martes, 2 de septiembre de 2014

¡APRENDE A ESCRIBIR! (II)


Otra vez septiembre. Toca volver al trabajo, al cole, a la rutina. Menos mal que con este dichoso mes también vuelven las novedades literarias. Gracias a los libros, podremos evadirnos por un rato de la realidad, vivir en otros mundos, soñar con un futuro mejor.Y muchas otras cosas, ya lo sabéis.
Entonces, si todo el mundo está hablando ya de las magníficas buenas nuevas en forma de novelas, ensayos y poemarios que trae septiembre, ¿por qué me empeño yo en seguir dando la brasa con el “aprende a escribir”?. Fácil: porque creo que en este país hace mucha falta hablar de este tema, más aún después del veranito que me he tirado leyendo libros malos, muy malos y pésimos de la muerte.
Que los libros malos existen es un hecho indudable. Tan cierto como que la comida rápida no es muy saludable que digamos. Que los lectores sepan distinguir un libro bueno de uno malo, eso es otra historia. Empiezo a creer que la comprensión lectora está fallando en muchos casos. O será que la gente lee muy rápido. O que leen muy poco. En fin, no lo sé. Yo lo único que sé es que la proliferación de editoriales sin buenos filtros está llenando el mercado de obras que para muchos nos resultan ilegibles, por mucho que otras las compren.
Hoy en día escribe cualquiera, pero no todo el mundo es un buen escritor. Los buenos escritores, o al menos los que esperamos llegar a poder considerarnos como tales algún día, debemos de aspirar a ofrecer las mejores historias escritas de la mejor manera posible. Aquí no vale todo, amigos. Hay que trabajar y esforzarse, escalar los peldaños poco a poco siempre siendo consciente de nuestras virtudes y nuestros defectos.
Para todos los que penséis así va dedicado este mini especial de verano. Espero que, de alguna manera, os sea útil:

-         La ceguera del escritor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario