domingo, 19 de octubre de 2014

Reseña: IDEOPATÍA, de Sam Byers

Título: Ideopatía
Autor: Sam Byers
Traducción: Catalina Martínez Muñoz
Edita: Siruela
Págs: 296
Precio: 19,95 € / 9,99 € (Epub y Kindle)

Hubo un tiempo antes de la crisis en el que teníamos tanto, que no sabíamos a qué aspirar. En aquellos tiempos, y todavía para los que no han llegado a vivir los estragos de la recesión económica, muchos padecían, o padecen, extrañas enfermedades de origen desconocido, males sin motivo aparente. A estos desórdenes se les llama ideopatías, y precisamente Ideopatía es el nombre de la novela de Sam Byers de la que hoy os vengo a hablar.
Katherine no es la hija perfecta, ni la empleada modelo, ni la amiga ideal. Atrapada en un trabajo que odia y en una ciudad que detesta, esta treintañera inglesa se vuelve cada vez más cínica. Y más masoquista (¿para qué se lía con ese tipo del trabajo, si sabe que es un cerdo?). Y lo peor: no puede dejar de pensar en Daniel, un ex novio con el que se pasaba la vida peleándose.
Daniel, por su parte, parece tener una vida ideal con su nueva novia. Pero, si es así, ¿por qué se pone enfermo de repente, sin ningún motivo? ¿Y por qué se acuerda de vez en cuando de Katherine, con lo insoportable que era?
El trío lo completa Nathan, un muchacho atormentado que acaba de salir de un psiquiátrico y se ve obligado a vivir con sus perfectos padres. Tras enterarse de que su madre ha aprovechado sus problemas para hacerse famosa como tuitera y escribir un libro, Nathan decide que es hora de ver a sus dos amigos del alma: Katherine y Daniel. La cuestión es: ¿puede salir algo bueno de tan disparatado encuentro?
Hay libros que definen a toda una generación. Ideopatía es uno de ellos. Es el libro de muchos (ojo, no digo todos) de los treinteañeros de hoy en día, de los que no tienen problemas para pagar el alquiler, encontrar un trabajo o hacer la compra; de aquellos que crecieron bajo las faldas de sus padres, en una sociedad de bienestar y consumo. La vida ha sido generosa con ellos, pero no lo saben. Están demasiado ocupados mirando su ombligo para darse cuenta. Son narcisistas, egoístas, poco empáticos. Y cuando no saben en qué pensar, se crean males inexistentes: ideopatías.
Todo gira en esta novela sarcástica, cínica, despiadada, con toques de realismo sucio a la par que de ternura, alrededor de tres personajes: Katherine, una mujer marcada por la relación con su madre, con incapacidad para mantener una relación estable con un hombre (su exceso de sinceridad se lo impide); Daniel, un hombre de éxito que no encaja bien eso de tener una vida tan perfecta (odia a Katherine, aunque se acuerda mucho de ella); y Nathan, un tipo que tuvo problemas en el pasado y que sueña con un idílico reencuentro con Katherine, su amor platónico, y Daniel, su gran amigo. Como telón de fondo, por si no tuviéramos suficiente con las aventuras sexuales de Katherine, las imposturas de Daniel ante los amigos de su novia y los aires que se da la famosa madre escritora de Nathan, la relación totalmente tóxica entre Katherine y Daniel y los numerosísimos diálogos mordaces, nos encontramos con la inquietante enfermedad que sufren las vacas en Inglaterra. Un mal que convierte a los animales en verdaderas estatuas, sin motivo aparente. Un problema que nos hace pensar en lo que nuestro egoísmo como especie no solo le hace a nuestros congéneres, sino también, y sobre todo, al resto de animales y al planeta en su conjunto.
Ideopatía es una historia feroz, a pesar del tono divertido imperante a lo largo de la narración y de las situaciones disparatadas que viven sus personajes. Es un libro que intenta abrirnos los ojos a lo que somos (como especie, en general), a lo que nos hemos convertido. Con un estilo fresco a la par que profundo, Sam Byers consigue despertar en el lector sentimientos muy encontrados hacia sus personajes, que los odiemos a la vez que los comprendamos y nos compadezcamos de ellos. Porque al final hay esperanza para ellos, esperanza para los que hemos leído esta novela. Incluso puede que para esas pobres vacas tan quietas, si es que conseguimos cambiar.
Ideopatía, la primera novela de Sam Byers, llega a España tras su gran éxito literario en Inglaterra y USA. Creedme cuando os digo que se trata de un éxito muy merecido. Y si no, comprobadlo por vosotros mismos haciéndoos ya con un ejemplar y leyendo esta rabiosa novela.
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario