jueves, 23 de julio de 2015

Entrevista: VICENTE MARCO

¿Cuándo comenzaste a escribir?
Muy pronto. A los siete años.       

¿Cuándo empezaste a interesarte por los premios literarios?
A raíz de un anuncio que me trajeron unos amigos de Castellón y que salía publicado en El País. Se trataba de un premio de novela corta convocado por la Comisión de Cultura del Alto Almanzora y el Ayuntamiento de Olula del Río. Tuve la suerte de ganar. Después me presenté a un premio de relatos y a otro de novela convocado por una editorial y también gané. Pensé que  era muy sencillo, pero pronto comenzaron las derrotas.

¿Cuál fue el primero que ganaste? ¿Y el último?
El primero, el que he reseñado antes. El último ha sido el Premio de Narrativa en Castellano Valencia 2015, convocado por la Institución Alfons el Magnanim, que me concedieron hace unos meses por mi novela Mi otra madre

Tienes en tu haber un buen número de premios literarios. ¿Cuál es el que más te ha costado conseguir?
No hay ninguno que me haya costado más ni ninguno que me haya costado menos. Y todos me ilusionan del mismo modo.

¿Qué consejo te hubiera gustado que alguien te diera cuando comenzaste a participar en concursos literarios?
Que no me desanimara. Los jurados de cada premio son distintos, no están en posesión de la verdad absoluta y se rigen por criterios más o menos subjetivos. Hay que estar preparado para perder muchas veces. El triunfo lleva implícita la derrota.

¿Es más fácil convencer a los jurados con una novela o con un relato?
Son dos géneros distintos aunque existan entre ambos elementos comunes. En los premios de novela se presenta menos gente que en el de relatos donde las participaciones que superan el millar son frecuentes. Cuando hablas del «Jurado», no se trata de un ente genérico, así que tampoco se puede dar una respuesta general.



Si fueras jurado de un concurso literario, ¿en qué te fijarías más?
En la originalidad, en la credibilidad, en el estilo, me fijaría mucho en el estilo, que es la personalidad del escritor, en la sobriedad de la estructura, en los errores. 
Pero sobre todo, si tengo que seleccionar entre muchas obras, me fijaría en el comienzo. En el primer párrafo.

¿Crees que los talleres literarios ayudan a los escritores a enfrentarse a los concursos?
Los talleres literarios permiten que el escritor adquiera la técnica, trabaje de la mano del profesor y evite los errores frecuentes entre quienes empiezan. Existe una relación directa entre mejorar el estilo y conseguir premios. Eso es innegable.  

¿Cómo surgió la idea de escribir Manual de escritura creativa y premios literarios?
Vino casi inducido por los talleres que realizo desde hace años. En realidad el manual responde a las inquietudes de mis alumnos y supone una guía ágil, de fácil lectura o consulta para quienes empiezan a escribir y a concursar.
  
¿Qué tiene Manual de escritura creativa y premios literarios que lo diferencia de otros libros sobre escritura que hay ahora mismo en el mercado?
Existen muy buenos manuales de escritura creativa en el mercado. Muy completos y con gran cantidad de ejemplos en los que el lector puede profundizar. Mi manual aborda también el proceloso mundo de los premios literarios con recomendaciones para quienes deseen concursar.

¿Por qué deberían los escritores noveles (o no tan noveles) hacerse con un ejemplar de Manual de escritura creativa y premios literarios?
Porque se trata de una guía sencilla y práctica, que no necesita de una gran lectura para mejorar rápidamente.



¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en marcha?
Estoy, como siempre, escribiendo una nueva novela. Y en los intersticios creativos, mientras la novela duerme, trabajo dramaturgia o relato. Pero ese es mi modus operandi desde que era pequeño.

¿Te gustaría añadir algo más antes de terminar con esta entrevista?
Solo desearía animar a los miles de escritores que, —como yo en el pasado—, se encuentran agazapados. Estoy seguro de que «la obra maestra de la literatura», duerme en el cajón de alguno de estos autores cuya inseguridad los relega injustamente a las sombras. Es verdad que la escritura supone una catarsis, y que el proceso aunque costoso resulta placentero, y quizá eso ya justifique escribir. Pero en mi opinión hay que salir y mostrar. El placer del escritor es completo cuando lo leen. Cuando saborea las mieles del reconocimiento.

Muchas gracias, Vicente, por tu tiempo, tus palabras y tus fotos personales. Espero que Manual de escritura creativa y premios literarios llegue a mucha gente y que pronto te veamos con más obras publicadas.

Nota de última hora: Queridos aspirantes a escritor, a partir del 27 al 31 de julio y del 24 al 29 de agosto Vicente Marco impartirá un curso de  escritura creativa en un entorno privilegiado, Fontilles, en plena naturaleza y  a un precio irrisorio de pensión completa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario