viernes, 6 de septiembre de 2013

TU MENTIRA MÁS DULCE. Maria Goodin

Título: Tu mentira más dulce
Autora: Maria Goodin
Traducción: Mª del Puerto  Barruetabeña Diez
Editorial: Roca Editorial
Págs: 287
Precio: 16,90 €

La realidad es a veces dura, cruel. Tanto, que algunas personas apenas pueden soportarlo. Ya sabemos cómo tristemente acaban unos cuantos de ellos. Otros, sin embargo, deciden seguir aquí, pero viviendo en su propio mundo. Un mundo lleno de fantasía y color. Un mundo amable y alegre. Un mundo que, sin embargo, a los que están alrededor les cuesta entender. Este es el caso de la madre de Meg, la protagonista de Tu mentira más dulce, la novela de Maria Goodin de la que hoy os vengo a hablar.
Meg es una joven y prometedora científica. Su vida no puede ser más perfecta en la Universidad y con su científico y racional novio, Mark. Todo cambia el día en el que Meg debe volver a casa para cuidar de su madre enferma. Val, la madre de Meg, es una mujer fantasiosa que vive en su propia realidad paralela y se pasa la vida cocinando, lo que pone de los nervios a su hija. Pero lo que más saca de sus casillas a Meg es que su madre jamás le haya contado la verdad sobre su pasado. Para su progenitora, todo son cuentos bonitos y absurdos, versiones edulcoradas de una verdad incierta. ¿Conseguirá Meg saber quién es su padre y cómo fue de verdad su infancia? ¿Se reconciliará con su madre antes de que ésta deje este mundo? ¿Hasta qué punto cambiará la vida de la joven en el tiempo que pase en la casa familiar ?
Un poco de fantasía no le hace mal a nadie. Quizá mucha, tampoco. El problema es que la gente alrededor de la persona que vive en su propia esfera, no suele entenderlo. Este es el caso de Meg, una joven muy racional que se desespera al no encontrar respuestas en su madre. O, mejor dicho, sí las encuentra, pero no son las que ella quiere. Porque su madre tiene muchas historias que contar, sí, pero todas la mar de fantásticas e imaginativas. Ninguna de ellas conecta con la realidad de Meg y esto, como digo, pone de los nervios a la chica.
Meg tiene un problema de comunicación con su madre, pero también con la fantasía en sí. De pequeña se rieron de ella en el colegio por contar historias irreales, lo que la traumatizó hasta el punto de rechazar por completo el mundo de la imaginación. A lo largo de las páginas de esta novela, Meg aprenderá que ser racional está bien; pero ponerle un poco de sal a la vida, creer en la magia, tampoco es tan peligroso como ella piensa.
La protagonista y narradora de esta historia tan llena de matices es Meg, esa joven que solo cree en lo que la ciencia le puede contar. Como es de esperar, el comportamiento de Meg, su propia personalidad, evoluciona a lo largo de estas páginas, sobre todo conforme se va dando cuenta de por qué hizo su madre en el pasado las cosas que hizo, por qué inventó todas aquellas historias.
He de decir que en Tu mentira más dulce no hay ni un personaje que pase desapercibido. Todos y cada uno se presentan bien perfilados, si bien destacaría a Val, la madre que no para de inventar historias, incluso cuando su vida su apaga, mientras cocina una delicia tras otra; Mark, el novio científico de Meg, ese hombre tan poco empático y egoísta; y Ewan, el jardinero que hará que Meg descubra un montón de cosas interesantes, además del amor.  (Aunque, ojo: esta no es una novela romántica, sino una de superación personal, de realización, de autodescubrimiento).
Tu mentira más dulce es, en definitiva, una novela entrañable a la par que inteligente, una obra con la que descubrir que las personas podemos estar más cerca los unos de los otros si nos esforzamos un poquito por entendernos, y que la razón y la fantasía pueden convivir perfectamente para hacer nuestras vidas mejores. Sumérgete ahora en el mundo de Meg, conoce a su disparatada madre, aprende las recetas de cocina, enamórate del jardín de la casa y descubre finalmente que a veces es necesario un poco de dulce para hacer más llevadera una amarga realidad.
Cristina Monteoliva


No hay comentarios:

Publicar un comentario