martes, 7 de octubre de 2014

Reseña de LUCÍA MANCHITAS. LA ESCALERA, de Annie M. G. Schmidt y Fiep Westendorp

Título: Lucía Manchitas. La escalera
Autora: Annie M. G. Schmidt
Ilustradora: Fiep Westendorp
Traducción: Catalina M. Ginard Féron y Marta Arguilé Bernal
Edita: Lata de Sal
Páginas: 28
Precio: 10 €

Lucía Manchitas y su perrito Pegotes siempre están sucios. Por más que se laven, no aguantan ni media hora limpios. Por eso, porque los conoce bien, la madre de Lucía Manchitas debería de haberse imaginado que su hija y su mascota se las ingeniarían para mancharse el día en que ella, la señora de la casa, tenía una visita. Daba igual que los hubiera encerrado en la habitación de Lucía. Este libro narra cómo Lucía consiguió escapar y acabar muy, pero que muy sucia. Y más cosas que no cuento para que os intereséis por este cuento clásico infantil y vayáis a comprarlo en cuanto yo acabe de escribir esta reseña.
Lucía Manchitas. La escalera es un cuento clásico escrito por Annie M. G. Schmidt (Premio Nobel de la literatura infantil: Premio Andersen) e ilustrado por Fiep Westendorp (las dos procedentes de los Países Bajos y ya fallecidas). Este volumen forma parte de la colección Vintage de Lata de Sal, editorial española que recupera grandes clásicos ilustrados para niños de todas las edades, además de publicar libros de Gatos (de gatos, sí. Ya os hablaré de ellos).
Lucía Manchitas y Pegotes son dos personajes simpatiquísimos, imposible no cogerles cierto cariño, a pesar de tanta roña como llevan siempre encima. Son divertidos, y, como suele pasar con los niños y los perros, no paran quietos, de ahí que acaben una y otra vez tan manchados.
Todo buen volumen infantil viene ilustrado. En este caso, las ilustraciones, muy en sintonía con el texto, son alegres y llenas de color. Se hace difícil imaginarse a Lucía de otra manera después de verla en el libro.
Este libro es idea para primeros lectores, aunque estoy segura de que tanto con la aventura de Lucía y Pegotes disfrutarán grandes y pequeños. La lástima es que sea más corta. Espero que pronto Lata de Sal publique otra historia de Lucía Manchitas. Mientras tanto, espero que disfrutéis de éste tanto como yo he hecho. Lucía y Pegotes os esperan para contaros qué pasó con la escalera, ¿no tienes curiosidad?
Cristina Monteoliva

1 comentario:

  1. Tiene una pinta estupenda. Ojalá lo hubiese tenido a mano cuando mi hija era más pequeña.

    ResponderEliminar