jueves, 26 de marzo de 2015

Y ENTONCES LLEGA EL DÍA...

Y entonces llega el día en el que te das cuenta de que no vas a escribir un bestseller.
Que por mucho que le des vueltas, no te apetece ponerte a hacer una copia de la novela de moda de turno (Por cierto, ¿cuál es?).
Que sabes qué es lo que vende, pero no te apetece para nada coger esos ingredientes para crear otra historia manufacturada para masas.
Que tus grandes ideas formarán historias que, simplemente, no van a resultar tan comerciales.

¿Qué puñetas pasa con mis sueños? ¿Y por qué se me da mejor soñar que hacer realidad lo que quiero?
Preguntas que te haces cuando caes en una espiral patética de autocompasión. Todo muy inútil, vaya.

Y entonces llega el día en el que te saturas.
Que empiezas a pensar qué historia puedes escribir ahora.
Que novela te hará al menos alcanzar una editorial tradicional para seguir con tu carrera como escritora.

Después de mucho, mucho tiempo sin escribir nada, entonces llega el día en el que te das cuenta de que escribir algo es mucho mejor que no hacerlo en absoluto.
Porque ya lo dijo Ray Bradbury: “Fracasarás solamente si dejas de escribir”.
También por lo que dice Diana P. Morales en su nuevo artículo, por supuesto: http://dianapmorales.com/2015/03/blog/el-primer-paso-si-quieres-convertirte-en-escritor-profesional/

(Aquí tendría que ir una foto de un fantasma regañándome por no escribir. El fantasma no ha querido salir en la foto. Dice que le doy demasiada vergüenza ajena)

Y entonces llega el día en el que vuelves al origen, a aquella primera chispa de la infancia: a la escritura por diversión.
¡Y entonces llega el día en que decides escribir una novela de zombis!
Sí, zombis.
Porque te da igual que ya no esté de moda escribir novelas de zombis.
Porque tienes buenas ideas para escribir algo original (a pesar de lo trillado que está el género).
¡Y porque tienes muchos amigos con ganas de que los zombifiques! Y, claro, ¿qué no harías tú por tus amigos?


Así van a quedar todos mis chicos del Facebook en mi novela. Guapos, ¿verdad?

La novela va a ser una historia muy femenina. Aún no tengo el título, pero se me antoja algo simple y llamativo, como cuando le pusieron de título “Serpientes en el avión” a esa película que iba precisamente de serpientes liándola en un avión.
Tengo muy claro cómo van a ser mis chicas. Aun así, he repasado concienzudamente el artículo de Gabriella Literaria sobre personajes femeninos que apestan: http://www.gabriellaliteraria.com/apesta-tu-personaje-femenino-4-maneras-de-comprobarlo/


El mundo está plagado de zombis y lo sabes

Ya sabéis, ¡nunca se sabe!
De la trama os puedo decir que va a tener elementos ya vistos en el género (es inevitable) y cosas originales. Y cosas muy mías. Tan mías que el que lea la novela y me conozca, sabrá que es muyyyy mía.
Ahora solo me falta ponerme a escribir. Ya tengo mucho perfilado en mi mente. Me temo que va al final será una historia, larga con, ¡oh, Dios mío!, la intención de aportar un mínimo de calidad literaria al género. (Además de una buena historia, por supuesto).

Los niños de los 80 adoramos a los zombis por culpa de esta canción

Y, como se suele decir, seguiremos informando…


No hay comentarios:

Publicar un comentario