miércoles, 12 de marzo de 2014

LA AVENTURA DE LA AUTOEDICIÓN III : No te fíes ni de tu sombra...

Llegados a este punto, yo os pregunto: ¿qué es peor: autoeditarse o editar tu libro con una editorial de la que no estás muy seguro si fiarte?

Pero, ¿qué es lo que suele hacer una editorial seria, y, por tanto, fiable?

-          Leer tu manuscrito concienzudamente y proponer cambios; porque el editor, aparte de para dar la cara y llevárselo luego calentito, está para convertir las cosas que le llegan en productos coherentes. (Que no digo yo que vuestras obras no estén bien escritas; pero un editor siempre os va a proponer un corte por aquí, una mejora por allá, etc, de forma que la cosa quede más reforzada).

-          Las editoriales tradicionales se encargan de la portada, la corrección ortotipográfica y la corrección de estilo (esto está muy relacionado con lo que te comentaba en el guion anterior). Si te cobran por alguna de estas cosas, la editorial sería de coedición.

-          Creo que lo que las editoriales ahora mismo pagan alrededor del 10 % de venta de precio del libro a sus autores. Una cifra muy inferior al 10 % no me parece aceptable, aunque entiendo que mucha gente tenga que conformarse con ello.

-          Las editoriales se encargan de contratar distribuidoras o distribuir ellos mismos los libros por las librerías. También de vender por internet tu obra y de crear los ebooks (también para venta).

-          Una editorial tradicional no te va a exigir que vendas x ejemplares de tu obra en una presentación. Si se venden, bien; y si no, uno se aguanta.

-          Con respecto las presentaciones, normalmente las editoriales las organizan, aunque no siempre. (Acostúmbrate, eso sí, a moverte mucho por ti mismo).

-          ¡Te hacen firmar un contrato! (Y que no te tengan con promesas vanas, como me pasó a mí: ¡tú asegúrate de que lo firmas antes de seguir adelante con esas promesas!).

Y después de soltaros este rollo, he de volver a insistir en el tema de las referencias.
Hoy en día hay montones de editoriales, grandes, pequeñas y medianas, algunas bastante claras en sus intenciones en sus páginas webs, otras no tanto. Cuando recibas una oferta de una editorial pequeña, o al menos no tan conocida, tú busca referencias. Es tan sencillo como buscar por las redes sociales a un par de sus autores, contactarles y preguntarles qué experiencias han tenido ellos. O consultar en los montones de foros para escritores.

Si al final hay cosas que no ves claras, pregúntate: ¿me merece la pena editar con una editorial que tampoco es que haga que mi currículo se vea muy engordado o publicar mi libro yo mismo y ver qué pasa?


1 comentario:

  1. Pues en Triskel Ediciones las cumplimos todas, ¡pasamos el test! ;)

    ResponderEliminar