sábado, 6 de septiembre de 2014

Reseña de LA CÁMARA SANGRIENTA, de Angela Carter

Título: La cámara sangrienta
Autora: Angela Carter
Traducción: Jesús Gómez Gutiérrez
Edita: Sexto Piso
Págs: 180
Precio: 23 €

Blancanieves zombi, Cenicienta vampira, Los tres cerditos nazis… Lo de versionar cuentos clásicos parece una moda reciente. Sin embargo, es algo que lleva mucho tiempo haciéndose. Y puede que antes, mucho mejor que ahora. O, al menos, esa es la sensación que me deja la lectura de La cámara sangrienta, el libro de Angela Carter de 1979 que ha publicado en 2014, ilustrado por Alejandra Acosta, por Sexto Piso. La obra de la que hoy os hablaré.
La cámara sangrienta, tal y como se presenta en esta magnífica reedición de Sexto Piso, es un volumen que consta de un total de diez relatos ilustrados en blanco, negro y rojo por Alejandra Costa; relatos de extensión variable y de distinto tono narrativo entre ellos, sin bien a veces pueden acercarse. Estos cuentos son versiones de cuentos clásicos, como El gato con botas o La bella y la bestia, y narraciones populares, como aquellas relacionadas con la licantropía y el vampirismo.
Comparte el libro el nombre con el primer relato que nos presentamos en él, un cuento largo y macabro protagonizado por una jovencita con tantas ganas de dejar atrás a su madre, que acaba casándose con un despiadado noble. Tras la desagradable aventura vivida por la muchacha en el castillo de su marido, ésta no sólo se da cuenta de que sus ansias de librarse de su progenitora eran absurdas e infantiles, sino que también acaba encontrando el amor por el camino.
Existen muchos elementos que dan cohesión a esta obra. El primero de ellos es el protagonismo de las mujeres en la mayoría de estos cuentos. Mujeres siempre bellas y jóvenes, generalmente vírgenes, incluso adolescentes. Parecen frágiles y delicadas durante buena parte de la narración. Luego, sin embargo, sacan sus garras, garras muchos más poderosas que las de los monstruos que las acechan, y a los que acaban venciendo.
El segundo elemento lo acabo de nombrar. Se trata de los monstruos que  a veces se presentan como seres humanos degenerados o ancianos decrépitos; aunque en la mayoría de los cuentos los vemos como seres antropomórficos: leones, tigres, lobos, trasgos… Rara vez el monstruo es ella. Uno de estos casos lo tendríamos en el relato La dama de la casa del amor, un cuento que nos transporta a la tradición del vampirismo.
El monstruo suele ser un bicho cruel y macabro que gusta de la cacería, la sangre y el sexo. En todos los cuentos de Carter, al menos en los de este volumen, encontraréis alusiones a las relaciones íntimas o no tan íntimas entre la mujer protagonista y el monstruo o el héroe. La dama deja de ser virgen para, como decía antes, acabar sacando todo su poder interior. La sexualidad, en definitiva, hace a la mujer más fuerte.
Otro elemento a tener en cuenta (para mí uno de los más importantes, a pesar de que otros parezcan destacar más) es la oscuridad que reina en estas páginas. Oscuridad suele mezclarse con el frío y la desolación, no solo ya la interna que sienten los personajes, sino también la que impera en el espacio exterior. Esta ambientación, sin duda, hará las delicias, junto al resto de los elementos, de los amantes de lo gótico, porque, al fin y al cabo, eso es lo que son estos relatos: versiones góticas de, como también decía antes, cuentos populares y historias de transmisión oral.
No puedo terminar esta reseña sin hablar de la importancia que esta autora da en especial a los hombres lobo y la licantropía en general. A este interesante tema están dedicados los tres últimos relatos: El hombre lobo, La compañía de los lobos y Lobalicia. Comprobaréis al leerlos que, efectivamente, la autora ha debido dedicarle mucho tiempo al asunto, pues no hay detalle del folclore que no se toque a lo largo de los tres cuentos.
Tampoco puedo dar por concluido este artículo sin hablaros de las fantásticas ilustraciones que acompañan a estas piezas literarias. Ilustraciones de diversos tamaños, siempre en blanco, negro y rojo, que rezuman sensualidad, terror y originalidad. Para no perdérselas, desde luego.
La cámara sangrienta, en definitiva, es un libro de terror gótico cargado de sensualidad donde Angela Carter nos da su propia versión de los cuentos de hadas y la tradición folclórica. Si además compras la edición de Sexto Piso, tendrás en tu biblioteca toda una joya ilustrada. Así que si te gusta el terror clásico y las ediciones cuidadas, ¿a qué estás esperando para hacerte con este volumen?
Cristina Monteoliva

2 comentarios:

  1. Quizás antes se versionaban cuentos clásicos con un afán creativo, un ejercicio de imaginación. Y ahora se versionan por lo contrario, por falta de imaginación... He visto muy buenos comentarios de esta cámara sangrienta y me atraen especialmente las ilustraciones y esa mezcla de terror y sensualidad, dos elementos que mezclan mejor de lo que parecería.

    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar