miércoles, 31 de diciembre de 2014

EN FIESTAS TODO VA A PEOR


Hace unos años una amiga escribió un artículo en su blog que se titulaba En verano todo va a peor. Lo cierto es que no recuerdo muy bien qué era lo que iba mal aquel verano, aunque cuando lo leí (y a pesar de que a mí me gusta bastante el verano) le di la razón a mi amiga.
Años después, aquí vengo yo con mi En fiestas todo va a peor, artículo en el que voy a hacer un resumen algunas de las quejas que tengo para este fin de año que, por cierto, espero que vosotros paséis la mar de bien.
Todo empezó cuando acabé de escribir Corazones en barbecho (a la venta en www.amazon.es; más información en www.conociendoamissf.blogspot.com y https://www.facebook.com/pages/Conociendo-a-la-se%C3%B1orita-F/1586704401549468?fref=ts ) y puse a la venta la novela en Amazon.
Sí, ya sabéis, después de tantos años escuchando a la gente decirme aquello de “ponlo a la venta en Amazon, que así te lo va a comprar todo el mundo, ¡incluso yo!”, una llega a pensar que realmente lo de publicar en esta plataforma global, una vez que ya tienes unos cuantos lectores por ahí de Elías y los ladrones de magia, es una gran idea. Que enseguida harás un buen número de ventas. Que la gente se entusiasmará y eso atraerá a más lectores, y… Y una porra, vamos. Vender este libro va a costar más aún que vender a su antecesor, y va a reportarme muchas menos recompensas económicas (señores, yo también tengo cosas que pagar y regalos de Reyes que me gustaría comprar).
Igual fui un poco ilusa al pensar que las Navidades eran la época ideal, sí. Igual tuve que mandar antes las copias a los reseñistas, también. Igual… En fin, que como decían en Fama, aquí hemos venido a sudar la camiseta y sin luchar, nones.


Corazones en barbecho, una novela sobre la búsqueda desesperada del amor por parte de una lectora empedernida de novela romántica. Una obra con humor, esperanza y mucho trasfondo social. Ya estás tardando en comprar tu ejemplar por solo 1 € en www.amazon.com

Yo puedo intentar darle la vuelta al pensamiento negativo y pensar que las cosas mejorarán cuando haya reseñas, después de Nochevieja, etc, etc. Sí, claro que sí. Lo que pasa es que últimamente el universo se ha confabulado en mi contra. Vamos, que no paro de ver cosas que hacen que en mi mente aparezca de pronto un emoticono llorón y yo quiera automáticamente acostarme en mi cama y no levantarme hasta cumplir los 70.
Una de esas cosas fue la presentación de un libro publicado precisamente en Amazon (uno de aventuras que mezclaba misterios con música). En un momento de la presentación el autor dijo que en unos pocos meses él había vendido 2 mil copias de su libro, ¡dos mil! Yo en ese momento llevaba vendidas 12, así que, ¡emoticono llorón al canto!
Pero, ¿cómo lo hace la gente normalmente para vender 2 mil ejemplares de su libro en Amazon? Lo primero que quiero decir es que no sé si es el caso del libro de la presentación a la que yo fui; pero sí que me consta que la mayoría de la gente lo que hace para subir en la lista de ventas es ofrecer al menos una vez su libro gratis en Amazon. Imagino que lo que se pretende con eso es ya no solo estar mejor situado en la lista, sino atraer a aquellos lectores que solo compran los libros que están al principio de cada ranking. A mí esta técnica no es que me entusiasme, por muy popular que sea. A ver, no veo que sea justo que después de meses y meses de trabajo, incluso años, acabes regalando en masa tu obra. ¿Acaso los electricistas trabajan gratis? ¿O los pintores de brocha gorda? ¿Y los cobradores del frac) No digo que no acabe alguna vez viéndome obligada a hacerla, pero en principio me hace poca gracia.
Una vez superado el momento envidioso patético, llegamos al fin de semana con la película de tarde “Una novia en la nieve” (Más información en: http://elrincon.tv/una-novia-en-la-nieve-tv/ ). En la película, el protagonista está condenado a dedicarse a la política, cuando en realidad quiere ser escritor de novela romántica. La protagonista lee su novela, le parece estupenda y la manda a editoriales. Al final de la película, cuando tan solo han pasado un par de días desde que la chica mandara el manuscrito a lidiar con los editores, esta anuncia que no solo lo mandó con pseudónimo, sino que además una editorial ya se ha interesado por el asunto. ¡Fíjate qué bien! ¡Y los demás nos tenemos que pasar años detrás de las editoriales!
  

Hoy estoy más histérica que un mono de Gibraltar y lo sabes

A ver, señores guionistas, esto que me cuentan es muy poco probable, sobre todo si me decís que el manuscrito ha sido enviado bajo pseudónimo. Si la chica manda el manuscrito con el nombre del protagonista completo, eso ya es otra cosa, porque se supone que el tipo es famosete en su país, lo que podría verse por parte de las editoriales como una apuesta segura comercial.
Ahora bien, ¿tardarían un par de días en contestar? ¿Y en fiestas? Pensamiento positivo al canto: la muchacha ha mandado el manuscrito a una editorial de coedición encubierta, de esas que te están ofreciendo contrato sin haber escrito tú nada siquiera. Es lo único que explica racionalmente este final tan de color de rosa.
Bien, una vez superado el momento qué bonito es todo en las películas y qué bien que hagan creer a la gente que el mundo editorial es un camino de rosas, llegamos a fin de año. ¿Y qué pasa el último día del año? Pues que no me ha llegado la caja de libros que pedí de Corazones en barbecho hace unos 10 días.
Es fantástico: pagas un montón de gastos de envío para que te lleguen durante las fiestas, ¡y no llegan! Por supuesto, ellos se lavan las manos indicando que “el envío se puede retrasar unos días”, y como sigue habiendo días de fiestas (en Granada capital el día 2 también es festivo, ¡qué felicidad!), esos días pueden ser perfectamente una semana. Mientras tanto, la gente me pide esos libros para regalarlos incluso antes del día de Reyes, ¡y yo sin tener ni un solo ejemplar! ¡Es muy frustrante y no encuentro pensamiento positivo para contrarrestarlo!
Pero, ¿sabéis qué? Ahora que he escrito todo esto, me siento un poco mejor. Parece que lo de desahogarte, funciona. Será también que me ha hecho por fin el paracetamol de tamaño industrial que me he tomado para esa magnífica faringitis con la que acabo el año.
Sea como sea, haced como siempre, es decir, no me hagáis mucho caso y pasad una Noche Vieja de cine. ¡Y feliz 2015! Ojalá el nuevo año sea el de la recuperación económica, el empuje a la cultura y, por supuesto, todo sea genial para escritores y lectores.


Un chirimoyo es algo que pega en cualquier parte, también en un mensaje de FELIZ 2015

2 comentarios:

  1. Cariño ya vendrá la gente a comprarte, poco a poco. No todo está perdido.
    Es un poco raro que haya vendido 2 mil ejemplares, salvo que los pusiera a la venta "gratis" que de esos hay muchos. Que los ponen gratis una semana y claro así vende.
    Puedes poner la novela una semana gratis y así la gente puede ir luego y si les gusta comprar el libro, aunque pocas veces se hace.
    Yo tengo libros comprados (en ebook) gratis que luego tengo en papel (algunos) claro.
    Que se lo digan a Crepusculo, o harry potter.

    Ojala tengas suerte y te lo coja alguna editorial.
    Siento mucho lo de las cajas, correos va fatal. (son un poco vagos)
    Mejorate también.

    Feliz 2015 y yo como lectora sin pasta te comprendo. <3

    Besitos gordos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa.
      Yo no creo en lo de ir dando las cosas gratis porque, entre otras cosas, me da que eso no va a ninguna parte. La gente está muy por coger todos los ebooks gratis, pero luego... En fin, la vida es así.
      Confiemos en que todo mejore con el año nuevo.
      Besos

      Eliminar