martes, 19 de mayo de 2015

Los zombis también hablan de tetas y culos

No, todavía no he empezado a escribir mi tan anunciada (solo me falta sacar la cabeza por la ventana y ponerme a dar voces) novela de zombis. Tengo demasiadas ideas en la cabeza y aún no acabo de ordenarlas. O, mejor dicho: aún no he decidido qué voy a quitar de mi lista mental (cada vez más larga) para que la novela no se haga eterna. O para que al menos sea una cosa legible y medianamente inteligente. Porque si quisiera hacer algo de, digamos, perfil más bajo, ya me hubiera puesto a escribir “sin mirar atrás” hace tiempo. O igual no. Lo cierto es que se me da tan bien esto de procrastinar…



El caso es que estaba el otro día dando una vuelta por el pueblo, pensando en la novela. Para que lo entendáis (o no), os diré que mis zombis van a moverse en un universo femenino y feminista en el que se van a tocar temas muy poco trillados (espero). Por otro lado, como puede que ya sepáis (ah, no, que vosotros no habéis leído mis libros anteriores ni tenéis pensado hacerlo), me gusta incluir cuentos dentro de la historia principal, de ahí que se me haya ocurrido incluir en esta historia post-apocalíptica el cuento La princesa de las tetas gordas.
¿Qué de qué va el cuento? De dinosaurios y platos de pasta, evidentemente.
La cosa es que estaba yo precisamente pensando el contenido del cuento, cuando me paro delante del escaparate de la Librería Fenicia (Avenida Juan Carlos I, Almuñécar. Enfrente de la Estación de Autobuses, no tiene pérdida) y veo esto: 



¿Lo habéis visto bien? Por si acaso, yo os lo acerco:


¡No me digáis que el título no es genial! Es original, llama la atención y, desde luego, no se olvida fácilmente. Por supuesto, en cuanto llegué a casa pensé en escribir a la editorial para pedir un ejemplar para reseñarlo en el blog. Y lo hice. Y como es una editorial pequeña y no me conocen de nada, todavía ni me han contestado (ni lo harán). Así que todo lo que sé de este libro, e imagino que sabré (mi presupuesto para comprar libros sigue rozando los números negativos. Para comprar libros y cualquier cosa, dicho sea de paso) es lo que dice la sinopsis de Ese culo me suena:
La risa nos hace más humanos y la verdad, a veces, se viste de crítica ácida o de tierna ironía cuando nos desnudamos por encima de nuestras posibilidades estéticas y cuando ponemos en tela de juicio nuestras rutinas sociales. Estas son algunas de las claves de la crónica satírica de un veraneo familiar en una playa nudista andaluza, narrada por Isa, mujer singular que se ve envuelta cada día en un suceso diferente, a cual más tragicómico.
Un relato fresco y divertido para leer con mente y sonrisa abiertas.
Bravo por la autora de esta novela, Piedad Santiago, y por Librería Fenicia por ponerla en el escaparate para que compita en gracia y contenido con los bestsellers del momento. No creo que pueda reseñar este libro, pero espero que gracias a la promoción de los libreros se venda estupendamente.
Para terminar, y como sé que cuando he dicho antes la palabra TETAS os habéis quedado con ganas de una foto sensual, aquí va una de la lencería masculina que podéis encontrar en www.hommemystere.com. De nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario