sábado, 30 de mayo de 2015

Reseña de LA NOCHE DEL ILUSIONISTA, de Daniel Kehlmann

Título: La noche del ilusionista
Autor: Daniel Kehlmann
Traducción: Helena Cosano
Edita: Nocturna Ediciones
Páginas: 150
Precio: 14,50 €


Nunca he sentido una gran afinidad por los trucos de prestidigitación, aunque admito que con algunos espectáculos de magia me lo he llegado a pasar realmente bien. Sobre todo en aquellos en los que el truco era tan bueno, que costaba creer que solo fuera eso, un sofisticado truco, y no algo realmente fantástico, casi de otro mundo. Imagino que todos los magos sueñan alguna vez con hacer algo así, algo totalmente insólito. Este es el punto de partida de La noche del ilusionista, la novela de Daniel Kehlmann publicada por primera vez en España por Nocturna ediciones.
Arthur Beerholm es un chico adoptado que pierde a su segunda madre, a la que tanto quería, demasiado pronto. Una vez viudo, su padre adoptivo, por el que Arthur siente un afecto mínimo, vuelve a casarse con una mujer joven, tiene hijos biológicos y manda a Arthur a un internado para niños ricos situado en un lugar aburrido y frío. En el internado tendrá Arthur su primer encuentro con el mundo de la magia, aunque no será hasta años más tarde cuando decida convertirse en el mago más grande de todos los tiempos. ¿Conseguirán sus sueños hacerse realidad?
Arthur es un joven inteligente, amable y, en cierta manera, tímido, que ve cómo las desgracias van marcando su vida. Un buen día, este muchacho, que tanto gusta de las buenas descripciones, se topa de lleno con el mundo de la magia. Tras unos primeros pasos errados, Arthur retomará, años más tarde, su carrera con la intención de convertirse en un verdadero mago. Este libro cuenta la historia de cómo lo consigue. O tal vez no. Porque lo que Arthur quiere en realidad es ser mucho más que un mago y, ¿es eso posible en este mundo?
Comencé a leer La noche del ilusionista sin tener muy claro qué me iba a encontrar. Por un momento temí que la historia estuviera demasiado centrada en el mundo de los trucos de prestidigitación y en magos obsesionados por esos trucos. Lejos estaba de imaginar que en esta historia la verdadera magia la encontraría en la narración, ya que Arthur, el protagonista y narrador, es un verdadero mago de las palabras. Yo diría que su forma de contar su historia es incluso hipnótica, puesto que lo hace de tal manera, que no puedes dejar de leer ni por un momento. ¿Qué cómo lo hace? Los verdaderos magos no revelan nunca sus secretos, tampoco creo que lo hagan los buenos escritores. Yo diría que el conjunto es una mezcla de lirismo, sinceridad y pasión, mucha pasión. También una pizca de distracción. Y, por supuesto, fantasía.
La historia gira entorno de la magia, pero también alrededor del mundo de los afectos. Arthur es un chico adoptivo que pierde pronto a la única persona que le quiere de verdad. Durante años, Arthur es un chico solitario al que le cuesta hacer amigos. Y cuando por fin encuentra al amor de su vida, ¿cómo reacciona? No, no voy a contarlo. Tendrás que leer el libro para averiguarlo. Sólo os adelantaré que ese punto de inflexión marcará el ritmo de toda la novela.
¿Y qué tenemos al final? Pues una historia que comienza como algo ligero, sin serlo en absoluto, con muchos momentos en donde el lector se perderá, se encontrará y tendrá que interpretar las pistas para llegar a sus conclusiones. Un texto, en definitiva, sincero, emotivo, rico e ingenioso que sorprende incluso al lector más aventajado. No es de extrañar que la crítica internacional se haya rendido ante el talento de Kehlmann. ¿Te rendirás tú también? Te invito a comprobarlo.
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario