puesto que Nigel hace mención a muchos de los elementos culturales y tecnológicos que han aparecido recientemente y que forman parte de la vida de los jóvenes actuales.
El estilo del Nigel narrador es ameno, cercano y divertido, sin caer en el simplismo. Bastante sentimental, en algunos momentos. Entrañable y simpático, desde luego, lo que hace que enseguida el lector conecte con el personaje.
A pesar de la trama principal, he de decir que no todo es instituto, chicas y compañeros que caen mal en esta novela. El Nigel protagonista vive con sus padres, una hermana y un señor mayor al que le obligan llamar abuelo. La convivencia en la casa familiar es un quebradero de cabeza para el muchacho; una verdadera delicia para el lector. Sobre todo por esos desencuentros que Nigel tiene con el abuelo y lo desquiciante que puede resultar para él su hermana, tan estancada en los diez años de edad.
El texto viene acompañado por un buen número de ilustraciones de Andrew Pinder, a tinta negra, que nos dan cuenta de los momentos más divertidos, dramáticos y patéticos en la vida del joven Nigel. Imposible imaginarse el libro sin ellas.
Diario de un vampiro adolescente, en definitiva, es un libro que nos hace ver que si los vampiros adolescentes existieran, tendrían más que ver con los adolescentes humanos que con los estereotipos que han creado algunas sagas de éxito. Una obra brillante que gustará tanto a los más jóvenes como a todos aquellos que lo pasamos bien con historias sobre institutos, noviazgos fallidos y seres de otro mundo que a veces no dan tanto miedo. Una lectura maravillosa para iluminar días oscuros. ¿Te animas a comprobarlo por ti mismo?
Cristina Monteoliva 


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de blogger de este sitio o dale a Me gusta en


¡Gracias!

jueves, 29 de octubre de 2015

¡ABAJO LA MALA LITERATURA!

Imagino que muchos de vosotros, asiduos de las redes sociales, consultaréis de vez en cuando algún diario en internet para estar al tanto de lo que pasa en el mundo. Yo, además de eso, suelo ver las noticias en la tele, sobre todo mientras como. Pues bien, estaba yo hace un par de semanas acabando mi plato (¿era domingo?, ¿era pollo asado?) cuando de pronto saltó a la pantalla una noticia que, en un principio, me dejó bastante perpleja. Según la conductora del programa, un grupo de manifestantes se había plantado en Boston ante un museo reclamando que retiraran de la exposición unos cuadros de Renoir. ¡Unos cuadros del mismísimo Renoir!



En el Moulin de la Galette. Renoir, 1877.
¿Este no es el cuadro que salía en Amelie? 

         Yo no soy una gran entendida en arte, pero a mí Renoir me sonaba a impresionista de renombre, por lo que en un principio pensé que aquella gente que reclamaba algo tan disparatado igual es que tenía muchas ganas de llamar la atención en plan troll (y bastante tiempo libre).



Foto publicada en The Guardian.
Cuatro colgados haciendo mucho ruido. Pocos, sí, pero han dado la vuelta al mundo.

         La cosa me quedó un poco más clara cuando la locutora explicó que Pierre Auguste Renoir tuvo una primera época excelente dentro del impresionismo, por la que siempre será reconocido; pero que a mitad de su carrera decidió que igual había que ir pagando facturas y tal y se acomodó al gusto de los ricachos de la época. Unos gustos bastante ñoños, por lo visto. Aunque sus detractores van mucho más allá, diciendo que las proporciones son un sindiós, que algunas figuras (humanas) tienen ojillos de gamba, etc. Total, que un buen número de los cuadros de Renoir son, para muchos, verdaderos bodrios que no merecen estar expuestos en ningún museo que se precie.
         Podéis encontrar la noticia en diversos medios en internet. Solo tenéis que poner en Google “manifestación contra Renoir” y empezar a alucinar.



Las bañistas grandes, 1919.
No sé vosotros, pero yo veo las lorzas de estas muchachas raras. Parecen primas del muñeco de Michelín.

         Como decía antes, yo de pintura no es que entienda mucho. De literatura, creo que un poquito más. Es un tema en el que, desde luego, pienso mucho cada día. Así que después de ver la noticia y pensar un rato en ella, tuve una suerte de alucinación en la que montones de lectores y entendidos furiosos se manifestaban ante bibliotecas, librerías y editoriales pidiendo la retirada de los libros malos. Montones de personas de todas las edades con carteles con mensajes como los siguientes:

¡Abajo los libros malos!
¡No más pornografía sentimental!
¡Esa historia ya la hemos visto en películas de sobremesa unas 200 veces!
¡Fulanito solo fue bueno hasta los 50 años, luego se dedicó a escribir chorradas!
¡Que las editoriales revisen los textos antes de publicarlos!

         Porque lo cierto es que el mundo está cada vez más lleno de libros malos de todo tipo. Millones y millones de ellos. Libros de todos los tamaños, categorías y géneros. Libros con escasa enjundia escritos con poca gracia. Volúmenes con faltas de ortografía y gramática que hacen que me aumente la miopía. Libros, en definitiva, que hacen que los buenos, en esta jungla editorial en la que nos vemos sumidos a día de hoy, brillen menos de lo que deberían.



Publicado en www.emblemática.com
Vale, lo de la hoguera es un poco exagerado. Pero la imagen me encanta. 

         Por suerte, dentro de unos años, la mayor parte de estos libros caerán en el olvido. Pero, ¿y si se nos cuela en el futuro alguno tipo “Renoir de la última época”? No pensemos tan lejos, quedémonos con los que ya nos han colado de décadas y siglos atrás. ¿Deben esos libros seguir estudiándose en los colegios? ¿O reditándose como si fueran joyas solo porque su autor sí que escribió antes o después libros geniales, por ejemplo? ¿Os imagináis que de pronto nos diera por protestar por ello?
         En fin, creo que por lo pronto todo esto se va a quedar en lo que dije hace un rato, en una divertida alucinación de la autora de este artículo. Aunque, ¿por qué no soñar con el día en el que las voces de los que protestamos por los malos libros se escuche en alguna parte? ¿No deberíamos estar haciendo algo, en la medida de lo posible, por acabar con todos los libros malos del mundo? ¿Por qué libro malo protestarías, en un hipotético caso de manifestación? ¿Te atreves a contarlo?

miércoles, 21 de octubre de 2015

Reseña de EL LEGADO DE CHRISTIE, de David Ruiz del Portal, David Rozas Genzor y Juapi.

Título: El legado de Christie
Autores: David Ruiz del Portal y David Rozas Genzor
Ilustraciones: Juapi
Edita: Editorial Alfasur
Páginas: 343
Precio: 18,90 €

Imagina uno de los afortunados que aún siguen vivos tras el apocalipsis zombi. O igual no. A lo mejor te encuentras totalmente solo y deseas que la muerte te lleve a pronto. Porque, ¿cómo encontrar esperanza cuando eres el único con vida en el planeta? ¿De dónde sacarías fuerzas para seguir? Seguro que en El legado de Christie, la novela escrita por David Ruiz del Portal y David Rozas Genzor, e ilustrada por Juapi de la que hoy os voy a hablar, encuentras las respuestas a estas y a otras muchas preguntas.
Tras el apocalipsis zombi, Owen Duran queda atrapado en Manhattan. Él parece ser el único ser humano vivo en la ciudad de los rascacielos, lo que sin duda resulta totalmente desolador. Sus días transcurren sin un objetivo concreto. Así, Owen, rodeado de zombis y cada vez más desquiciado, vive cada momento como si fuera el último. Sin más. Hasta el día en que por fin encuentra una motivación, un hilo del que tirar a la hora de averiguar qué produjo toda aquella locura zombi y cómo intentar pararla. Y, tal vez, la forma de rencontrarse con otros supervivientes, si es que acaso existen.
Owen Duran no solo es el protagonista absoluto de esta historia: también es su narrador. Gracias a él conoceremos una ciudad de Nueva York devastada por los zombis, la vida de un solitario al borde de la locura sin esperanza alguna, así como las anécdotas de su día a día por las calles de la ciudad. Todo esto podría resultar un tanto desalentador para el lector que no solo espere capítulos llenos de escenas de acción en una historia de zombis, si no fuera porque la narración en presente se entremezcla con los interesantes episodios del pasado de Owen. Gracias a estos episodios, sabremos cómo empezó todo, qué hicieron los militares al respecto, qué sucedió con la población y, sobre todo, por qué Owen se queda solo en la ciudad.
He de decir, también a favor de la historia, que llega un momento en el que por fin nuestro protagonista encuentra un objetivo que le saca de esa vida rutinaria vida, y que ese objetivo nos llevará a un final emocionante y muy diferente al de otras novelas de muertos vivientes. ¿Habrá una segunda parte?
Los autores de esta novela se han tomado su tiempo a la hora de escribirla. Sin duda (pequeños fallos aparte), esto se nota en el estilo (mucho más cuidado del de otros autores de novelas de zombis) y en los puntos originales (con respecto a otras historias de zombis) que el lector irá encontrando a lo largo de las páginas.
Otro punto a favor del libro son las ilustraciones, en blanco y negro, muy acordes con el género y especialmente logradas. No estaría mal que a partir de ahora se pusieran de moda las novelas de terror ilustradas.
¿Y qué es el legado de Christie en sí? Por supuesto, no puedo desvelarlo, que si no, no os leéis el libro. Lo que sí diré es que es algo que no me esperaba cuando comencé esta lectura. Siento pecar de repetitiva, pero, sí: lo del legado me ha parecido algo bastante original dentro del género zombi. Sobre todo por lo que ello conlleva para ciertos personajes que tampoco pienso nombrar. Y, ahora, si queréis saber a qué me refiero, ya sabéis: comprad un ejemplar de El legado de Christie y no dejéis de prestar atención a todo lo que le sucede a Owen Duran.
Cristina Monteoliva


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de blogger de este sitio o dale a Me gusta en


¡Gracias!




domingo, 18 de octubre de 2015

Reseña de LO QUE DIJO HARRIET, de Beryl Bainbridge

Título: Lo que dijo Harriet
Autora: Beryl Bainbridge
Traducción: Alicia Frieyro
Edita: Impedimenta
Páginas: 240
Precio: 19,95 €

Se habla mucho de la inocencia de los niños, de su pureza, de su poca capacidad de hacer un mal consciente. No nos cabe en la mente que haya niños que sean capaces de tramar actos crueles con conocimiento de causa. Nos aterroriza pensar solo en la idea. Igual es que los inocentes somos nosotros, los adultos que pensamos de esta manera, pienso tras la lectura de Lo que dijo Harriet, la novela de Beryl Bainbridge que ha rescatado del olvido Editorial Impedimenta.
La protagonista de esta historia es una niña de trece años cuya mejor amiga, de la misma edad, se llama Harriet. Harriet y nuestra chica suelen pasar el año en un internado. Cuando vuelven a casa, ambas se aburren mucho. Tienen prisa por convertirse en mujeres y el entorno les ofrece pocos estímulos. Tan solo algo parece divertir a las muchachas: engatusar al señor Biggs, apodado por ellas el Zar, el vecino del matrimonio infeliz. Cuanto más interés muestra el ingenuo vecino por nuestra protagonista, más perversos se vuelven los planes de las niñas. El trágico final se hace así prácticamente inevitable.
Nueva Zelanda, 1954. Juliet Hulme y Pauline Parker son dos amigas inseparables, tanto, que sus familias creen que mantienen una relación lésbica. Con la excusa de la separación de los padres, los Hulme deciden enviar a Sudáfrica a Juliet, a vivir en casa de un pariente para así separarla de su amiga. Pauline quiere seguirla, pero su madre no la deja. Esto provoca que ambas niñas acaben asesinando a la madre de Pauline.
El caso Parker-Hulme, que sería retratado por Peter Jackson en su película Criaturas celestiales, fue también fuente de inspiración para Beryl Bainbridge a la hora de escribir su primera y polémica novela, Lo que dijo Harriet. Una obra tan incómoda para la sociedad del momento, que a pesar de haber sido escrita a finales de los 60, no pudo ser publicada hasta 1972, momento en el que por fin pudo ser entendida y aclamada como la gran obra literaria que es.
Como el caso Parker-Hulme, esta historia empieza con dos amigas inseparables, dos jóvenes adolescentes que sueñan con grandes pasiones y vidas aventureras. A simple vista, tan solo unas niñas jugando a ser mujeres.
Harriet y su amiga, la chica sin nombre, son sin duda dos chicas inquietas. La inquietud las lleva normalmente al aburrimiento, y el aburrimiento, a tramar pequeñas maldades. De las dos, la más avispada parece ser Harriet. La otra, nuestra protagonista y narradora, la sigue siempre.
Las chicas ponen su punto de mira en un vecino al que llaman el Zar. El hombre, cincuentón en el momento de la narración, vive un matrimonio desgraciado. Las chicas le ven como un ser patético del que hay que reírse. ¿Y qué mejor para ello que hacer que se enamore locamente de una de ellas?
La narración tiene lugar en algún lugar de Inglaterra durante un verano. La época tampoco es fácil de precisar, puesto que no se nombran referencias que nos hagan pensar que todo tuvo lugar en el año 1960 o en el 1950. Lo que sí sabemos es que es un verano del siglo XX y que las guerras ya han pasado.
Lo mejor de la novela, desde mi punto de vista, es el gran retrato que la autora hace de sus personajes principales, Harriet, la narradora y el Zar; seres tremendamente complejos, solos y anhelantes de una vida mejor. Una vida tal vez cercana, tal vez inalcanzable. Tal vez demasiado irreal.
No cabe duda de que Lo que dijo Harriet no es solo una historia con cierta intriga. Esta es una novela sobre la muerte de la inocencia, la crueldad adolescente y la total falta de empatía. También una novela con la que reflexionar sobre temas como la dependencia, las relaciones tóxicas y, porqué no, la pedofilia.
El gran misterio de la trama viene encerrado en el mismo título. Una vez leída la obra, ese título, a primera vista tan claro, tan simple, cobra un significado totalmente diferente para el lector.
Lo que dijo Harriet, en definitiva, es una gran obra, tanto por la forma en la que está escrita como por el inquietante thriller que nos desvela su trama y los temas que en ella subyacen. Una novela sobre la perversión juvenil y la inocencia adulta que los amantes de lo oscuro no deberían dejar escapar. ¿Te la vas a perder?
Cristina Monteoliva

Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de blogger de este sitio o dale a Me gusta en

¡Gracias!

domingo, 11 de octubre de 2015

Reseña de CASAS ENCANTADAS, ENIGMAS Y LUGARES DE PODER EN GRANADA, de Rafael Casares

Título: Casas encantadas, enigmas y lugares de poder en Granada
Autor: Rafael Casares
Edita: Almuzara
Páginas: 329
Precio: 19,95 €

Siempre he pensado que Granada, tanto la capital como la provincia, es un lugar mágico. Puede que porque sea mágica tantas civilizaciones han pasado a lo largo de los siglos por esta tierra. También puede que por este motivo los seres de otras dimensiones, los que denominamos genéricamente fantasmas, campen a sus anchas en multitud de edificaciones y lugares granadinos. Muchas más casas, edificios y lugares de los que hubiera podido yo imaginar en un principio, pienso tras la lectura del libro de Rafael Casares: Casas encantadas, enigmas y lugares de poder en Granada.
Casas encantadas, enigmas y lugares de poder en Granada es una guía que hará las delicias de todos los amantes, de mente muy abierta, de las apariciones, los poltergeist y todos los fenómenos que en nuestro mundo no tienen explicación. Su autor, Rafael Casares, ha puesto un especial empeño en recopilar en este libro todos los sucesos recogidos tanto en casas y otras construcciones de Granada como los más importantes acontecidos en distintos puntos de la provincia.
El libro, que puede leerse entero o conservarse como guía de consulta para que el lector acuda a él cada vez que tenga una duda, se compone de varias partes. Tras una introducción escrita por Joaquín Abenza y un prólogo de mano de Rafael Casares, nos encontramos con la primera parte, dedicada por completo a la ciudad de Granada. Gracias a este capítulo, tendremos conocimientos bien detallados de los extraños sucesos que se han dado en el pasado o se siguen dando en sitios como el Carmen de la Victoria, la Casa del Chapiz, el Carmen de San Cristóbal, las Casas de Cuesta de Gomérez, la Fuente de la Bicha, la Calle de los Ahorcados, el Hospital Real y el Hospital de San Juan de Dios, entre otros muchos.
La segunda parte está dedicada a la provincia, no menos misteriosa que la capital. En este capítulo Rafael Casares nos habla de sucesos acontecidos en lugares de Motril, Las Alpujarras, el Valle de Lecrín, el área metropolitana de la capital y la denominada Zona Norte.
Tanto en la primera como en la segunda parte, el autor nos narra historias sobre apariciones de genios, ancianas, príncipes, santos e incluso de la propia Virgen. Así mismo, a lo largo de estas páginas conoceréis sucesos relacionados con experiencias extracorpóreas, extrañas procesiones, telekinesis, puertas que se abren o cierran misteriosamente, dopelgangers, porltergeist, etc. Las historias han sido obtenidas por la narración directa de los propios afectados o por testigos indirectos, cuando los afectados ya han fallecido o no son fáciles de reconocer. Tras contarnos todo esto en, como digo, en la primera y la segunda parte, llegamos a una tercera dedicada a las conclusiones personales que el investigador saca de las misteriosa historias.
Tan importantes como las narraciones y las conclusiones del investigador pueden ser, para el lector que desee meterse de lleno en este mundo misterioso, las explicaciones del mundo paranormal que encontramos en el apéndice final. Este apartado final pretende dar una explicación general y total no solo a los fenómenos que se cuentan en este libro, sino a todos los que puedan estar relacionados con las casas encantadas y los lugares de poder. Este capítulo, que quizá debería aparecer al principio del libro y no al final, nos introduce en términos como el de persona foco, el de lugar de poder o el de geobiología, entre otros muchos.
Casas encantadas, enigmas y lugares de poder en Granada, en definitiva, es un libro muy completo, en cuanto a la cantidad de lugares encantados catalogados por el autor y el número de historias, algunas muy largas y prolongadas en el tiempo, del que se hace eco el volumen. Un libro especialmente indicado para los amantes de Granada que también lo sean, en especial, de lo paranormal. Si te interesa el tema, no dejes de echarle un vistazo.
Cristina Monteoliva


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de blogger de este sitio o dale a Me gusta en
¡Gracias!



miércoles, 7 de octubre de 2015

Reseña de EL INVIERNO MÁS FRÍO, de Brendan Kiely

Título: El invierno más frío
Autor: Brendan Kiely
Traducción: Claudia Conde
Edita: Seix Barral
Páginas: 319
Precio: 19,90 € / 13,99 € (epub)

La adolescencia es una etapa confusa, un camino oscuro y lleno de obstáculos que se supone que finaliza cuando llegamos a la edad adulta. A veces, ese camino se vuelve demasiado espinoso, demasiado duro. Se hace necesario apoyarse en alguien para seguir adelante. Pero, ¿y si esa persona en la que confías, ese gran amigo que es tu apoyo, resulta que trae más confusión, más oscuridad y miedo, a tu camino? La respuesta, o al menos una muy válida, la encontrarás en El invierno más frío, la sorprendente novela de Brendan Kiely de la que hoy os hablaré.
Navidad en casa de los Donovan. Hace poco tiempo que han caído las Torres Gemelas y el señor Donovan ha dejado a su familia por alguien en Europa. A la señora Donovan no parece importarle. Ella es una gran anfitriona, la reina de las fiestas, y como tal ha de dar la más maravillosa fiesta de Navidad del barrio. A Aidan no le interesan las fiestas de su madre. Sin embargo, no le queda otra que asistir a esta. Durante la noche, el chico se encontrará con los que pronto se convertirán en sus nuevos y buenos amigos: Mark, Josie y Sophie. También verá al padre Greg, su mayor apoyo hasta la fecha. Aunque en esta ocasión, el sacerdote no le hará mucho caso. Tampoco más adelante, cuando Aidan vaya a la parroquia del barrio a hablar con él. Greg ha dejado de interesarse por Aidan y pronto el chico descubre cosas de su relación con el sacerdote que hasta entonces no quiso ver. ¿Será capaz el muchacho de soportarlo?
Algunos niños y adolescentes se sienten solos y perdidos; a menudo, también demasiado confusos como para distinguir ciertas cosas. Entonces llega alguien y les convence de tener lo que necesitan para encontrarse mejor. Estas personas suelen presentarse tanto ante estos chicos como ante la sociedad como seres bondadosos y amables. Personas perfectas de las que nadie dudaría. ¿Y quién no confiaría en una persona así, más aún cuando estás en una posición vulnerable?  Este es el punto de inicio y uno de los temas centrales de esta historia: el de la manipulación y la traición, el del abuso velado y cobarde.
Aidan es un adolescente que no las tiene todas consigo. Su padre, el mismo que les ha dejado tirados tanto a su madre como a él, espera mucho de él. Su madre solo quiere pensar en ella misma, ahora que su marido se ha ido. La sociedad quiere que sea un joven educado y recto. Ante tanta presión, el verdadero y sensible Aidan se esconde dentro de una bonita y frágil carcasa. Pero la carcasa está a punto de romperse, más ahora que Aidan encuentra verdaderos amigos y descubre que la amistad no era lo que el padre Greg le ofrecía. Que su relación con el sacerdote no era buena, sino todo lo contrario. Que a veces confiamos en el demonio creyendo que es un ángel.
El invierno más frío es una historia que transcurre durante las fiestas navideñas del 2001 al 2002. Durante estos pocos días, seremos testigos, con expectación y sorpresa de la evolución del narrador y protagonista, el joven Aidan. Aidan, sin lugar a dudas, dejará de ser un niño para convertirse en casi un hombre gracias, o por culpa, de los golpes que recibirá de la vida en estos días. También a causa del amor que va a recibir por parte de sus nuevos amigos. El camino será duro, pero también revelador, liberador. Lleno de esperanza.
La narración hace que el lector experimente un sinfín de sentimientos: cariño hacia el protagonista, a la vez que pena; comprensión hacia sus amigos; e indignación y rabia a raudales por el comportamiento de ciertos personajes y de una sociedad sin duda hipócrita e inmadura.
El invierno más frío es uno de los mejores libros que he leído a lo largo de este 2015, una novela cuya trama me ha cautivado desde el principio hasta el final. Aidan, tanto el personaje como el narrador, es un ser con el que he conectado de tal forma, que casi creía estar leyendo una historia real. No creo que Brendan Kiely lea esta reseña, pero desde aquí le felicito por la manera tan magnífica que ha tenido de tratar un tema tan controvertido, el de la manipulación de criaturas inocentes y la traición por parte de toda la sociedad, desde el punto de vista del manipulado que despierta de pronto a la cruel realidad. No es una historia real, pero podría perfectamente serlo. Una historia sincera, emotiva e impactante que espera a que tú la leas.
Cristina Monteoliva


Si quieres estar al tanto de las actualizaciones de La Orilla de las Letras, hazte seguidor de blogger de este sitio o dale a Me gusta en
¡Gracias!


domingo, 4 de octubre de 2015

Entrevista: ALEJANDRO PEDREGOSA

Alejandro Pedregosa ha ido escalando puestos literarios a lo largo de una carrera de quince años de publicaciones. Durante estos años, has ganado premios, tus libros han sido reconocidos por público y crítica y, en general, tu obra ha ido ganando cada vez más visibilidad. ¿Te consideras un escritor de éxito?
En literatura el éxito es una cuestión muy difícil de medir. Yo, honestamente, creo que el éxito de un libro no está en las listas de ventas ni en el número de ediciones (muy a menudo trucadas); el éxito de un libro reside en esa porción de historia que queda prendida en la memoria del lector. Y eso, es muy difícil de medir. Así que lo mejor es dedicarse a escribir la mejor historia dentro de tus posibilidades y olvidarse del éxito.

Alejandro Pedregosa es poeta, novelista y cuentista. Hotel Mediterráneo (Planeta, 2015), tu nueva historia, creo entender, es una novela diferente dentro de tu lista de novelas publicadas, ¿me equivoco?
Sí, en el sentido de que cambio de registro después de tres novelas negras. Aunque bien mirado creo que Hotel Mediterráneo contiene y amplía muchos de los elementos característicos de mis anteriores novelas: personajes un tanto peculiares, algo de humor, una mirada amable del ser humano...      

Hotel Mediterráneo es muchas cosas. Entre ellas, una preciosa historia romántica. ¿Te consideras un romántico?
Creo que no. En ninguno de los sentidos de la palabra “romántico”; es decir, ni pretendo ser efectista en mis relaciones amorosas ni me gusta especialmente el ideario romántico del XIX. Ahora bien no puedo negar que soy un tipo bastante sentimental. Sí, un sentimental mucho más apegado a la Ilustración que al Romanticismo. 

Hotel Mediterráneo debe su nombre a la famosa canción de Serrat. ¿Pero qué fue antes: las canciones de Serrat o la idea de escribir esta novela?
Primero la novela y luego las canciones. Bajo mi punto de vista el cancionero de Serrat era la banda sonora perfecta para esta historia. Por un lado Serrat canta a la naturaleza mejor que ningún otro cantautor español (y la naturaleza es muy importante en esta novela); y por otro lado, los personajes de sus canciones (Edurne, Campesina, Señora, El titiritero, La aristocracia del barrio...) tienen una carga de humanidad muy parecida a la que yo he querido proyectar en mis personajes.
  


Hotel Mediterráneo es un lugar donde se refugian, entre otros, mujeres en peligro. ¿Te has documentado mucho sobre este tema antes de comenzar con la escritura?
No especialmente. Leí un libro de psicología tremendo El acoso moral de Marie-France Hirigoyen y aprendí algunas cosas sobre el perfil psicológico de las víctimas y de los acosadores, pero poco más. Esta novela no trata del maltrato; el tema aparece sólo de manera tangencial.

¿Y sobre el tema de los lugares que dan refugio a la gente, apartados o no de la sociedad?
En realidad éste fue el detonante de la novela. Hace dos años estaba leyendo en el periódico una noticia sobre aquel terrible accidente de tren que hubo en Santiago. Entre las víctimas había una mujer de treinta y tantos años que dirigía una asociación encargada de proteger a mujeres en peligro de muerte por agresiones machistas. Cortaban por lo sano. Cogían a la mujer agredida y la plantaban en una casa refugio a cientos de kilómetros de su agresor. Sin denuncias ni advertencias ni vigilancia ni leches. Le cambiaban la vida de manera radical. Me pareció una historia impresionante.

¿Has pensado alguna vez en irte a algún sitio parecido a Hotel Mediterráneo?
Sí, aunque fuera sólo por una temporada. No obstante he estado en varios sitios que se le parecen mucho, en especial una cabaña en un bosque perdido de Letonia. Fue maravilloso.

¿Os parecéis en algo Francesc, el soñador pianista, y tú?
Supongo que en lo fundamental, en que ambos somos “soñadores”.

¿Has conocido a alguno de los personajes de esta novela en la vida real?
No, no acostumbro a trasladar nunca al completo personas de la vida real a la ficción. Me quedo con detalles, con pinceladas de uno y otro lado que a la postre van conformando al personaje.

Hotel Mediterráneo es una novela con un ritmo muy cinematográfico. ¿Te gustaría que la historia se llevara al cine?
Por supuesto, cómo no, me encantaría; pero vamos, que eso son ganas de soñar.
  


Hotel Mediterráneo es una novela muy bien escrita (me temo que hoy en día no se puede decir lo mismo de todas las novelas que se publican), con un estilo propio y singular. Sin embargo, es también una historia que puede atrapar al gran público lector. ¿Tienes miedo de que otros escritores te puedan tachar de venderte a lo comercial o algo así?
No, en absoluto. En torno al mundo literario giran una serie de clichés que funcionan más en los lectores que en los escritores. Los que escribimos sabemos que el asunto de la literatura es más complejo. Lo comercial, es decir, lo que vende, no tiene por qué ser malo (mira Cervantes y el Quijote en su época), ni lo marginal o independiente es bueno sólo por el hecho de llevar esa etiqueta. Eso sí, no vamos a negar que hay editoriales que a menudo sacan libros literariamente pobres que a base de publicidad nos quieren meter por los ojos. En estos casos es el lector quien tienen que estar avispado. En un mundo tan “líbremente tramposo” como el nuestro el lector/consumidor/votante tiene la obligación de estar atento si quiere mantener un criterio.

¿Qué esperas que encuentren los lectores en Hotel Mediterráneo?
Me conformo con poco (en realidad mucho), que alguno de los personajes se quede durante un tiempo a vivir en la memoria del lector. Eso sí es un éxito literario.

No tiene nada que ver con tu novela, pero no puedo evitar preguntártelo: ¿cómo se ve el panorama literario granadino desde fuera de Granada?
(Risas) (… y sigue riendo). Pues con muchísima nostalgia y algo de liberación, a qué engañarte. Granada es una ciudad bella y terrible a un mismo tiempo. Es asimismo un caladero infinito de poetas. En este sentido me gusta mucho que estén surgiendo nuevas editoriales junto a las ya consolidadas. Lo que más extraño, sin duda, los amigos, y esas cañas tan geniales después de los saraos literarios. 

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en mente?
En lo que a novela se refiera estoy con una comedia muy irreverente y frívola con la que me lo estoy pasando muy bien. Llevo para delante también un libro de poemas en el que tengo puestas muchas ilusiones, y finalmente un pequeño libro de relatos ya terminado que quizá publique en el 2016. En fin, trabajando.

¿Te gustaría añadir algo más antes de terminar con esta entrevista?
No, agradecerte la amabilidad y la generosidad por cederme este espacio para hablar de mi nueva novela. Mil gracias y un beso.
Muchísimas gracias a ti por tu tiempo, tus palabras y tus fotos. Espero que, mientras salen a la luz tus nuevos proyectos, muchos lectores se acerquen al maravilloso mundo de Hotel Mediterráneo. Otro beso de vuelta y suerte.


Reseña de HOTEL MEDITERRÁNEO, de Alejandro Pedregosa

Título: Hotel Mediterráneo
Autor: Alejandro Pedregosa
Edita: Planeta
Páginas: 184
Precio: 18 € /9,99 € (epub)

¿Estás realmente contento con lo que haces actualmente, con tu forma de vivir la vida? ¿Has pensado alguna vez en dejarlo todo por una existencia mucho más tranquila y cercana a la naturaleza y las demás personas? Una vida en un lugar alejado del ruido de la ciudad, aunque no especialmente solitario. El sitio ideal para volver a conectar con los otros y contigo mismo. Algo como lo que nos propone Alejandro Pedregosa en su luminosa novela, Hotel Mediterráneo.
En medio del bosque, en un lugar apartado, se erige el Hotel Mediterráneo. Este singular establecimiento hostelero no solo da cabida a todas las personas que, hartas de sus vidas, han acabado trabajando allí, sino también a mujeres que se encuentran en peligro de muerte. La última mujer con problemas serios con su expareja es Tamara, un ser enigmático del que enseguida queda prendado Francesc, el pianista del restaurante del hotel. Todo transcurre tranquilamente hasta el día en el que el cobertizo aparece ardiendo. El suceso está relacionado con Tamara, aunque en principio los habitantes del hotel no sepan muy bien cómo. A partir de este enigmático suceso, cambia en el hotel. Y la vida de Francesc, el joven y soñador pianista, deja de ser tan tranquila.
El Hotel Mediterráneo es un lugar idílico en medio de un paisaje no menos singular. El sitio perfecto para refugiarse del exterior y comenzar una nueva vida, más plácida, más reflexiva: más humana. El hotel lo fundaron Amparo, la abuela del grupo, y Maite, la seria psicóloga. Las dos mujeres se hicieron amigas por la trágica casualidad de la vida tiempo atrás. Ambas, de personalidad fuerte, fueron pronto conscientes, de que en el mundo hacían falta sitios en los que las mujeres en peligro de muerte, todas aquellas que podían ser perseguidas por sus maltratadores, se escondieran durante un tiempo.
Todo esto y todo lo concerniente a la vida de todos los habitantes del hotel (Amparo, Maite, el Presidente (un antiguo político corrupto), Camilo (el enterrador)), así como la de los simpatizantes del mismo, nos lo cuenta Francesc, el joven pianista. Francesc, además de buen chico, fan de Joan Manuel Serrat y estupendo pianista, es un narrador de estilo claro, ritmo pausado (aunque también muy cinematográfico) y prosa soñadora. Gracias a ese tono tan amable que le caracteriza, a la forma tan cariñosa con la que ve a sus compañeros, pronto los personajes se convertirán en seres muy cercanos a los lectores. Imposible no recordar a todos y cada uno de ellos con una sonrisa tras la lectura.
Podría contaros mucho sobre Francesc, pero no voy a hacerlo. Quiero que leáis el libro, que le conozcáis y le apreciéis tanto como lo he hecho yo. Algo sí os diré: Francesc es un tipo sentimental que no duda en enamorarse de Tamara, la huésped del hotel, nada más conocerla. Os adelantaré también que en principio puede resultar extraño, ya que Tamara es el personaje más distante de todos los que conoceréis en esta historia. ¿Conseguirá Francesc acercarse a ella y confesarle lo que siente? No, eso no os lo pienso contar: leed el libro y sabedlo por vosotros mismos.
Francesc, como ya he dicho, es un fanático de la música de Joan Manuel Serrat. Aunque no solo él en esta historia, pues nuestro entrañable hotel debe su nombre a la célebre canción del catalán, Mediterráneo. En realidad, la narración gira entorno a las canciones de Serrat, todas muy bien elegidas por su significado, por lo que aportan a la trama.
¿Es Hotel Mediterráneo una novela sobre el mundo de la violencia de género? Sin duda, este es uno de los temas que trata. El tema desencadenante de la trama de intriga y tensión que mantendrá a los lectores en vilo hasta la última página, diría yo. Pero no creo que sea el fundamental. Por encima de él estarían la tierna historia de amor (¿platónico?) entre el pianista y la arisca Tamara. Y por encima de todo ello, la idea de que pueda existir un lugar alejado de la tiranía de la sociedad actual que permita a todos aquellos que lo deseen tener una vida tranquila, cercana a la naturaleza. Una existencia mucho más humana y cercana que otras.
Hotel Mediterráneo, en definitiva, es una novela cargada de emoción, amor e intriga que transportará a los lectores a paisajes tranquilos, lugares cercanos a la naturaleza y espacios para la reflexión. Una historia para todos los públicos que, estoy segura, gustará y sorprenderá a lectores tan diferentes como distintos son los personajes que la pueblan. ¿Te atreverás tú a adentrarte en sus páginas para comprobarlo?
Cristina Monteoliva