viernes, 20 de febrero de 2015

Escritores que escriben a mano (V): FRANCISCO JAVIER ILLÁN VIVAS

Este espacio dedicado a los escritores que aún escriben a mano sus borradores literarios está dedicado a Francisco Javier Illán Vivas, quien amablemente me ha proporcionado sus fotos personales, además de contestar a la serie de preguntas que me ha ayudado a elaborar este artículo.
Francisco Javier escribe desde que le alcanza la memoria. En sus recuerdos más tempranos siempre iba con un lápiz y un papel en las manos. La poesía, aún, puede que cincuenta años después, la sigo escribiendo con lápiz, me confiesa.
Mucho ha escrito Francisco Javier desde entonces, y ha publicado bastante. Como prueba de ello, la lista que os dejo a continuación: Con paso lento, 2003; La Maldición, 2004; Dulce amargor, 2005; Crepusculario, 2007; El rey de las esfinges, 2008; Témporas, 2010; A mi manera, 2012; La isla y otros relatos, 2013; La oscuridad infernal, 2014; y Equipaje ligero, 2015.
Actualmente, cuando no escribe, es la música la que ocupa sus momentos creativos. Estoy empeñado en componer mi primer poema sinfónico. Han sido muchos años alejado de las partituras, y quiero, si es posible, recuperar parte del tiempo perdido, me dice.



Francisco Javier prefiere el papel a la pantalla para sus primeros borradores por cercanía con la obra que cree. Así, la poesía no la entendería si no fuese escrita a lápiz, en papel virgen o reciclado (eso sí le da lo mismo) pero siempre a lápiz. El cuento lo escribe a bolígrafo, tampoco lo podría hacer directamente sobre la pantalla. Sólo escribo sobre la pantalla cuando me enfrento a una novela, me cuenta.Y, como te digo, el motivo es la cercanía a las palabras, desde la pantalla del ordenador están lejísimas. Sobre el papel están aquí mismo, junto a mí.
Nuestro autor normalmente escribe en libreta de hojas grandes, tamaño folio, cuadriculada. En sus hojas, en determinados momentos, va dejando ideas, versos que surgen inesperados, y ahí se quedan, como madera -decía Goethe-, esperando el momento de prender. 
También ha escrito sobre folios sueltos, sobre folios que antes escribía sobre una cara, y ahora aprovecha la otra cara. En este caso, lo normal es que esté fuera de casa y necesite escribir, y no tenga el bloc a mano. (Por cierto, es muy raro que el bloc salga de casa).
Nuestro autor utiliza lápiz para la poesía, bolígrafo para el cuento. Ordenador para la novela.
La música también la escribe a lápiz, a pesar de que existen excelentes programas informáticos.
Ahora no escribe a diario, pues está más en la música. Pero antes lo hacía todos los días. Incluso se planteaba retos consigo mismo, como fue escribir un poema cada día durante un año (al final, muchos de ellos no pasaron el examen final que él mismo se impuse, en calidad poética hablando). Otro reto que se planteó fue escribir un cuento a la semana, también durante un año. Cosas que me servían para mantenerme activo, porque el escritor trabaja con la palabra, y la palabra crece cuando se ejercita.
Francisco Javier no recuerda ningún sitio raro en el que haya escrito, lo más que ha hecho, me dice, ha sido escribir en un libro, entre los renglones, en un tiempo de aventuras de su juventud que le llevó meses de continuo movimiento. El libro era el único papel que le acompañaba.



Los escritos de Francisco Javier.

Como puede apreciarse, lo que ha escrito en la foto que me ha proporcionado de sus escritos recientes a mano son versos o poemas completos. Uno de ellos incluso a bolígrafo (aquel día se partió la punta del lápiz y cualquiera localiza hoy en día un sacapuntas). 
Me pidieron unos poemas para un recital reivindicativo, de poetas por el cambio, hace unos años, y cogí el primer folio que se acercó a mí. Al margen del poema escrito al bolígrafo se ve lo que comentaba más arriba, una idea, puesta en el margen derecho, que centra la creación poética. Al final, en rojo, arriba, el título, la esquizofrenia de los tiempos, y una cita bíblica, pues el momento, el recital y el poema lo requerían.
Los otros poemas son como muestra de lo que escribe en folios y, bajo ellos, el bloc donde se van quedando (ya tiene unos cuantos de ellos), muestra de una creación poética que se alarga durante varias décadas creativas.
Muchas gracias por participar en este espacio, amigo escritor.
Si queréis saber más sobre Francisco Javier Illán Vivas, no dejéis de visitar su blog diariodruida.blogspot.com.es, titulado Diario de Francisco Javier Illán Vivas. También podéis buscarlo en Facebook, Twitter y en Google + con su nombre completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario