domingo, 3 de agosto de 2014

LOS MAPAS DE FÉLIX J. PALMA

“Acabo de leer el capítulo de El mapa del tiempo en el cual Wells conoce al hombre elefante. Eso es escribir bien. Textos así compensan por tanta porquería que nos toca soportar.”
Este es el mensaje que dejó en mi Messenger de Facebook ayer el reseñista José Rafael Martínez Pina, amigo con el que suelo comentar lecturas últimamente (algunas, por lo que se deja traslucir en su comentario, verdaderamente terroríficas. Los libros malos existen, y últimamente, se nos echan encima como señoras con un subidón de hormonas al ver a un bombero macizorro).
José Rafael y yo habíamos estado hablando de la saga de Félix J. Palma hacía unos días.  Él había empezado leyendo la trilogía victoriana de Palma por El mapa del cielo, el segundo volumen, y este verano se enfrentaba al primero de la saga con cierta incertidumbre. Y es que para él El mapa del cielo es un libro genial, y no estaba seguro, al menos así me pareció entenderlo a mí, de que El mapa del tiempo estuviera a la altura. 
Fue entonces cuando yo le dije que siguiera leyendo, que ya vería qué bien hilado estaba todo, qué personajes, qué tramas, qué todo (a mí es que lo que me pone es el steampunk, y no los bomberos macizorros que te atan a la cama y te dan con el mango del hacha hasta que tu cuerpo esté más rojo que un incendio).  Y sí, creo que el libro le está gustando, y mucho, a mi buen amigo José Rafael.
Hablando de El mapa del tiempo, he de deciros que si lo recomiendo tanto, por activa y por pasiva (y con más euforia que la señora hormonada, si cabe) es porque es mi libro favorito escrito por un autor español. Y no, no es que yo haya leído pocas obras de autores españoles. Es que simplemente El mapa del tiempo es un libro genialmente escrito, de ritmo trepidante, con personajes perfectamente perfilados; una obra donde todo encaja a las mil maravillas para culminar en un final de fuegos artificiales.
Oh, sí, ¡estoy enamorada de ese libro! Por eso os recomiendo que lo leáis este verano, más aún si cabe, porque la trilogía quedará concluida con la salida a la venta de El mapa del caos, en octubre.
Aquí os dejo el enlace a mi reseña sobre El mapa del tiempo para ver si con más datos os pica el gusanillo:
También republico la reseña de El mapa del cielo en este blog:
De El mapa del caos os puedo contar poco. De hecho, hasta hace un rato, que he leído el artículo que os pongo un poco más abajo, sólo sabía que por fin en este libro se incluyen las maravillosas ilustraciones de Claudio Sánchez Viveros. 
Por desgracia, no soy de esas afortunadas que tienen acceso a los manuscritos antes de su publicación. Tampoco sé si Plaza & Janés me proporcionará en esta ocasión un ejemplar de prensa. Pero lo que más me aterra es pensar que en octubre, cuando el libro salga publicado, puede que yo me encuentre viviendo fuera de España, y conseguir un ejemplar en papel para completar mi colección sea toda una aventura.
En fin, aquí os dejo el enlace a un artículo del País, que puede que os dé unas cuantas pistas sobre la temática del nuevo volumen:
Y la romántica portada del ansiado (para mí) fin de fiesta (como la loca del bombero estoy esperando el libro, ¡oíga!:

No hay comentarios:

Publicar un comentario