domingo, 23 de junio de 2013

DESDE MI ORILLA

La orilla. Lugar cambiante (se mueve) en el que el mar y la tierra se encuentran. Porción de arena o de piedras lamido por las olas. Espacio por el que pasear. En el que soñar. Al que arribar.
Pero, ¿qué pasa si no se acaba nunca de llegar a la orilla?
Confieso que hasta ayer mismo no estaba muy convencida de llamar LA ORILLA DE LAS LETRAS a esta web. Había barajado otros nombres, pero todos estaban ya cogidos (nunca seré buena buscando títulos). Entonces mi amiga Beatriz Castro Vergara, con uno de sus comentarios en Facebook, me hizo darme cuenta de que en realidad LA ORILLA DE LAS LETRAS es perfecto para este nuevo proyecto que emprendo hoy.
Existen hoy en día montones de obras que flotan en un mar de dudas, sin llegar nunca a la seguridad de la tierra firme que es la edición. Da igual que le echemos la culpa a la crisis, a las nuevas tecnologías o a los extraterrestres (por decir algo): el caso es que hay muchos autores (como yo misma) que nadan y nadan a contracorriente, pero no terminan de conseguirlo. Yo creo que muchos de ellos se merecen la atención de los reseñistas y blogueros de internet.
En LA ORILLA DE LAS LETRAS voy a hablaros de temas relacionados con la literatura, ofreceros relatos, comentarios presentaciones de libros y otras noticias literarias interesantes, reseñar libros publicados y, ¿por qué no?, hablaros de autores en busca de una oportunidad y sus obras.
Bien, ¡comencemos!

En esta primera actualización hablaremos de:

-         Los motivos para escribir de la gente, en  Y TÚ, ¿POR QUÉ ESCRIBES?

-         Mi vida entre letras en ESCRIBIR, ESCRIBIR, ESCRIBIR.

-    Rescataremos del baúl de La Biblioteca Imaginaria la reseña de SIEMPRE HEMOS VIVIDO EN EL CASTILLO.

-     Y, por último, conoceremos a Milagros García-Lawson en la primera parte del primer capítulo del folletín del verano: LVEUM.

No hay comentarios:

Publicar un comentario