jueves, 26 de septiembre de 2013

¡LÉETELO, QUE ESTÁ DE MODA!

Esta actualización va de modas literarias, aunque no esperéis, por ello, encontrar la reseña de cierta trilogía erótica (que detesto, sin haber leído) ni nada por el estilo. La cosa no va por ahí, no. Pero mejor le echáis un vistazo a los artículos y luego me decís qué os parece:

-         Las modas literarias I

-         Las modas literarias II

-         Adiós a Libros del Silencio.

-         Harry, revisado. Mark Sarvas.


LAS MODAS LITERARIAS I

Después de tanto tiempo sin preguntarle nada a mis amigos y conocidos en mi muro de Facebook y en el de La Biblioteca Imaginaria, https://www.facebook.com/groups/307163522726267/, el otro día se me ocurrió lanzar la siguiente cuestión: ¿Debe un escritor estar pendiente de las modas literarias? Las respuestas no son muchas, pero sí muy interesantes:

Alejandro Alejo Fernández Orradre Si por "Lo que se lleva" es escribir en función a lo que está de moda, creo que depende mucho del enfoque que cada escritor tiene hacia sus propios libros:
- Si su pretensión es tratar de vender lo máximo posible, ha de estar muy al día de lo que más se vende.
- Si por el contrario, el escritor escribe lo que ÉL quiere, lo que le gusta y se expresa libremente, obviamente "las modas" deberían ser algo secundario.

Rouss Ann Gual Yo pienso que no. Creo que al escribir plasmas un poco de ti, de tu personalidad independientemente de modas.

Gusa Pira Yo creo que sí. Otra cosa es que se apunten a la moda o no, eso ya cada uno verá. Pero creo que sea en el sector que sea que trabajes o que te muevas, tienes que estar al loro de la actualidad y de lo que se cuece por ahí, no sea más que por curiosidad.

Jorge Magano Si es así, estoy perdido.

Aída Albiar García Lo que no veo es que si se llevan vampiros, tengas que escribir vampiros. Si ahora se llevan las sombras de Grey te pongas a escribir sadoporno malo. Otra cosa es que uno quiera aprovechar el tirón, o una editorial te pida que le escribas algo del tema que sea. Pero creo que el escritor que se precie debe escribir por placer, el tema que le interese o la historia que quiera contar y que se venda porque es bueno, no por ser una moda.

Bcv Beatriz En mi humilde opinión, creo que no. Se puede estar informado, pero no amoldar tu creatividad a "modas". Sino hoy por hoy tendrías que basarte en hacer aburridas novelas eróticas, escritas por cuarentonas con mentalidad de quinceañeras

Deivid LopRod Uno tiene que escribir lo que quiera y si está de moda pues mejor porque tiene más posibilidades de ser leído, que ese es el fin de todo escritor. Luego, si la editorial apuesta por lo que se ha escrito es por algo y no creo que sea sólo por apostar por la moda, dado que depende además del contenido... ya que el boca a boca hace que se venda o que no se venda, ¿me equivoco?

Chamn KoMix ¿pero eso no era cosa de las editoriales? aunque, claro, si le pagan al escritor por hacer "lo que se lleva" tendrá que estar pendiente, ya depende de las circunstancias que se den “en un momento dao”

Carlos Navarro Sólo si quieren vender. Pero hay que estar muy rápido para sacar algo que clone a lo que se lleve en ese momento. Lo cual, casi siempre, compromete la calidad final del producto...

Ester Fernández García Hombre, según. A veces hay escritores o escritoras que solo escriben lo que les gusta, y puede que no se lea tanto si hay un boom de erótica o de romanticismo, pero si tú eres de juvenil no vas a meter sexo a tus libros. Es mejor estar pendiente pero sin que varíe en tus gustos.


Gusa Pira Creo que estáis identificando "estar pendientes" con "dejarse llevar" de manera implícita. Y yo creo que no hay correlación directa entre ambas cosas. Una cosa es estar informado de la actualidad, y otra subirse al carro, que no me parece tan sencillo como ponerse a escribir sobre el tema de moda. Para cuando el manuscrito estuviera terminado, a lo mejor la moda cambió o el mercado ya se saturó y ya no se aceptan esas propuestas. A eso me refiero cuando digo que creo que sí hay que estar pendiente de lo que se cuece en el mercado: esa información es valiosa para crear estrategias y buscar las mejores oportunidades, lo cual no implica necesariamente seguir la corriente. A lo mejor la oportunidad está en no seguirla para captar al lector abrumado por el dominio de una temática concreta. Ahí puede estar nuestro filón si sabemos arañar la veta.


Interesante, interesante… Da mucho que pensar todo esto.

Y tú, ¿qué opinas de tan peliagudo asunto? ¿Te animas a contestar aquí abajo? 

LAS MODAS LITERARIAS II

No hay nada que hacer: nos guste o no nos guste, cada temporada sale una nueva moda literaria que sigue la gran mayoría de los lectores. La moda suele comenzarla una obra en concreto, un best-seller arrollador que hará que hasta que el que solo leía las esquelas de los periódicos se ponga a devorar una página tras otra. A la sombra de esta novela (porque suele ser novela), nacen libros como champiñones. Libros clones que aportan poco al asunto, muchas veces. Libros que podrían bien no haberse escrito. Libros que, en definitiva, nos aburren a los que entendemos que el único bueno (si es que acaso era bueno), era el libro original.
O puede que sea de otra manera. Puede que la vertiente de moda haga que los escritores se pongan a imaginar versiones nuevas, historias interesantes, incluso escritas con buena prosa. Todo puede pasar en este mundo nuestro.
En todo caso, ¿debe o no debe estar el que escribe pendiente de estas modas? El que quiere dedicarse profesionalmente, ¿puede acaso dar la vuelta a la actualidad y pensar que tendrá suerte con su obra, así como así? ¿Es posible tener éxito de forma espontánea? Todo es muy relativo, y tal y como han comentado en el post anterior mis amigos, hay muchos puntos de vista que tener en cuenta antes de lanzar una opinión. Lo que queda claro es que una cosa es estar pendiente, informado, de las modas para tenerlo muy presente, y otra bien distinta seguir estas modas, en cuyo caso puede ocurrir que llegues tarde con tu obra (o sea, que cuando la acabes, se lleve otra cosa)…

Que sí, que sí, que muchos te van a decir que escribas lo que te plazca, lo que te nace, lo que te inspira… Pero si quieres publicar, has de tener en cuenta que igual lo que escribes no tiene cabida en el mundo editorial actual, cada vez más limitado, por así decirlo. ¿Has de desesperar por ello? No, claro que no. Siempre se puede seguir intentando. Y si no, acudir a la autoedición. Pero eso ya es otro tema del que hablaremos otro día.  

ADIÓS A LIBROS DEL SILENCIO

Recibí la noticia en forma de nota de prensa el lunes 16 de septiembre. Libros del Silencio ponía fin a su andadura editorial después de 4 años de vida. La muerte de Gonzalo Canedo, el fundador, en enero de este mismo año, 2013, había dejado el barco no solo sin capitán, sino también sin timonel, y aunque los herederos y el resto del equipo lo habían estado intentando, finalmente han tenido que rendirse y cerrar el negocio.

Libros del Silencio siempre ha sido una editorial seria, una de las pocas hoy en día que precisamente no se dejaba guiar por las modas. Su cometido era precisamente sacar a la luz del mercado español obras que, de otra manera, estarían silenciadas. Obras de calidad. Obras profundas. Obras fundamentales.


Me hubiera gustado reseñar montones de libros de Libros del Silencio, pero al final, por un motivo u otro (demasiado trabajo, la petición adelantada de tal o cuál libro de otro colaborador de La Biblioteca Imaginaria, etc), no lo hice. En realidad, solo reseñé un libro de ellos. Solo uno, pero uno verdaderamente extraordinario, tanto, que se convirtió en seguida en uno de mis favoritos. Estoy hablando de Harry, revisado, novela cuya reseña os ofrezco a continuación (en el siguiente post) como pequeño homenaje a una editorial que, con su desaparición, nos deja a muchos sumidos en el silencio. 

HARRY, REVISADO. Mark Sarvas

Título: Harry, revisado
Autor: Mark Sarvas
Traducción: Mme. Brz
Editorial: Libros del Silencio
Págs: 400
Precio: 20 €

A rey muerto, rey puesto. La mancha de mora, con otra verde se quita. ¿Cuántos refranes conoces que hagan alusión a lo beneficioso que puede resultar volver a llenar enseguida el hueco que un amor deja en tu corazón por otro nuevo? Seguro que alguno más se te ocurrirá si te paras a pensar. Y seguro que en todos ellos estaría pensando Harry, si fuera español y no un radiólogo norteamericano, tras la muerte de su esposa. ¿Qué de quién hablo? Pues del protagonista de Harry, revisado, la primera y exitosa novela de Mark Sarvas.
Anna ha muerto y lo único en lo que puede pensar Harry Rent, su marido, justo antes de su entierro es en conquistar el corazón de Molly, una de las camareras de un café retro de Los Ángeles. Poco después, este hombre taciturno incapaz de sentir nada por la desaparición de su esposa, decide convertirse en el nuevo conde de Montecristo. Así, el nuevo Harry será capaz de hacer cosas que nunca antes habría hecho, aunque tal vez no obtenga los resultados que esperaba en un principio. ¿Conseguirá acaso alcanzar la ansiada felicidad?
Harry es un hombre de pocos amigos, y ninguno tan íntimo como el narrador que se pega como una sombra a este radiólogo de mediana edad para contarnos su verdadera historia. Pero tal vez la historia no sea una, sino varias, y para darnos a conocer todo el conjunto, este narrador decide alternar los capítulos que van desde la muerte de su mujer en adelante, con aquellos que nos narran su vida junto a ella, pero en sentido inverso (es decir, de adelante hacia atrás). Sólo así llegaremos a aprehender al Harry auténtico, a ése que ha decidido “revisarse” para ser mejor persona.
Pero, ¿qué es lo que quiere mejorar de sí mismo Harry? ¿Y quién es él en realidad? Muchas podrían ser las respuestas, y de hecho lo son: cambian conforme vamos conociendo más detalles de su mejora y de su vida marital con Anna. Por ahora, sólo te diré lo que no es Harry: ni un licenciado por la Universidad de Harvard, ni un buen deportista, ni siquiera alguien capaz de impedir que su mujer, por despecho, decida operarse para, supuestamente, mejorar su aspecto.
Anna, la difunta. Anna, la perfecta. Anna, la mujer que hizo de Harry un ser pequeño. Podría haber sido una solución más que un problema para Harry. Pero ahora está muerta y sólo puede intentarlo con Molly, la guapa y joven camarera que adora a los macarras con moto; y, de paso, también con Lucille, la otra empleada de la cafetería retro que tan necesitada parece de ayuda. ¡Qué grandes planes tiene Harry para ellas!
Harry, revisado es una novela profunda y a la vez llena de un gran sentido del humor (sobre todo negro) protagonizado con unos personajes tremendamente reales en los que en algún momento de nuestras vidas podríamos sentirnos identificados. Harry no sólo te resultará entrañable e inolvidable, un hombre de lo más curioso y de comportamiento totalmente impredecible; si no que gracias a él podrás llegar a pensar en temas como el perdón, en todas aquellas pequeñas mentiras que se convierten en un grave problema entre las personas (más aún cuando éstas están casadas), en la importancia de arreglar los conflictos antes de que éstos se conviertan en heridas infectadas, en lo terrible que resulta convertirse en alguien que los demás quieren que sean pero que realmente tú no quieres ser, etc. Emprende este ameno viaje con Harry, conoce sus sentimientos y descubre los tuyos a través de él. Revísate junto a este pobre infeliz y aplaude, como ya yo lo hago, la genialidad de un escritor que con tan sólo una novela publicada ha conseguido transmitir tanto en cuanto al mensaje de su obra como a lo literario en sí.
No creo que curar un corazón roto sea tan fácil como sustituir una persona por otra. El duelo por el amor difunto es algo que hay que pasar antes de emprender una nueva relación, en mi opinión. En todo caso, no dejes de revisar la vida de un viudo tan interesante como Harry, pues una vez que conozcas al Harry, revisado puede que lo tengas todo un poco más claro…O no.
Cristina Monteoliva

sábado, 14 de septiembre de 2013

ESPECIAL ELENA MONTAGUD

Tan necesario es dedicarle espacio y tiempo a escritores consagrados que a escritores que, aunque ya lleven tiempo escribiendo, se estén dando a conocer al gran público actualmente. Este último sería el caso de Elena Montagud. La autora acaba de publicar el libro de relatos de corte fantástico y de terror Donna Angelica vs Donna diavola. ¿Qué mejor excusa para que la comencemos a conocer mejor?

En esta actualización encontraréis:

-        -   ¿Quién es Elena Montagud? 

-         -  Entrevista a Elena Montagud I

-        -   ¿Qué escribe Elena Montagud? Fragmentos de algunos de sus cuentos.

-        -   Entrevista a Elena Montagud II


-          -  Reseña de Donna Angelica vs Donna diavola.

¡      ¡Espero que os guste! 




¿QUIÉN ES ELENA MOTAGUD?

Elena Montagud nace el 23 de noviembre en Valencia, ciudad en la que pasa sus primeros años. Su familia y ella se mudan más tarde a Alzira, localidad en la que reside hasta la actualidad.
En la Universidad estudia Filología Hispánica. Le gusta enseñar pero, sobre todo, escribir.
Pronto despunta en el mundo del relato breve, sobre todo aquel en el que el terror y la fantasía son el tema central. Así, queda finalista en los premios literarios de Círculo Rojo, Olvelles Eléctriques, etc, gana otros cuantos y participa en las antologías Legendarium, Calabazas en el trasero, Errores de la percepción, etc.

Actualmente, trabaja como lectora, correctora y crítica literaria (recordemos que Elena Montagud fue colaboradora de la extinta La Biblioteca Imaginaria) para diversos medios, además de emplear buena parte de su tiempo a la promoción de su primera obra publicada en solitario: Donna angelica vs Donna diavola.


Entrevista a ELENA MONTAGUD (I)

¿Cuándo y por qué comenzaste a escribir?
Primero creo que fui juglaresa, en el sentido de que mi madre me decía que ya con cuatro o cinco años yo le contaba historias. Ella me preguntaba si las leía en algún sitio y yo le decía que no. No sé si de verdad serían inventadas por mí o qué, pero la intención ya estaba ahí. Luego ya sí recuerdo a los ocho o nueve años en el cole escribiendo cuentos para participar en los concursos navideños, etc.
Sinceramente, es difícil decir los motivos por los que empecé a escribir. Sentía algo en mí que no me ofrecían otras actividades de la vida. Me daba placer y la sensación de que podía hacer todo lo que quisiera. Tenía en mi mente muchas cosas y debía sacarlas.

¿Qué autores te han influenciado más?
De pequeña R.L.Stine (el autor de la serie de Pesadillas) y Angela Sommer-Bodenburg (autora de El pequeño vampiro). Luego vino Stephen King a partir de los doce años. Y ya un poco más mayor Clarín, Cortázar, Silvina Ocampo…

¿Qué tiene para ti el relato que no tiene, por ejemplo, la novela?
Poder contar mucho con muy pocas palabras.

¿Por qué el terror y la fantasía?
Me siento mucho más cómoda. Tal vez es que mi mente es demasiado perversa… Pero también puede ser porque son las temáticas que más he leído en mi vida. La fantasía me permite explorar mundos distintos al nuestro y, el terror, en el fondo está presente en nuestro día a día. Ese es el terror que a mí me gusta. Los monstruos del armario estaban bien cuando era pequeña, pero ahora el miedo es otra cosa.

¿Te ves escribiendo en el futuro textos de otro tipo? ¿Realistas, por ejemplo?
Sí, es más, ya tengo planeada una historia. No he empezado a escribirla porque estoy con otra pero me gustaría escribir una comedia romántica que sea un poquito autobiográfica. En ella no habrá nada fantástico y de terror, sino el día a día de una chica normal y corriente a la que le pasan cositas que a cualquiera le pueden pasar.

¿Dónde encuentras la inspiración a la hora de escribir un relato?
En cualquier sitio. Mirar a la gente me produce reflexiones y de ahí puede salir una historia.

¿Cuánto puedes tardar en dar por finalizado un relato?
La verdad es que mucho y esto es lo que más odio. Nunca estoy contenta con los resultados así que me tiro mucho tiempo para terminar una historia. Además, también tengo el problema de que me anoto las ideas o me las quedo en la mente pero me da miedo el momento de empezar a plasmarlo en el papel.

¿Te sientes identificada alguna vez con tus personajes?
Sí, alguna vez sí me he sentido, no en su totalidad pero sí en algunos aspectos. En la antología hay un par de relatos en los que juego con esto para que los lectores que me conocen piensen hasta dónde llega el límite de la realidad y dónde empieza el de la ficción.

Además de escritora eres reseñista. ¿Te resulta complicado compaginar tus dos facetas?
Ahora ya no reseño tanto, así que no. Antes un poco, pero también porque tenía muchísimas cosas  que hacer… La suerte que tengo es que leo muy rápido, así que tampoco me ocupaba demasiado tiempo y leer siempre lo hago con placer.

Donna angelica vs. Donna diavola es tu primera obra publicada en solitario, aunque anteriormente ya has publicado relatos en diversas antologías. ¿Qué ha supuesto para ti tener por fin tu propio libro?

Pues ver cumplido un sueño que todos los escritores perseguimos. Además, yo tenía verdaderas ganas de que la gente conociese cuentos y relatos, que no se leen tantos.


ASÍ ESCRIBE ELENA MONTAGUD (Fragmentos de algunos de sus cuentos)

A partir de entonces como unos títeres sin albedrío fuimos sometidos y al recorrer las calles nos encontrábamos siempre bajo la lluvia, unas veces con paraguas, otras llenándote del chaparrón que colmaba los sentidos, algunas sosteniendo en tu pecho al niño medio desnudo. Nos mirábamos de soslayo pues hasta las miradas estaban prohibidas. La Sevilla de la posguerra no sólo dejó silencios, hambre, suspiros. También nos dejó el deseo escondido, la pasión de las caricias encubiertas. Ni siquiera sé cómo llegó el momento en el que me reconocí en tus ojos, el momento cuajado de encuentros fortuitos, buscándonos nuestras sombras como dos amantes secretos, rozándonos las  manos en las esquinas de las calles, corriendo por las empinadas callejuelas de Sevilla. Albareda, Bailén, Olavide, Galera, Maravillas. Sólo nombres de calles, pero calles cómplices de nuestros anhelos. Jugando al ratón y al gato, entre verdades y mentiras, sonrisas perladas de miseria, retazos de una época en la que no hubo paz pero sí amor.
            No había en Sevilla dos amantes como nosotros, con ese amor salvaje y sucio que censuraba la posguerra. Mujer abandonada con un hijo a cuestas, los hombres te desterraban del Edén que prometían. Y ahora imagino tu pelo azabache movido furiosamente por el viento. En realidad lo recuerdo. Imágenes vívidas, un tanto confusas, de tu boca sobre mis labios, tu lengua curiosa descubriendo la mía, las manos traviesas enredadas en tus cabellos y el amor, tan sólo el amor. Vos me decías que en el amor no se elige, que te atraviesa como un rayo. Reía como un loco, fumando el mate que siempre estropeabas.

(Fragmento de “Cortázar en Sevilla”. Inédito)



© Javier Durán. Ilustración realizada para el cuento “Una parca labor” (Elena Montagud).

 ***

Héctor no volvió a clase después del incidente en los servicios. Los cuchicheos corrieron rápidamente de boca en boca. Me enteré de que estaba muy mal. Cada vez que iba al servicio sangraba profusamente. Los médicos no entendían qué le ocurría. No habían podido encontrarle nada, ni una infección, ni una insuficiencia, ni siquiera un cáncer de riñón, tal como llegaron a sospechar.
            ¿Por qué los demás no sospechaban nada pero yo sí? Ning me parecía más peligroso que nunca. Me mantenía lo más alejado posible de él. Le evitaba por los pasillos. Su sonrisa de dientes torcidos y su ronca voz me inquietaban.
            Los recreos se llenaban con los gritos de “¡Peste, vacuna!”. Ning siempre quería ser el apestado. Cada día tocaba a alguien diferente. Otro niño enfermó. A partir de ahí todo se desarrolló vertiginosamente.
            Tocó a Manuel en la cara. Al día siguiente llegó a clase con una pequeña erupción. Al otro se había convertido en pústulas. Una semana después no volvió. Dijeron que incluso sus padres se repugnaban ante su presencia.
            Tomás, por su parte, fue tocado en el estómago. Por la tarde comenzó a vomitar. Dos días más tarde estaba delgado como una lima. No podía comer, ni beber. Se lo llevaron del pueblo para que lo viera un especialista. No volví a saber de él.

(Fragmento de “El juego de la peste”. En Calabazas en el Trastero: Peste)



© Javier Durán. Ilustración realizada para el cuento “Génesis del placer” (Elena Montagud).

 ***

A través de esos cantos he podido ver más como ella, más crisálidas colgando de árboles tan enormes que rozan las nubes. He podido comprobar que son muy parecidas. Todas ellas comparten esos cabellos verdosos y todas alguna vez han abierto sus ojos para mirarme, para hacerme comprender que están, que son, que existen, que necesitan de alguien para su afirmación. He llegado a preguntarme si sólo saldrán de sus capullos ante el contacto con otros seres humanos y también me cuestiono si en nuestra sociedad alguien estará gozando de tener una de ellas como yo.
            ¿Se abrirá la crisálida? ¿Se mostrará ante mí esta diosa de otro mundo, de otra cultura, de otra civilización? Son tantas las preguntas que me hago, tantas las pasiones que recorren mi atormentado cuerpo. Yo, siempre tan solitario, tan melancólico, tan afligido, soy ahora un hombre que se siente vivo y feliz. Ella ha sido la que me ha devuelto las ganas de vivir, la que me ha hecho entender que tal vez yo no pertenezca a esta orilla y tan sólo sueño con que me lleve al lugar edénico del que ha venido.
            Oh, sí… Hay muchas como ella. Bellas ninfas con alas a su espalda, con ojos que transmiten saberes milenarios y ciencias que el hombre jamás conoció. ¿Quién es?, ¿por qué ha venido a mí?, ¿por qué he llegado a depender de ella? ¿Es esto, acaso, lo que llaman amor?
            Una cosa la tengo muy clara y es que ninguna, ninguna es como ella, porque eligió a un pobre desgraciado para alegrar su vida, porque me eligió a mí.

(Fragmento de “La crisálida”. En Premio DigiBook. Este relato forma parte de una historia mayor que la autora empezó a desarrollar posteriormente y que se encuentra en proceso de escritura).



© Javier Durán. Ilustración realizada para el cuento “Condemnata regina” (Elena Montagud).


Entrevista a ELENA MONTAGUD (II)

La muerte es una constante en los relatos de Donna angelica vs. Donna diavola. ¿La temes, te fascina…?
Las dos cosas. Pero a veces me pregunto cómo se sentirá, cuando muchas personas la temen… Seguro que muy sola y triste =)

¿El diablo es una mujer pelirroja?
Por supuesto. Es de esas tiarronas que le gustan a mi buen amigo (y prologuista del libro) Javi Durán =D

¿Crees que el futuro será como el de Números?
Pues no me extrañaría nada. La perversidad de los seres humanos está a la orden del día…

La chica de los ojos grises es un cuento largo, casi una novela corta. ¿Por qué no convertir este relato en una novela larga?
Ya me lo ha dicho más gente. En realidad, era un relato muuucho más cortito, apenas de tres páginas, y muy diferente. Pero se tenía que incluir en una colección que al final se canceló y lo modifiqué para que fuese una novelita corta.
Puede que la idea sí diera para una novela larga. Pero no volvería a tocarlo, no al menos de momento, porque aunque le tengo mucho cariño también sufrí bastante creándolo.

El ángel mudo es uno de los más impactantes relatos de este libro. ¿Qué significa este cuento para ti?
De momento, es de lo más especial que he escrito. Creo que cuando lo escribí sí me poseyeron las musas, jeje. No sé, lo adoro. Lo escribí con un fervor increíble. Tenía todas las palabras pensadas, en mi mente, y salían como si alguien me las estuviese dictando. Creo que es uno de los que reflejan la realidad, pues es algo que pasa realmente aunque sea tan impactante. Y es que la realidad misma lo es.

¿Te imaginas ser tan gafe como la chica de El reverso de las palabras?
Yo creo que ya lo soy un poquito… ¡Todavía no me ha tocado la lotería!

¿Qué esperas que encuentren los lectores en Donna angelica vs. Donna diavola?
Espero provocarles algún tipo de sentimiento, ya sea alegría, dolor, tristeza, rabia, impotencia… Lo que sea, pero algo. Incluso si es aburrimiento, al menos ya es algo.

Por cierto, la antología lleva ya un tiempo a la venta en Amazon, lugar en donde la gente suele dejar comentarios sobre sus lecturas. ¿Cuál ha sido el más curioso que has encontrado?
En realidad me han sorprendido todos los comentarios que me han dejado. No es que sean curiosos, pero a mí me han llamado la atención porque incluso me han comparado con autores ya más reconocidos (sin dar nombres, claro, así en general) diciendo que la antología no tiene nada que envidiar.
Además, es curioso también ver la variedad de gustos que hay. A casi todo el mundo le encanta “El ángel mudo” pero me ha sorprendido que “Números” y “Carta a un padre de Valencia” llamen también la atención porque son un poco más raros.

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en mente?
Pues en mente tengo dos. En papel ya estoy plasmando otro que he tenido en mente durante mucho tiempo. Una novela juvenil de fantasía sobre la conquista de América, otra novela de terror psicológico o thriller también ambientado en los 70 en un pueblo muy parecido al mío y la novela romántica que ya te dije. Este último está todavía en mente, los otros dos ya tienen sus plasmaciones en papel, aunque inconclusos.

Antes de acabar esta entrevista, ¿Te gustaría añadir algo más?
Simplemente que espero que aquellos que decidan leer la antología la disfruten y que si me quieren enviar opiniones, comentarios, críticas, etc, las recibiré con sumo gusto.
Gracias por la entrevista.


Gracias a ti por tu tiempo, tus respuestas y tus fotos personales. Espero que Donna Angelica vs Donna diavola sea tan solo el comienzo de una larga y muy, pero que muy exitosa carrera literaria. 


Reseña: DONNA ANGELICA VS. DONNA DIAVOLA. Elena Montagud

Título: Donna angelica vs. Donna diavola
Autora: Elena Montagud
Editorial: Tombooktu
Págs: 176
Precio: 8,95 € / 3,99 € (ebook)

Las mujeres, ¿somos ángeles o demonios? Pero, ¿por qué tienen que ponernos una etiqueta de ese tipo? ¿Y por qué tradicionalmente la mujer ha sido siempre vista más como un demonio que como un ángel? ¿A qué tienen miedo de verdad los hombres? ¿Quizá a saber que en realidad ellos pueden ser tan buenos pero, sobre todo, tan malos como las féminas?, me pregunto tras la lectura de Donna angelica vs. Donna diavola, la antología de cuentos de Elena Montagud de la que hoy os vengo a hablar.
Donna angelica vs. Donna diavola es el primer libro publicado de la escritora Elena Montagud, aunque la valenciana ha participado en numerosas antologías anteriormente con sus cuentos de terror. En él vamos a encontrar ocho relatos de corte fantástico y de terror en el que las mujeres no son necesariamente las protagonistas, pero sí están siempre muy presentes. Estas mujeres son muy diferentes entre sí, teniendo, sin embargo, mucho en común, ya que la mayoría de ellas no se puede decir que sean malas o buenas: todo depende del que las mire, del que las juzgue. Nosotros, por supuesto, dispondremos de más datos que los personajes de estas historias para hacernos una idea de cómo son en realidad. Y, aun así, a veces nos quedará la duda, ese no saber qué pensar simplemente porque en ocasiones es imposible distinguir el bien del mal.
El volumen arranca con Otredad, un cuento escrito en tercera persona en el que un niño descubre no solo que lo que ve en el espejo es real, sino también la verdadera naturaleza de sus progenitores.
Credibile est illi numen inesse loco es una historia donde su cinéfilo protagonista, también el narrador, se deja llevar por su fantasía hasta límites insospechados. ¿Es la mujer pelirroja de esta historia la perversa o es él?, os preguntaréis tras la lectura.
Números es una interesante propuesta de ciencia ficción en la que su protagonista, una androide, nos narra la crueldad de unos hombres de un futuro no muy lejano.
Carta a un padre de Valencia, relato escrito en segunda persona, contiene la confesión de asesinato más terrible y a la vez más cómica que leáis en mucho tiempo por parte de una muchacha tan inocente como perversa.
La inocente parricida nos lleva, gracias a su protagonista-narradora (una chica un tanto presuntuosa, por cierto) a una casa encantada donde los sucesos del pasado están muy presentes. Todo un clásico que nunca falla.
El reverso de las palabras, cuento protagonizado curiosamente por otra Elena Montagud, nos habla de un mundo en el que lo que cierta persona escriba puede tener terribles consecuencias.
El cuento favorito de muchos de los que hemos leído hasta ahora esta antología es El ángel mudo. No es de extrañar: la pieza, que narra la historia de una dulce muchacha que ve como en poco tiempo es transformada en un monstruo por el hombre al que ama, todo ello desde la segunda persona del singular, aterra, estremece, conmueve, hace que nos planteemos muchas cosas y nos repugnen otras muchas. Y si además está escrito con una excelente prosa, ¿qué más se puede pedir?
Cierra este libro La chica de los ojos grises, un cuento largo, casi novela, en el que viviremos junto a su joven protagonista (aunque en tercera persona) una pesadilla casi infinita para descubrir al final que la maldad es a veces necesaria.
Donna angelica vs donna divola, en definitiva, es un excelente recopilatorio de algunos de los mejores cuentos de fantasía, terror y, en ocasiones ciencia ficción de una autora, Elena Montagud, que sin duda dará mucho que hablar de aquí en adelante. Sumérgete ahora en este escalofriante volumen para conocer mujeres ángeles, mujeres demonio, perversiones muy de este mundo o del otro, siempre a través de una excelente escritura que hará que te estremezcas y, sobre todo, que te plantees si lo que crees sobre la bondad o la maldad es tal porque, ¿no puede ser todo muy relativo a veces? ¿Acaso la maldad no es también necesaria?
Igual que los hombres, hay mujeres buenas y mujeres malas; aunque la mayoría de las veces todo es bastante relativo. Descubre esto y mucho más en Donna angelica vs Donna diavola, un libro que te hará cambiar tu idea sobre lo bueno y lo malo a la vez que te hará pasar grandes y terroríficos momentos. ¿Te lo vas a perder?
Cristina Monteoliva


viernes, 6 de septiembre de 2013

LA CUESTA DE SEPTIEMBRE SE PASA MEJOR LEYENDO

Vuelvo a la carga una semana más, esta vez con una actualización cargada de reseñas de libros que os harán pasar mejor eso del estrés postvacacional o, para los que no hemos tenido vacaciones, el estrés NO-vacacional. 
Estos libros son: 

- Tu mentira más dulce 
http://www.laorilladelasletras.com/2013/09/tu-mentira-mas-dulce-maria-goodin.html

- La mujer que vivió un año en la cama
http://www.laorilladelasletras.com/2013/09/la-mujer-que-vivio-un-ano-en-la-cama.html

-Hermana
http://www.laorilladelasletras.com/2013/09/hermana-rosamund-lupton.html

-Vida de Pi
http://www.laorilladelasletras.com/2013/09/vida-de-pi-yann-martel.html

TU MENTIRA MÁS DULCE. Maria Goodin

Título: Tu mentira más dulce
Autora: Maria Goodin
Traducción: Mª del Puerto  Barruetabeña Diez
Editorial: Roca Editorial
Págs: 287
Precio: 16,90 €

La realidad es a veces dura, cruel. Tanto, que algunas personas apenas pueden soportarlo. Ya sabemos cómo tristemente acaban unos cuantos de ellos. Otros, sin embargo, deciden seguir aquí, pero viviendo en su propio mundo. Un mundo lleno de fantasía y color. Un mundo amable y alegre. Un mundo que, sin embargo, a los que están alrededor les cuesta entender. Este es el caso de la madre de Meg, la protagonista de Tu mentira más dulce, la novela de Maria Goodin de la que hoy os vengo a hablar.
Meg es una joven y prometedora científica. Su vida no puede ser más perfecta en la Universidad y con su científico y racional novio, Mark. Todo cambia el día en el que Meg debe volver a casa para cuidar de su madre enferma. Val, la madre de Meg, es una mujer fantasiosa que vive en su propia realidad paralela y se pasa la vida cocinando, lo que pone de los nervios a su hija. Pero lo que más saca de sus casillas a Meg es que su madre jamás le haya contado la verdad sobre su pasado. Para su progenitora, todo son cuentos bonitos y absurdos, versiones edulcoradas de una verdad incierta. ¿Conseguirá Meg saber quién es su padre y cómo fue de verdad su infancia? ¿Se reconciliará con su madre antes de que ésta deje este mundo? ¿Hasta qué punto cambiará la vida de la joven en el tiempo que pase en la casa familiar ?
Un poco de fantasía no le hace mal a nadie. Quizá mucha, tampoco. El problema es que la gente alrededor de la persona que vive en su propia esfera, no suele entenderlo. Este es el caso de Meg, una joven muy racional que se desespera al no encontrar respuestas en su madre. O, mejor dicho, sí las encuentra, pero no son las que ella quiere. Porque su madre tiene muchas historias que contar, sí, pero todas la mar de fantásticas e imaginativas. Ninguna de ellas conecta con la realidad de Meg y esto, como digo, pone de los nervios a la chica.
Meg tiene un problema de comunicación con su madre, pero también con la fantasía en sí. De pequeña se rieron de ella en el colegio por contar historias irreales, lo que la traumatizó hasta el punto de rechazar por completo el mundo de la imaginación. A lo largo de las páginas de esta novela, Meg aprenderá que ser racional está bien; pero ponerle un poco de sal a la vida, creer en la magia, tampoco es tan peligroso como ella piensa.
La protagonista y narradora de esta historia tan llena de matices es Meg, esa joven que solo cree en lo que la ciencia le puede contar. Como es de esperar, el comportamiento de Meg, su propia personalidad, evoluciona a lo largo de estas páginas, sobre todo conforme se va dando cuenta de por qué hizo su madre en el pasado las cosas que hizo, por qué inventó todas aquellas historias.
He de decir que en Tu mentira más dulce no hay ni un personaje que pase desapercibido. Todos y cada uno se presentan bien perfilados, si bien destacaría a Val, la madre que no para de inventar historias, incluso cuando su vida su apaga, mientras cocina una delicia tras otra; Mark, el novio científico de Meg, ese hombre tan poco empático y egoísta; y Ewan, el jardinero que hará que Meg descubra un montón de cosas interesantes, además del amor.  (Aunque, ojo: esta no es una novela romántica, sino una de superación personal, de realización, de autodescubrimiento).
Tu mentira más dulce es, en definitiva, una novela entrañable a la par que inteligente, una obra con la que descubrir que las personas podemos estar más cerca los unos de los otros si nos esforzamos un poquito por entendernos, y que la razón y la fantasía pueden convivir perfectamente para hacer nuestras vidas mejores. Sumérgete ahora en el mundo de Meg, conoce a su disparatada madre, aprende las recetas de cocina, enamórate del jardín de la casa y descubre finalmente que a veces es necesario un poco de dulce para hacer más llevadera una amarga realidad.
Cristina Monteoliva


LA MUJER QUE VIVIÓ UN AÑO EN LA CAMA

Título: La mujer que vivió un año en la cama
Autora: Sue Townsed
Traducción: Jesús de la Torre Olid
Editorial: Espasa
Págs: 400
Precio: 19,90 €

¿Has estado alguna vez tan agobiad@ como para pensar en meterte en la cama y no salir nunca más? Bueno, no salir nunca de la cama puede ser demasiado. ¿Qué me dices entonces de quedarte en la cama durante todo un año? ¿Crees que tus problemas se solucionarían durante ese tiempo o que, por el contrario, te encontrarías cada vez peor? ¿Y cómo afectaría todo eso a tu familia? De todo esto y mucho más “La mujer que vivió un año en la cama”, la novela de Sue Townsed de la que hoy hablaremos.
El día en el que sus mellizos, Brian y Brianne, se marchan a la Universidad, Eva decide meterse en la cama y no salir de ella durante un año. Cualquiera pensaría que Eva tiene el síndrome del nido vacío y que pronto lo superará, ¡lo suyo es solo una exageración!, cuando en realidad Eva está feliz de ver cómo sus hijos por fin se van y la dejan tranquila. Han sido diecisiete estresantes años cuidando de ellos y de su déspota marido, Brian. Sus nervios necesitan un año sabático, por más que su familia se empeñe en hacerla bajar de la cama. La cuestión es: ¿le servirá de algo este extraño periodo de vacaciones?
¿Quién en su sano juicio decidiría pasar un año entero en la cama?, se preguntan los familiares de Eva cuando esta decide no salir de la suya hasta que pasen 365 días. ¿Es Eva una loca o simplemente una mujer que ha llegado al límite de sus fuerzas? Yo diría que lo segundo, aunque es cierto que a lo largo de esta genial novela, este drama disfrazado de comedia, pueda parecer lo contrario.
Eva es una mujer de cincuenta años casada con Brian, un astrónomo muy inteligente que la desprecia desde antes de casarse. Con él tuvo a los mellizos Brian y Brianne, dos superdotados con problemas de adaptación que no se lo han puesto nunca nada fácil a su madre. Tampoco se lo ha puesto fácil a Eva Yvonne, su suegra. Menos mal que la bella dama inglesa siempre ha podido contar con Ruby, su inocente madre. Aunque, ¿era suficiente su apoyo?
Esta es la historia de Eva, una mujer inteligente que sufre por su pasado y no sabe qué hará en el futuro, y su obsesión con permanecer en la cama mientras se le aclaran las ideas; pero también la de sus familiares (todos los ya mencionados), Poppy (la chiflada compañera de residencia de los mellizos), Titania (la amante de Brian) y Alenxander (el hombre con el que Eva descubrirá el verdadero amor). Todos ellos intentan vivir sus propias vidas a pesar de la decisión de Eva, aunque, como veréis, la permanencia en la cama de ella les afecta a todos de una u otra manera (gravemente, en la mayoría de los casos, diría yo).
Lo de quedarse en la cama un año parece un disparate. Pero si lo piensas fríamente, ¿cuántas personas afectadas por la depresión han pensado alguna vez en hacerlo? Tal vez sus historias no serán tan divertidas como esta que con tanta maestría nos relata Sue Townsed, por supuesto. Pero el trasfondo, y la conclusión a la que llegamos con esta novela, podrían ser muy parecidos.
 “La mujer que vivió un año en la cama”, este drama en clave de comedia, en definitiva, es una novela completamente adictiva, tanto por la personalidad de sus personajes como por las situaciones que estos viven. Si os animáis a leer este libro, veréis cómo, conforme pasan las páginas, Eva y los demás se os hacen cada vez más y más reales, casi como si fueran de la familia. Es imposible no sentir empatía por todos ellos (bueno, por algunos no tanto), especialmente por esa mujer postrada en su lecho mientras todos giran insistentemente a su alrededor. ¿Conseguirá Eva resolver sus problemas? ¿La convencerán los demás para que deje la cama? ¿Qué conclusiones sacaremos los lectores de su increíble historia? Tendrás que leer este libro para averiguarlo.
Pasar todo un año en la cama puede ser un disparate en la vida real, aunque en la literaria de tanto de sí una situación tan peculiar. Descubre ahora como podría ser gracias a Eva en “La mujer que vivió un año en la cama”, un libro que os aseguro que os mantendrá a todos bien despiertos.
Cristina Monteoliva