miércoles, 11 de diciembre de 2013

Pregunta de la semana: ¿hay que dejar las obras aparcadas en un cajón sí o no?

Bcv Beatriz: ¿Deja una madre a sus hijos aparcados cuando se encuentra sin ayuda? Personalmente las dejo aparcadas por falta de inspiración o tiempo. Tengo claro que si algún milenio las acabo, recurriré a la autoedición o a lo que haga falta.

Jose Vicente Pascual: Yo creo que si no encuentras editor hay que insistir en buscar editor. Y cuando todo te hayan dicho que no, esperar a que se mueran y salgan otros. Quien resiste vence. O por lo menos ve morir a muchos editores, que siempre es reconfortante.

Ricard Millàs: Nunca, si realmente se tienen ganas de mostrar la obra al público, se encontrará la forma adecuada. Lo malo es que aún hay muchos que ven la autopublicación como el último recurso. Creo que según qué tanto por ciento sobre las ventas te ofrece una editorial, se debería sopesar la opción de autopublicarse.
Marisa López: Pues primero decirte que admiro a cualquier persona que es capaz de empezar a escribir un libro y terminarlo. Supongo que, en la mayoría de los casos, un escritor/a escribe para comunicar algo a los demás, sea lo que sea. Por eso creo que un cajón no es el mejor sitio para guardar un sueño que ha llevado tiempo y esfuerzo. Así que, animo a tod@s los escritores a que intenten (todo lo que puedan) publicar sus obras, si ése es su deseo.

Deivid LopRod: Hay muchas editoriales y buscando se encuentra, yo ya trabajo con 3 editoriales diferentes... la cosa es tener paciencia y no desanimarse o acudir a la autoedición que por hacer uso de ella no se es menos escritor.

Luis Vea: Aparcadas quizá pero nunca en doble fila.

·         Clasina Beltran: Depende de las obras. Si es buena dejarla en un cajón es un pecado. Si es mala en el cajón está bien. 

Alberto Corera: Pues yo creo que, teniendo en cuenta que la inmensa mayoría de editoriales no admiten "originales no solicitados", una de dos: o tienes enchufe con una editorial - al menos para que te lean, aunque luego no te publiquen - o no tienes más remedio que optar por la autoedición y autopromoción. La mayoría de editoriales convencionales han cerrado el grifo y no admiten obras, por lo que excusáis de mandar lo que directamente va a ir a la papelera. Así que no nos dejan otro camino que la autoedición. Es lo que he hecho yo y es la única salida que nos dejan. Ni os cuento si lo que escribís es poesía, teatro o literatura experimental - surrealismo, absurdo... Nadie apostará por literatura minoritaria. Se trata, a fin de cuentas, de autoeditarse sin caer en las redes de ciertas editoriales timadoras y sin escrúpulos, sabiendo en todo momento lo que firmáis, teniendo en cuenta que, probablemente, perderéis dinero pero que no hay otra salida para comunicar lo que sentís mediante la escritura. Ánimo y a publicar.

Luis Lupez Conozco a un escritor que autoeditó una obra muy interesante, con gancho y calidad, pero como era autoeditada, nadie se fiaba y no logra vender. La gente confía instintivamente en un editor, porque al menos ya es una opinión profesional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario