domingo, 2 de marzo de 2014

ME ABURREN LOS ESCRITORES DEMASIADO SERIOS II

Titulo este breve artículo ME ABURREN LOS ESCRITORES DEMASIADO SERIOS II porque sobre este tema, y con el mismo artículo, ya ha escrito Carlos del B. Iglesias en su blog Medias Mentiras.

En realidad, no sé muy bien por qué escribo nada, cuando lo que quiero es que todos leáis su artículo, que está tan bien escrito y tanto me ha hecho pensar:


Básicamente, creo que lo que pretendo es unirme a este manifiesto, a este sentimiento, a esta manera de vivir en la que la sonrisa es un elemento fundamental para seguir adelante en medio de un mundo gris.

Me pregunto, y es algo que no dejo de hacerlo, por qué en este país se piensa que algo que contiene risa dentro no puede ser a la vez serio, profundo, ¡considerable! No sé vosotros, pero yo puedo contar miles de dramas con miles de situaciones horriblemente cómicas de por medio. Porque la vida, la de verdad, también puede ser así a veces. Y yo me creo más una escena de un entierro en el que la tía Paca se harta de reír en una esquina ante la mirada asombrada de las hijas de la difunta Pepa, que una obra supersesuda en la que te preguntas qué hace en realidad que el protagonista no se suicide en la primera página.

Porque lo de escribir cosas sesudas está muy bien, sí. Pero recuerda que hasta en los peores momentos de la vida, la gente consigue sonreír. El que no sonríe, es que no tiene ganas de vivir de ninguna manera, ha perdido toda esperanza. Y esperanza, precisamente en este momento y en este país, es lo que hace falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario